Legisladores y empresarios quieren que Antel arriende fibra a privados

El desafío de innovar
diciembre 20, 2013
Gobierno debatirá en 2014 legislar sobre encriptación de datos e información para reforzar seguridad
diciembre 27, 2013
BUSQUEDA | DESARROLLO | 26/12/2013
Legisladores y empresarios quieren que Antel arriende fibra a privados
Antel cerrará el año con 250.000 hogares conectados a la fibra óptica y prevé instalar 250.000 más en el 2014, según anunció su presidenta, Carolina Cosse, el jueves 12 en la conferencia MonTV en el World Trade Center. Mientras la empresa estatal avanza en la generación de una infraestructura que aumentará la velocidad y la calidad de las conexiones a Internet de los uruguayos, las compañías privadas de telecomunicaciones no pueden brindar a sus clientes ese servicio.
Pero tanto legisladores oficialistas y opositores como empresarios del sector coinciden en que el Estado debe arrendar a las compañías privadas esas redes de fibra óptica para que puedan dar sus servicios por esa vía.
El martes 17 la Cámara de Telecomunicaciones festejó el fin de año con un evento en el que debatieron cuatro diputados, uno por cada partido con representación parlamentaria. El periodista Aldo Silva, moderador del encuentro, hizo varias preguntas planteadas por la gremial empresarial. Una de ellas fue sobre las inversiones de fibra óptica, que están restringidas para los privados, que lo ven como una «desventaja» con respecto a la estatal Antel.
El legislador frenteamplista Carlos Varela, que es también presidente de la Comisión de Industria de la Cámara de Diputados, sostuvo que «el tendido de fibra óptica que está haciendo la empresa nacional, Antel, se inscribe en lo que es la tradición del país de que el Estado absorbe y asume riesgos y costos que luego se vuelcan en beneficio de la sociedad».
«Es la historia del Uruguay. El Uruguay está lleno de infraestructura que en su momento encaró el Estado porque los privados no tenían ni las condiciones ni los recursos para hacerlo, se inscribe en esa tradición. Lo que a mí me parece que no es lógico es que se multipliquen esfuerzos inútilmente. Hoy Antel está asegurando, o va a asegurar en el muy corto plazo, el acceso a la fibra óptica de todos los hogares de este país».
Entonces el diputado opinó que «no parece demasiado trascendente que una empresa privada multiplique recursos e inversiones sobre lo que ya está haciendo la empresa nacional».
«Lo que sí hay que asegurar es que la infraestructura que está volcando la empresa nacional sea utilizada con las condiciones que se debe utilizar, por todos los privados que lo quieran hacer. Es como las carreteras, construimos las carreteras y que las utilicen todos aquellos que paguen», afirmó.
El diputado colorado Walter Verri coincidió con esa perspectiva: «Esa debería ser la función de Antel: generar infraestructura para que todos los operadores privados brinden sus mejores servicios y que la gente elija con qué operador privado quiere y que el operador privado le pague el peaje a Antel, que le cobra por utilizar ese cable. Estoy seguro que no va a haber muchos operadores que quieran hacer su propio cableado, al contrario, les va a resultar mucho mejor utilizar el que ya tiene Antel».
En mayo del 2012 el entonces secretario de la Presidencia, Alberto Breccia, leyó un comunicado a la salida de una reunión del Consejo de Ministros, según el cual el presidente José Mujica dispuso que «en los próximos días» se enviara «un proyecto de ley que establezca el monopolio del uso público de la fibra óptica por parte de Antel en el bien entendido de que Antel no deberá incursionar en el tema contenidos». Ese proyecto todavía no se presentó y el Ministerio de Industria continúa trabajando en ello, pero desde entonces varias fuentes de gobierno manejan que la intención es que la empresa estatal de telecomunicaciones arriende su red a particulares (Búsqueda Nº 1.662).
José Pedro Derrégibus, presidente de la Cámara de Telecomunicaciones, informó el martes 17 durante su discurso de cierre que «eso ya se hace en el mundo; en Inglaterra, en España se construyen redes que sirven para más de un operador».
«Tenemos que profundizar esto y de esa forma liberar recursos para otras necesidades que tiene el país. No tiene sentido duplicar o triplicar redes o inversiones», dijo.
Cosse, si bien no se refirió a ese tema, habló de la cooperación con el sector privado durante su exposición en MonTV.
Después de señalar que más de 58% de hogares de Uruguay están conectados a Internet, que este año Antel tuvo crecimiento «en todos los rubros» y de anunciar la duplicación de las conexiones a la fibra óptica en el próximo año, la presidenta sostuvo que Uruguay «es un país pequeño que tiene que apostar necesariamente a la calidad, y cuenta con las herramientas y cuenta con una política» para hacerlo.
«Las condiciones están para el desarrollo de cualquier ecosistema alrededor de estas condiciones, en particular el ecosistema audiovisual —dijo—. Y con las condiciones no alcanza, porque la historia demuestra que no alcanza, que hay que actuar. Entonces lo que esta empresa, que es una herramienta de todos los uruguayos, ha hecho (…) es tratar de establecer lazos con los demás actores de la industria».
Portabilidad. La portabilidad numérica es otro tema que divide aguas entre los privados y el Estado pero que el presidente de la Comisión de Industria de Diputados está dispuesto a incorporar.
Se trata de la posibilidad de que los usuarios de telefonía celular puedan cambiar de una empresa a otra sin perder sus números telefónicos, una tendencia que es cada vez más generalizada en el mundo.
Al menos dos proyectos de ley para habilitar la portabilidad se presentaron en el Parlamento durante esta administración. Hace dos años lo hizo el senador colorado José Amorín Batlle y este año el diputado blanco Martín Elgue.
«Yo creo que la portabilidad puede ser perfectamente considerada, que es algo que en el mundo hoy se está desarrollando, pero también entiendo la resistencia o la posición que puede tener la empresa dominante en el mercado con relación a este tema. No es cierto que las empresas se defiendan compitiendo, muchas empresas no se defienden compitiendo, se defienden conservando su mercado y tratando de salvaguardarlo. Entonces yo puedo entender que hoy, por ejemplo, hay resistencia de la empresa dominante, que es Antel, de que la portabilidad se lleve adelante. Si la situación fuera diferente estoy convencido de que otras empresas jugarían el mismo papel. Personalmente estoy dispuesto, y creo que mi fuerza política lo está, a analizar esta posibilidad en el sentido de que se defiende al consumidor, se defiende al ciudadano», sostuvo Varela.
No obstante dijo que está «convencido» de que «no necesariamente se gana o se pierde en el mercado por ceder o no ceder a la portabilidad», sino por la calidad y los costos de los servicios.