Ultimátun a ANTEL para que abandone banda de celulares.

Argentina suprime subsidios al transporte, telefonía y energía
noviembre 3, 2011
Claro y Movistar reclaman a la Ursec licitar frecuencias de 4G
noviembre 10, 2011

Ursec. El ente de las telecomunicaciones tiene 30 días para presentar alternativas
La Unidad Reguladora del Servicio de Comunicaciones (Ursec) le concedió a ANTEL 30 días más para que le explique cómo hará para evitar que sus servicios se resientan cuando deje de usar la polémica banda 900MHz y le advirtió que de no hacerlo se expone a sanciones que no especificó. En un documento elaborado esta semana, el ente regulador le negó a la empresa telefónica el plazo de 90 días que había pedido para poner la casa en orden y le advirtió que de no hacerlo se expone a sanciones que no especificó.
Ya han transcurrido más de 50 días desde aquella primera intimación que realizó la Ursec. Este hecho, que puso a ANTEL en un aprieto, comenzó a plasmarse el pasado 16 de setiembre cuando, tras una denuncia de la empresa Telefónica (Movistar), el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) intimó a ANTEL a dejar de utilizar en el interior del país una frecuencia para celulares que ocupa "ilegalmente" desde 2005. La sentencia obliga al Estado a tomar una decisión cuyos alcances han sido motivo de polémica en el ámbito político.

La banda había sido asignada por la Ursec pese a que Telefónica le hizo saber de su interés por explotarla.

Tras la denuncia, ANTEL respondió que la asignación de la frecuencia 900MHz respondió a la prestación del servicio de telefonía fija Ruralcel que el ordenamiento jurídico otorga exclusivamente al Estado y que, por tanto, no está regido por las reglas de la libre competencia.

Pero la unanimidad de los miembros del TCA entendió que con la adjudicación de la Ursec se "vulneraron" los principios de igualdad y libre concurrencia", y se "lesionó intereses legítimos de otros interesados".

Aunque las autoridades de ANTEL dijeron que no habrá prejuicios para los usuarios cuando deje de utilizar la frecuencia, el presidente de la Ursec, Gabriel Lombide, había advertido que la tarea no sería tan sencilla.

"Cuando uno utiliza un instrumento y tiene que dejar de utilizarlo inmediatamente, algo ocurre. Estamos dispuestos a ayudar a ANTEL para que el daño para los usuarios sea el menor posible", dijo a El Observador apenas conocida la sentencia.

Pero luego, el senador colorado Pedro Bordaberry (Vamos Uruguay) dijo tener informes técnicos que le aseguraban que si ANTEL dejaba de usar esa frecuencia caería el servicio de Ruralcel y también el del Plan Ceibal en el interior del país. Afirmó, además, que ANTEL se vería obligado "a cambiar miles de antenas en todo el país; antenas que compró en el 2009 y por las que pagó muchísimo dinero".

Desde el gobierno negaron esos perjuicios. "Si esa frecuencia no se puede usar más, hay otras formas de conexión. La verdad es que este asunto no me saca el sueño para nada. No va a quedar ninguna computadora sin funcionar. (Pedro) Bordaberry podrá tener sus informes, pero los que conocemos del Plan Ceibal somos nosotros", dijo a El Observador el presidente del programa, Miguel Brechner.

Además, ANTEL emitió un comunicado en el que atribuyó a "versiones sin fundamento" las que auguraban problemas para los usuarios del ente. Sin embargo, Bordaberry volvió a plantear el tema durante una visita a comisión del Senado por parte del ministro de Industria, Roberto Kreimerman. Y citó un documento de ANTEL fechado el 5 de junio del 2008 en el que se reconoce que "el programa Ruralcel podría verse notoriamente resentido en áreas rurales" y advertía que ese programa "está estrechamente ligado en cuanto a los aspectos técnicos al Plan Ceibal y este programa también podría verse resentido".

Mas tiempo
Lo cierto es que el 3 de octubre ANTEL le pidió a la Ursec un plazo de 90 días para solucionar el tema porque los 10 días otorgados por el ente regulador resultaban "insuficientes" para trazar el plan de contingencia.

En su última resolución del pasado 21 de octubre, la Ursec recordó que ya le había requerido a ANTEL que en un plazo de 10 días a partir de la notificación -plazo ya vencido- debía informar acerca del modo en que dará cumplimiento al "cese intimado".

"En tanto el requerimiento de esta Unidad Reguladora (…) refiere a la presentación de un Plan de Ejecución del cese intimado, y teniendo en cuenta el tiempo ya transcurrido, se entiende suficiente el otorgamiento de un plazo perentorio de 30 días", dice el documento.

Por tanto, la Ursec resolvió "conceder a ANTEL un plazo de prórroga perentorio de 30 días corridos a contar desde el siguiente al de la notificación de la presente resolución, para que informe a esta Unidad Reguladora el Plan de Ejecución y las acciones adoptadas por ANTEL, bajo apercibimiento de la correspondiente sanción".

Al ente telefónico le quedan poco más de dos semanas para explicar cómo hará para abandonar la frecuencia 900MHZ sin que los usuarios sufran algún perjuicio.