Multinacionales celebran competir en TV paga y empresas actuales temen por su supervivencia

BUSQUEDA | DESARROLLO | Pag. 19 | 24/01/2013
enero 25, 2013
dsfdasfa
abril 9, 2013

BUSQUEDA | DESARROLLO | Pag. 19 | 28/02/2013

Multinacionales celebran competir en TV paga y empresas actuales temen por su supervivencia

La sentencia del Tribunal de lo Contencioso Administrativo que dio la razón a la empresa Claro en un reclamo contra el Estado abrió la posibilidad de que esa multinacional mexicana entre en el mercado de televisión para abonados junto a la española Telefónica, que también tiene iniciados los trámites para recibir la autorización.

Si ninguna decisión del gobierno se interpone en el camino empezarían a mediados de año a operar televisión satelital junto a DirecTV, la única compañía que hasta hoy está habilitada para dar ese servicio.

Esa situación generó la reacción de los canales de televisión para abonados que existen hoy y la preocupación del gobierno. Fuentes del Poder Ejecutivo sostuvieron que si las dos principales multinacionales telefónicas del continente incursionan en el mercado televisivo, las demás empresas pueden "desaparecer", y adelantaron que la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que el gobierno se apresta a enviar al Parlamento "va a regular" la situación.

En cambio, las compañías de telecomunicaciones argumentan que su entrada a la televisión paga va a fomentar la competencia. El presidente de la Cámara de Telecomunicaciones, José Pedro Derrégibus, dijo a Búsqueda que esa organización ve "con satisfacción" la resolución judicial que favoreció a Claro y sostuvo que "debe actuarse de la misma forma con Movistar o con cualquier otra empresa que cumpla con los requisitos".

Para el ejecutivo, "esto será muy bueno para los usuarios de los servicios en cuanto a que se brindará más libertad de elección" y favorecerá a las empresas, "que ante un escenario de mayor competencia deberán esmerarse por ser más eficientes, actualizarse técnicamente y mejorar los precios".

"El hecho de que sean varias empresas las que prestan televisión satelital facilitará y mejorará el acceso, fomentará la igualdad, la descentralización, la democratización de este servicio, permitiendo que cada vez más uruguayos puedan acceder a los mismos tanto en las ciudades como en los medios rurales", dijo.

"Competencia desleal". Sin embargo, los operadores actuales están dispuestos a dar batalla. El 20 de febrero, la Asociación Nacional de Broadcasters Uruguayos (Andebu) presentó un recurso ante la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones (Ursec) para  pedir al gobierno que no otorgue la autorización a Claro, según informó el jueves 21 el diario "El Observador".

El presidente de Andebu, Rafael Inchausti, explicó a Búsqueda que "se cometieron irregularidades en el dictado de la resolución" que autorizó a Claro a operar, como que "no se dio vista a los interesados sobre la petición que había realizado Claro en el 2008" ni "fueron notificados los afectados de la resolución, que tampoco fue publicada en el Diario Oficial".

Además no se hizo un llamado público, cuando "pudieron haberse presentado otros interesados, incluso empresas uruguayas que están en condiciones de prestar este servicio en todo el país", sostuvo Inchausti.

Por otro lado, agregó, se otorgan "privilegios" a Claro, "que sería la única empresa que estaría prestando servicios en tres sectores ?telefonía, transmisión de datos y televisión? y que además recibe una autorización para operar a nivel nacional, cuando todos los operadores uruguayos solo pueden prestar sus servicios en áreas territoriales delimitadas".

El presidente de Andebu sostuvo que las multinacionales como Claro y Movistar (Telefónica) "reúnen millones de abonados en todos los países en que operan".

"Nos enfrentamos no solo a operadores de televisión para abonados sino también a otras propuestas de consumos audiovisuales que llegan por otras plataformas y que ya cuentan en sus operaciones internacionales con un gran despliegue, por lo cual incursionar en un mercado pequeño como el nuestro no les significa ningún costo adicional, más bien son costos puramente marginales", explicó.

Inchausti dijo que las empresas de televisión para abonados uruguayas "están en condiciones de competir, siempre que la competencia sea leal, porque en los países en que opera la empresa Claro existen denuncias de competencia desleal".

Como ejemplo mencionó que en Paraguay "la oferta de la empresa Claro es de 44 señales por poco más de U$S 15, o sea claramente por debajo de los costos". Además, "en la medida en que la empresa va captando abonados no tiene que realizar ningún tipo de inversión previa -en tendido de redes, instalación de cabeceras, capacitación de personal- porque por la forma en que actúa le basta importar unos equipos con antenas, lo mismo que hace DirecTV, y trabajar con instaladores independientes que van colocando los equipos en los distintos domicilios".

Respecto a la afirmación de que los clientes se verán beneficiados por una mayor oferta comercial, Inchausti opinó que "el usuario podría verse atraído inicialmente por una oferta barata de TV para abonados, pero en condiciones de deslealtad comercial".

"Una oferta muy barata para captar grandes porciones del mercado puede dejar fuera de operación a las empresas existentes y después, con el control del mercado, las multinacionales podrán fijar las condiciones comerciales que les sean convenientes -avizoró-. Eso ya ha sucedido en otros países".

En Paraguay, sostuvo, la principal empresa de televisión para abonados que había en ese país, Cablevisión, perdió clientes y el grupo Clarín decidió venderla cuando empezó a operar Claro TV. A juicio de Inchausti, "fue notoria la distorsión que generó en el mercado en un año de operaciones".