REGRESO AL PASADO

NOTAS DE PRENSA NOVIEMBRE
diciembre 12, 2009
Videos Dialogando con el futuro Presidente
diciembre 14, 2009

14/11/2009 | EL OBSERVADOR | OPINION | Página 6
Regreso al pasado
Carece de todo asidero que sectores políticos minoritarios del Frente Amplio frenen la calidad de los servicios públicos y el desarrollo del país para defender ineficiencias de una empresa del Estado, protegiéndola de la competencia privada. Esto es, sin embargo, lo que ha vuelto a ocurrir, en este caso en torno al Plan Cardales. La firma del decreto que autoriza la intervención de los operadores privados de televisión por cable en ese proyecto modernizante fue postergada por objeciones planteadas en la Mesa Política del partido de gobierno, según informó Búsqueda.
Los representantes del Partido Comunista argumentaron –créase o no– que, bajo el postergado decreto, ANTEL tendrá que competir con las empresas privadas de cable en el suministro de Internet. El ente de comunicaciones está a la cola de casi todo el mundo en este campo, por lentitud y ocasionales problemas técnicos. Las deficiencias no han sido corregidas pese a que un servicio de Internet ágil y con adecuada amplitud de banda es esencial para la concreción de negocios, así como para todo otro tipo de comunicaciones. Su ausencia es un factor que los inversores toman en cuenta a la hora de decidir dónde radican sus capitales.

Todo esto parece importarle poco y nada a quienes, con una obcecada visión estatista que los países serios abandonaron hace ya mucho tiempo, persisten en defender monopolios a expensas de la calidad de los servicios y de los beneficios para los usuarios y para el país. De nada sirvió que los ministros de Industria y Energía, Raúl Sendic, de Defensa, Gonzalo Fernández, y el secretario de la Presidencia, Miguel Toma, defendieran hace pocos días ante la Mesa Política frenteamplista la conveniencia de la presencia privada en el Plan Cardales. A la renuencia de los comunistas se han agregado las del MPP y de la Vertiente Artiguista. También el PIT-CNT, que actúa de hecho como brazo sindical del FA, rechazó ese curso en un documento reciente.

El Plan Cardales es un paso hacia el desarrollo, pese a que nació con limitaciones. Introduce al país un sistema conocido como triple play, ya existente en gran parte del mundo y que permite operar desde una única terminal servicios de televisión, Internet y telefonía. El gobierno restringió de entrada sus alcances al limitar la presencia privada a las empresas de televisión por cable que ya operan en el país, excluyendo equivocadamente a las compañías internacionales de comunicaciones.

El rumbo tomado por el gobierno diluye las ventajas del triple play al reducirle a los usuarios su campo de elección entre diferentes proveedores privados. Pero ni siquiera esta versión reducida del suministro del servicio les resulta aceptable a sectores aferrados al concepto absurdo de castigar a los consumidores y mantenernos en la mediocridad con tal de defender empresas públicas que no terminan de ponerse a rueda del mundo de hoy y a las que la competencia privada incentivaría a mejorar. Un mínimo sentido de responsabilidad les indica que es hora de que abran los ojos. Asunto en el cual los sectores más modernizados del Frente Amplio no deberían cejar porque de lo contrario seguiremos siendo un país que educa mal a sus jóvenes, los condena a la marginalidad e induce a muchos a emigrar.