Primavera digital.

Amplia y exitosa convocatoria de la Feria de Celulares.
octubre 11, 2010
FOTOS EVENTO COREANO
octubre 21, 2010

Primavera digital.
El apagón analógico sería entre 2014 y 2015, según adelantó el ministro Kreimerman
El titular del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), Roberto Kreimerman, dijo que el gobierno está comprometido con las reaperturas de Fibratex y Metzen y Sena, aseguró que la administración de José Mujica "comparte los objetivos" del Plan Cardales impulsado por Tabaré Vázquez y opinó que las textiles y las curtiembres en Uruguay "son viables".

A su despacho no entra mucha luz.

Queda en el cuarto piso del edificio de ANCAP y es mucho más grande que el de cualquier parlamentario, pero no tiene ese ventanal gigante que permitiría ver la Avenida Libertador en su plenitud.

Quizás algo parecido suceda con su gestión, que no ha sido tan "iluminada" en cuanto a presencia mediática -al menos si se la compara con la de otros ministros-, a pesar de que su cartera es la responsable de buena parte de la estrategia del proyecto productivo del país. Con siete meses y medio de gestión en su haber, el ministro perteneciente al Partido Socialista (PS) repasó en entrevista con la diaria los temas principales que conforman su agenda.

-¿La reforma del canon minero quita competitividad a Uruguay? -La reforma pretende incentivar la minería, facilitar las etapas de prospección y cargar económicamente más a la etapa de explotación. Ésa es la tendencia en el mundo. El porcentaje manejado está dentro de los valores que se utilizan a nivel internacional. Es cierto que en la región son algo más bajos, pero aquí no hay una competencia de localización. Lo que se evalúa es la conveniencia en función, entre otras cosas, de los precios, que oscilan mucho más que este factor. En el código actual, el canon se calcula con un método que se está dejando de lado en el mundo. Es un nuevo sistema que aporta transparencia, claridad y sencillez.

-¿Cuál fue el mensaje de Portucel al gobierno? -Después de la firma del memorándum de entendimiento quedaron cuatro temas por profundizar que dependían de análisis adicionales. Uno de ellos fue el tema logístico. En ese estudio se contrató una consultoría externa, contratada por la empresa, que sugirió algunas soluciones, de las cuales falta discutir de quiénes son los costos.

Puntualmente, Portucel comunicó que sigue interesada, pero que tiene que resolverse el tema logístico. Ellos nos comunicaron que van a volver sobre el tema en un tiempo. De cualquier forma, no es una inversión para dentro de un año o dos años, sino que es a muy largo plazo, al menos desde el punto de vista de la planta. Hay que recordar que, contrariamente a inversiones anteriores de este rubro, ellos no tienen una base forestal, algo que harían en función del proyecto.

-¿Qué viabilidad tiene la industria de la curtiembre? -Se ha recuperado bastante pero sigue teniendo problemas. Sus dos obstáculos principales son la falta de materia prima, debido a la baja faena, y la baja del mercado europeo. De todas maneras, las curtiembres uruguayas son viables. Lo han demostrado durante muchas décadas, y han sido de los principales rubros del Uruguay, por más que hoy haya otros por encima.

-¿Qué piensa de la eventual implementación del frigorífico nacional? -Uno no puede adelantarse más allá de lo exactamente previsto, que en este caso es estudiar el tema. Lo que hay que discutir es qué cadenas productivas debe tener el Uruguay y en cuáles es clave que influya fuertemente el Estado. Ésa es una discusión mucho más profunda.

-¿Cómo afecta la extranjerización de los frigoríficos a los lineamientos estratégicos del MIEM? -Sin adentrarme en la industria frigorífica, la extranjerización significa menos poder de decisión a nivel nacional. Es un problema. También es un problema si esto significa reproducción sin tecnología agregada. Por el contrario, no sería problemático si [la extranjerización] implica incorporar tecnología, o valor agregado nacional. En el esquema particular, vemos que hay una fuerte inversión extranjera con mucho valor agregado, también hay alguna inversión extranjera que no lo tiene. La habilidad está en que el país, en la medida en que esa inversión siga creciendo, exija contrapartidas adecuadas, dirigidas a temas tecnológicos, de valor agregado y de incentivo al desarrollo de proveedores nacionales. En ese marco, rodear una unidad productiva extranjera de productores nacionales es clave.

