Mtss defiende pauta salarial ante críticas empresariales

Aguerre y Kreimerman se reúnen con jerarcas coreanos
julio 20, 2012
El gobierno pide cautela en salarios pero empresarios dicen que él mismo no la tiene.
julio 20, 2012

ULTIMAS NOTICIAS | INFORMACION | 17/07/2012  | Pág. 6
 El ministro de Trabajo, Eduardo Brenta, sostuvo que lineamientos del Ejecutivo son "cautelosos" y tienen en cuenta el escenario internacional
Poco después de que el gobierno diera a conocer los lineamientos para la negociación salarial del sector privado, desde el sector empresarial se manifestó preocupación porque se entiende que los ajustes propuestos de acuerdo a las pautas son desmedidos y podrían derivar en despidos. Para el Poder Ejecutivo los criterios que se utilizaran "son extremadamente cautelosos y cuidadosos del escenario internacional".

El ministro de Trabajo, Eduardo Brenta, dijo a UNoticias que el planteo realizado por el gobierno establece que los incrementos salariales estén asociados al crecimiento de las distintas actividades, poniendo "especial atención" en los sectores más afectados, tanto por crisis "coyunturales" como "estructurales". "Si se nos pide cautela y se cree que no la hubo es porque no se entendió el planteo. Si lo que se nos pide es rebajar el salario real, nosotros no encontramos ningún elemento para eso", dijo.

Hizo hincapié en el crecimiento industrial previsto para el año que se estima sea de entre 3,5% y 4%, según analistas privados, y llamó a que también se tome en cuenta la mejora de la rentabilidad exportadora. En este sentido, sostuvo que se tendrá "cuidado" con los sectores donde hay problemas, pero en el caso de los que continúan mejorando, Brenta se mostró partidario de que los ajustes acompañen el crecimiento. "Somos muy conscientes de la crisis económica internacional, pero también somos conscientes de que el país y su economía van a evolucionar en términos generales de manera favorable", afirmó.

Por otra parte, el ministro destacó la inclusión de las cláusulas de salvaguarda que a su juicio deben tomarse en cuenta, tanto en escenarios desfavorables como también en caso contrario.

Los lineamientos propuestos por el Poder Ejecutivo para la negociación del sector privado incluyen un componente de inflación con un correctivo e indicadores macroeconómicos y otros sectoriales. El gobierno pretende que los convenios tengan una duración de tres años (con ajustes anuales) y tengan una cláusula de salvaguarda por si mejora o empeora la situación macroeconómica o la sectorial. A su vez quedó establecido que en caso de que el indicador sectorial caiga, no se efectuará ajuste por este índice, mientras están previstos ajustes progresivos si el indicador sectorial crece.

La semana anterior un informe de la Cámara de Comercio y Servicios sostuvo que los ajustes salariales previstos por el Poder Ejecutivo van desde un mínimo cercano al 9%, compuesto de 6,43% por concepto de inflación esperada más ajustes globales y sectoriales, sumándole el ajuste correctivo por inflación (que varía según las negociaciones realizadas) a otro máximo del entorno de 12%.

La gremial entiende como "preocupante que ante el escenario actual a nivel internacional y regional, con el aumento del desempleo y de los trabajadores en seguro de paro, así como la disminución de la actividad industrial y un nivel de inflación que no cede a la baja, se propongan aumentos de salarios tan significativos".

Con el ministro Brenta coincidió el subsecretario Nelson Loustanou quién dijo a UNoticias que "en este momento hay que tener en cuenta la situación económica regional y mundial que no parece demasiado favorable para tener aumentos importantes". Si bien el jerarca aclaró que "cada caso particular se analizará", el gobierno no proporcionará a las delegaciones una fórmula para facilitar el incremento salarial de los sueldos ubicados por debajo de los $14.000.