Poder Ejecutivo regulará mercado ilegal de la televisión satelital

El Poder Ejecutivo limita incorporación de tecnología o cambios en las redes de telecomunicaciones
agosto 24, 2012
Kety Esquivel. Experta norteamericana en redes sociales
agosto 24, 2012

BUSQUEDA | DESARROLLO | Pág. 16 | 23/08/2012

"Si todavía no tienes televisión satelital, nosotros te damos la solución: te ofertamos un kit completo con 153 canales y 20 emisoras más la instalación por un solo pago de $ 11.500".

Esta y otras ofertas del estilo se encuentran por doquier en avisos clasificados de diarios y sitios web. Básicamente, lo que ofrecen es la instalación de un receptor ?el más común es el AzBox?, que permite captar señales de televisión. Pero estos receptores, diseñados para recibir señales abiertas, pueden, con la instalación de un software especial, captar también las señales de canales pagos.

Empresas y particulares se dedican a instalar estos receptores que le permiten al cliente, luego de abonar el equipo y la instalación, ver decenas de canales pagos en forma gratuita. No obstante, el procedimiento es ilegal, y por eso el gobierno se propone regular ese mercado prohibiendo la venta de estos equipos.

Con ese objetivo el Ministerio de Industria elevó a Presidencia un proyecto de decreto que prohíbe "la fabricación, importación, venta, arriendo y puesta en circulación de equipos receptores satelitales" de las marcas AzBox, AzAmérica, o LexusBox.

El subsecretario de Industria, Edgardo Ortuño, informó a Búsqueda que la iniciativa surge "en el marco de las políticas del Ministerio de regulación y ordenamiento del sector de las telecomunicaciones". Además de buscar "la formalización y la regulación en las distintas áreas" del sector, el Ministerio se propone con este proyecto "brindar garantías a los usuarios de los servicios que reciben".

El proyecto de decreto cuenta con el visto bueno del Ministerio de Industria y del Ministerio de Economía y se encuentra en este momento en Presidencia de la República para su aprobación definitiva.

"Industria paralela". Las señales de televisión son provistas por empresas distribuidoras internacionales a los operadores locales de televisión para abonados, que pagan un costo para recibir los canales y luego venden el servicio a sus clientes.

Por eso, desde la Cámara Uruguaya de Televisión para Abonados (CUTA) el tema es motivo de gran preocupación. "Nosotros estamos pagando por los derechos de las señales, los derechos de autor, los impuestos. Pero hay una industria paralela que no paga absolutamente nada", afirmó a Búsqueda el presidente de la CUTA, Horacio Rodríguez.

Según un relevamiento realizado por la Cámara, hay en Uruguay entre 40 y 45.000 equipos instalados de recepción ilegal. Esto equivale a un 9% de la cantidad total de abonados, estiman.

Parte del problema para regular ese mercado es que hasta el momento la compra y venta de los receptores es legal. Pero cuando mediante la instalación de un software se configura para recibir señales pagas, se comete un delito. "A partir de ahí es cuando se puede actuar", señaló Rodríguez, quien contó que se han realizado varias acciones por la vía judicial para detener el uso ilegal de estos receptores.

El proyecto de decreto afirma "que se ha detectado en el comercio interno la venta de equipos receptores satelitales que permiten captar, sin autorización, señales de TV que están destinadas exclusivamente a ser recibidas en régimen de TV para abonados".

Para regular ese comercio, las oficinas de Aduanas "no darán trámite a las operaciones de introducción al país de equipos receptores satelitales sin la previa autorización de la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones". La autorización será otorgada cuando el importador acredite que los equipos no admiten las posibilidades de acceder a señales de TV cifradas, concebidas para ser de recepción restringida y destinadas a servicios de TV para abonados, o de ser modificados a posteriori para ese fin, establece el decreto.