-¿La industria textil de Uruguay puede competir con los productos de China? -No competir con China, pero sí puede distinguirse. No por el gran volumen y bajo costo, sino por la cercanía con otros países, pequeños contratos, rápida entrega, tecnología y buen diseño.

Y esos pequeños contratos son grandes para nosotros. Uruguay debe apuntar a un segmento de mercado distinto y tenemos que buscar competir con otros que van a buscar esos mismos segmentos.

Además, Uruguay tiene una materia prima que es importante recuperar: la lana. La producción de ésta ha caído enormemente, pero hoy se está recuperando como artículo en las prendas.

En la medida en que crezca va a ser fundamental.

-¿A qué solución se va a llegar con Fibratex y Metzen y Sena? -Respecto a Fibratex, el MIEM está trabajando con el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Estamos comprometidos a dar una solución pero no puedo adelantarla. Con Metzen y Sena el gobierno comprometió en un gabinete productivo su asistencia financiera y eso lo estamos tratando de canalizar con una herramienta que se está analizando a través del MEF [Ministerio de Economía y Finanzas]. Esa cartera, junto con el MIEM y el Banco República, está estudiando la manera de tener un fondo de garantías para empresas de dos tipos: sociales o tecnológicamente adecuadas, pero que carezcan de garantías para conseguir préstamos.

De esta manera se podría impulsar el desarrollo de empresas que con el sistema de impulso habitual no tendrían cabida, y con este mecanismo asistiríamos a Metzen y Sena.

-¿Porqué se cambiaron las autoridades de Ursec? -La renovación era obligatoria, y no había desconfianza hacia las personas, sino que se formó un nuevo equipo para encarar una nueva etapa.

-¿Uruguay ya tiene definido su modelo para la televisión digital? -Uruguay está definido por el modelo europeo. Lo que ocurre es que tanto Japón como Brasil, dos países amigos y que han contribuido con Uruguay de muchas maneras, han planteado que estudiáramos alternativas. Y es lo que se está haciendo.

-Entonces no está definido.

-La definición es de la norma europea.

Lo que estamos analizando es si vale la pena una reconsideración.

-¿Cuándo será el apagón analógico? -Estimamos que en 2014 ó 2015.

-¿Qué le parece la idea de integrar El Correo a la competencia del MIEM? -Lo estamos conversando con Presidencia de la República. Tiene cierta lógica integrar los servicios de comunicación en un solo ministerio.

-¿El Plan Cardales está en la agenda ? -Está en la agenda. Su finalidad es compartida por todos.

-¿Lo que está en la agenda es la finalidad o el plan? -Lo que estamos estudiando es la forma de operativizar el plan. No necesariamente sería el mismo esquema, pero sí la misma finalidad. Hay consenso en darle inclusión en la sociedad digital a las personas con menos poder adquisitivo. La otra finalidad, que es desarrollar más el acceso a internet, también está vigente.

-¿Qué diferencia encuentra entre el actual gobierno y el anterior? ¿Le parece que este gobierno tiene menos visión estratégica? -El gobierno anterior comenzó una etapa de cambios, tal como dijo Tabaré Vázquez, que hizo una excelente gestión. Nosotros estamos en una etapa de continuidad y profundización de esos cambios. Uruguay es muy distinto a lo que era hace cinco años. Ahora hay que profundizar, seguir creciendo y fundamentalmente cambiar la estructura productiva del país porque ahí está la base para ser sustentable a largo plazo. Hay una visión estratégica de país y han cambiado las situaciones, pero el proyecto continúa. Santiago Sánchez