Uruguay recuperó el grado inversor de Moody´s por su aversión al riesgo

El presidente ya estudia los textos de dos proyectos polémicos
agosto 3, 2012
Cuestión de respeto. EDITORIAL
agosto 10, 2012

EL OBSERVADOR 01/08/2012

Uruguay recuperó el grado inversor de Moody´s por su aversión al riesgo. Deuda. Calificadora mantiene perspectiva positiva y revisión será a 18 meses
Una "aversión excesiva al riesgo" por parte de las autoridades uruguayas permitió mitigar la exposición de una economía pequeña a los vaivenes de la región y del precio de las materias primas.

La calificadora de riesgo Moody´s decidió ayer elevar la nota de riesgo de Uruguay de Ba1 a Baa3 y secundar a Standard & Poor´s en su decisión de devolverle al país el grado inversor, luego de 10 años de penalización al permanecer en la categoría de las inversiones especulativas.

La agencia estadounidense mantuvo además la perspectiva de Uruguay en "positiva", a diferencia de Standard & Poor´s que la situó en "estable". Eso podría adelantar una nueva corrección al alza de la nota soberana en el futuro próximo.

En el comunicado emitido ayer, Moody´s fundamentó la decisión en que el perfil de crédito uruguayo "se ha alineado con el de países grado de inversión con calificación Baa (el primer escalón)". Incluso, en algunos aspectos, Uruguay hace punta no solo entre los países de similar calificación.

"El gobierno uruguayo enfrenta riesgos de financiamiento moderados ya que sus requerimientos financieros brutos se ubican en cerca de 3% del PIB, de los más bajos entre países calificados por Moody´s", señala el comunicado.

Al mismo tiempo, señala que la vida promedio de la deuda uruguaya de 11 años "excede la la observada en la mayoría de los países con calificación Baa".

Otro elemento reconocido por Moody´s es la "mejora sostenida de los indicadores fiscales", con déficit que variaron entre 1% y 2% del PIB desde 2004. Menores obligaciones, un escenario de pago de deuda despejado, un elevado nivel de reservas e importantes líneas contingentes contratadas por el gobierno, permiten "una elevada capacidad de afrontar choques adversos, incluyendo aquellos asociados con escenarios de estrés severo", según Moody´s.

Para que la perspectiva positiva se materialice en una nueva suba de la calificación, Moody´s señala que deberá observarse si la economía uruguaya es capaz de mantener el crecimiento ante un ambiente externo "menos favorable" en los próximos 12 a 18 meses.

Otra condición es que en ese período se registren como mucho "desviaciones modestas" respecto a las metas fiscales establecidas en la programación presupuestal. Uruguay debe además seguir diversificando su base exportadora para apuntar a un nuevo salto en su calificación.

Moody´s valora el avance de la desdolarización de la deuda, con la mitad de las obligaciones en moneda local. Sin embargo, señala que aun el porcentaje actual "pone un tope al nivel que puede llegar a registrar la calificación del gobierno en el mediano plazo".

De las tres agencias principales, solo la calificadora Fitch Ratings mantiene la nota de Uruguay en niveles especulativos, luego de mejorar la perspectiva de la nota (BB+) de estable a positiva a finales de abril.