Uruguay cayó en el ranking mundial de facilidad para hacer negocios

‘Debemos tener claro el carácter estratégico de las telecomunicaciones’.
noviembre 2, 2010
Call center pierden competitividad y piden normas laborales flexibles.
noviembre 8, 2010

 

Llamen a Tabárez.

Pese a que Uruguay simplificó el trámite de registro de propiedades y se elogia el programa de creación de Empresa en el Día como una buena práctica, el país cayó dos lugares hasta el puesto 124 en el Doing Business 2011, elaborado por el Banco Mundial sobre un total de 183 países. La evaluación se da a conocer sobre la finalización de cada año con el objetivo de preparar el terreno y aportar insumos para el que viene.

Hacer negocios en Uruguay no es algo fácil, al menos no en comparación con otros 123 países que muestran prácticas más simples para ello, de acuerdo al reporte difundido ayer por el organismo internacional. Si bien Uruguay puso en práctiva reformas para simplificar sus exigencias, el resto de los países hizo más, y por ello se observa un retroceso de dos lugares en un ranking en el que definitivamente estamos lejos de los lugares de privilegio.

De acuerdo a la información, nuestro país está posicionado dentro de la lista de aquellos que simplificaron el registro de propiedades en el transcurso del último año, lo que se debe a la eliminación de un procedimiento en el que se requería de un trámite en la Intendencia de Montevideo al momento de vender un inmueble. Asimismo, se reconoce también a Uruguay por impulsar la iniciativa Empresa en el Día, que permite a través de una ventanilla única constituir o inscribir una sociedad comercial (Anónima o de Responsabilidad Limitada), reduciendo significativamente el número de pasos, el tiempo y los costos vinculados a la creación de una empresa.

Sin embargo, esta propuesta no alcanzó para subir en el ranking de este año, por ser reciente y no contar a la fecha de cierre del informe con un número de experiencias suficientes para evaluar su implementación.

En el reporte del Banco Mundial, también se destaca que Uruguay se encuentra entre las siete economías que en los últimos seis años realizaron mejoras tributarias para las empresas. En particular se hace referencia expresa al sistema judicial uruguayo que cuenta con tribunales comerciales especializados, que por lo general permiten mejorar la rapidez con que se resuelven las disputas.

No obstante, el comunicado difundido ayer por el Banco Mundial se destaca que "el reporte analiza una dimensión específica del clima de inversiones, en particular las regulaciones y su implementación. Sin embargo, existen otros factores relevantes para los potenciales inversores que evalúan a Uruguay como posible destino, tales como la estabilidad macroeconómica, la fortaleza institucional, la ausencia de corrupción, la capacitación de los recursos humanos, los costos, la infraestructura y acceso a servicios esenciales, entre otros".

El vecindario Doce de las 20 economías en América Latina reformaron su sistema de regulación de negocios para ampliar las oportunidades de las empresas locales, siendo Chile, México y Perú los más activos en esta materia. El último nombrado fue el que más cambios incorporó en la regulación empresarial, decisión que se tradujo en un ascenso al puesto 36, diez más arriba que en el informe anterior.

También se ubicó entre las diez economías que más reformaron a nivel mundial, logrando resultados positivos en cuatro de las nueve áreas estudiadas en el informe de este año: creó una oficina de centralización de trámites de registro de negocios, mejoró el sistema de obtención de permisos de construcción, introdujo procedimientos acelerados en el registro de propiedades, y facilitó el comercio exterior mediante el establecimiento de un nuevo sistema de intercambio electrónico de datos vía internet.

El segundo país en la región en cuanto a reformas del sistema regulatorio fue Chile, que pasó del puesto 53 al 43 en la escala mundial, mediante la puesta en marcha de un sistema en línea de registro de empresas y el fortalecimiento de los mecanismos de protección destinados a los inversionistas.

Por su parte, México avanzó seis lugares y se ubicó en el puesto 35, siendo la economía que ocupó la ubicación más alta de Latinoamérica en facilidad de hacer negocios. Se destaca que el país azteca habilitó una oficina de centralización de trámites para iniciar el registro de empresas, mejoró el sistema de obtención de permisos de construcción y aumentó las opciones de pago de impuestos en línea.

Entre los sudamericanos, hay cuatro países peor ubicados que Uruguay: Brasil en el puesto 127 (en 2010 ocupaba el 124), Ecuador 130 (127), Bolivia 149 (148) y Venezuela -el peor posicionado de la región- ocupando el puesto 172, dos lugares menos que el año pasado (170).

Para mostrar las mejoras de forma acumulativa en el Doing Business, se introdujo una nueva medida de cambio absoluto en los países en los últimos cinco años, en el que Uruguay ocupa la posición número 13, entre las 31 economías latinoamericanas que fueron consideradas.

A nivel global, Singapur ocupa la primera posición del ranking, seguida por Hong Kong, Nueva Zelanda, Reino Unido y Estados Unidos; en todos los casos manteniendo la misma posición que en el reporte de 2010