Regulación de radio y TV tensó debate en Diputados

El aumento del costo salarial de las empresas públicas en 2012 es muy fuerte
agosto 16, 2012
La Comunicación de Presidencia se reforma
agosto 17, 2012

 Rendición de cuentas. Derivó en criticas del FA a manejo de concesiones entre 1985 y 2005.

Tensa sesión. Fueron tres horas de intensos y acalorados cruces.
Puños crispados, chirriantes calificativos y ojos desorbitados marcaron la tónica en Diputados cuando se debatieron los dos artículos sobre regulación en radio y TV insertos en la Rendición de Cuentas. Dos horas y media insumió este pasaje que no tuvo desperdicio.

Los diputados ofrecieron ayer una sinopsis de lo que seguramente se podrá ver y escuchar en ese ámbito del Parlamento el día en que se debata una eventual ley de medios proveniente del Poder Ejecutivo.

Por casi tres horas, frentistas, blancos, colorados e independientes cruzaron gritos y elevaron dedos acusadores con reproches indelebles; algunos bastante actuales y otros cargados de historia.

Fue en el momento de votarse los artículos 135 y 136 de la Rendición de Cuentas. Estos dos refieren a la concesión en forma gratuita de parte de los medios de comunicación electrónicos como la TV y la radio, de 15 minutos diarios no acumulables al Estado para la emisión de campañas de bien público, y por otro lado, al establecimiento de un monto en efectivo que deberán abonar los concesionarios privados de las ondas de TV y radio, dinero que luego será distribuido en partes iguales para solventar a la ANEP y para financiar proyectos de desarrollo en las telecomunicaciones y la industria audiovisual.

Fácilmente imaginable, los dos artículos fueron respaldados únicamente por el Frente Amplio y la votación terminó 47 en 69 para el artículo 135 y 48 en 70 para el artículo 136. Pero, para llegar a estos resultados se debió transitar por un debate chirriante, crispado, lleno de acusaciones y de recuerdos.

A manera de ejemplo, se llegó a sentenciar que desde 1985 y hasta el 2005, los gobiernos de los partidos tradicionales "concedieron ondas de televisión y radio a amigos de esos mismos gobiernos. Ese manejo discrecional, ese esquema de relacionamiento con los medios, lo detestamos", vociferó el diputado socialista Gustavo Bernini que, tras lo dicho, se convirtió, sin más, en el blanco de todos los dardos arrojados por la oposición.

"Bernini hizo una canallada y se está haciendo eco de una canallada" redundó el colorado Gustavo Osta al responder una aseveración hecha minutos antes por el propio Bernini referida al episodio ocurrido durante el primer gobierno de Julio María Sanguinetti, cuando este acordó con los gerentes titulares de los canales 4, 10 y 12 la no emisión de un aviso pago sobre el voto verde en el que Sara Méndez hablaba sobre la necesidad de derogar la Ley de Caducidad. Bernini se respaldó para decir esto en un relato de ese hecho aparecido en un libro.

"La campaña (sobre el voto verde) se realizó con total libertad" defendió Osta sin que nadie del oficialismo le creyera en absoluto.

Ocurre que desde la oposición se aseguraba que con estos dos artículos el gobierno pretende "coartar" la libertad de prensa y desde el oficialismo se insistía en que se buscaba "transparentar" la gestión y promover que los concesionarios de las ondas de radio y televisión "devuelvan algo" al Estado por el uso gratuito que tienen de ese espacio público.

Redoblando la apuesta, el colorado José Amy aseguró que al ex intendente de Salto, Ramón Fonticiella, el Estado "lo premió" con la concesión de una onda de radio en FM tras no ser reelecto. "Todos tenemos un muerto en el ropero, como decía Charly García", ironizó.

Y, según vaticinó, los dos artículos finalmente aprobados en esta Rendición de Cuentas son "el prolegómeno de una ley de medios que en Argentina ya está vigente y que son de los amigos de ustedes: La Cámpora y Cristina Fernández" dijo mirando a la bancada del FA.

El frentista José Bayardi no demoró en responderle al colorado y con los mismos decibeles: "El ex secretario de la primera presidencia de Sanguinetti, Walter Nessi, fue el mayor operador de la censura a los medios de comunicación de aquél gobierno". Dos horas y media después, como pudo, se corrió el telón de los medios electrónicos.