No estatal

Antel gastó 17 millones de dólares en políticas sociales en 2011
julio 20, 2012
Aguerre y Kreimerman se reúnen con jerarcas coreanos
julio 20, 2012

LA DIARIA | POLITICA | 19/07/2012  | Pág. 2

El 13 de diciembre de 1992, durante el gobierno del presidente Luis Alberto Lacalle, se llevó a cabo un referéndum para derogar en forma parcial la ley 16.211, que abría la posibilidad de privatizar empresas públicas. Para llegar a esa instancia se hicieron dos convocatorias, que debían ser respaldadas por más de 25% de los habilitados a votar.

Tras el primer intento fallido en julio, el 1º de octubre de 1992, sobre un total de 738.405 votos emitidos, 29,5% optó por la papeleta blanca que proponía realizar un referéndum para derogar los artículos 1, 2, 3, 10 y 32 de la ley que habilitaba la privatización de ANCAP, Antel y UTE. Esto contó con el apoyo de la mayoría de los sectores del Frente Amplio (FA) y del PIT-CNT. Sin embargo, también había otra opción, la de la papeleta rosada, que consiguió solamente 14.960 votos.

Esta iniciativa fue impulsada por el sindicato de Pluna, sectores de izquierda no frenteamplistas y algunos dirigentes del FA, como Helios Sarthou y Jorge Zabalza, entonces en el Movimiento de Partipación Popular, que planteaban impedir la privatización de ANCAP, Antel y UTE, pero también la de Pluna e Industrias Loberas y Pesqueras del Estado (ILPE), ente hoy desaparecido. La mayoría del FA y del PIT-CNT entendía que la aerolínea en manos del Estado era insostenible.