La tecnología definió el año. BALANCE

Cambio de programación.
diciembre 27, 2010
Dame una señal.
diciembre 28, 2010

El iPad, los smartphones y la explosión de las redes sociales fueron protagonistas del ocio y la comunicación

La tecnología incidió masivamente en el año 2010. No sólo por los dispositivos que llegaron al mercado adelantándose al futuro: televisores 3D, teléfonos inteligentes con prestaciones de computadora personal, consolas de videojuegos sin necesidad de controles. La tecnología también está detrás de algunas de las noticias más relevantes del año, como la filtración auspiciada por WikiLeaks, o la elección de Mark Zuckerberg como "Persona del año" de la revista Time.
Sin los avances tecnológicos no existiría un entorno de las características de WikiLeaks, ni los hackers habrían podido atacar y defender dicho sitio, ni crear imágenes-espejo luego para preservar el contenido filtrado, ni copiarlo masivamente vía torrent. Sin la actual tendencia de avances tecnológicos convertidos en aplicaciones concretas, Facebook no habría podido conectar a 500 millones de personas ni implementar modificaciones en su sitio que repercutieran inmediatamente en esos millones de personas, desde los cambios más nimios (el tamaño de la tipografía o la estructura de la página de perfil), hasta las acciones más serias (como la denuncia de fugas de seguridad a través de determinadas aplicaciones asociadas a dicha red social, algunas de ellas con millones de usuarios registrados).

Todo ello responde a un avance tecnológico en constante progreso, con miles de programadores, asalariados o no, profesionales o amateurs, trabajando en competencia férrea para mejorar aplicaciones, hundir sitios web, reflotarlos, facilitar la navegación por la red, simplificar la usabilidad, mejorar las prestaciones y los niveles de diversión de juegos, o tratar de detectar errores en los programas para cobrar las recompensas que ofrecen las grandes compañías a aquellos que contribuyen a estabilizar sus entornos

A finales de 2009, la consultora Gartner publicó un vaticinio sobre cuáles iban a ser las tendencias tecnológicas a lo largo de 2010. Las líneas que detallaba se centraron en la telefonía móvil, el cloud computing, la experiencia de usuario, las redes sociales, la realidad aumentada, además de otras variables relacionadas con modelos y herramientas de negocio como la analítica avanzada.

Telefonía móvil. Doce meses después, la realidad indica que efectivamente la telefonía móvil se ha erigido como uno de los vértices principales de las nuevas tecnologías. Los dispositivos móviles están democratizando el acceso a la información. Comunidades sociales con pocos recursos hallan en el celular un canal de información y comunicación de costo y mantenimiento asumibles. En las sociedades más desarrolladas, y por tanto a un nivel de producto de ocio y servicios, los celulares tienen en los smartphones al representante de mayor jerarquía, comandados por el iPhone4 de Apple, pero con una emergente representación de los dispositivos armados con el sistema operativo de Google Android, que en 2010 han ampliado el hasta entonces coto cerrado de los sistemas operativos de Apple y Blackberry. Pocos dudan que si caminamos hacia un futuro integrador, en el que los canales converjan, lo protagonizarán los teléfonos inteligentes. Además de los modelos de Apple y Blackberry, el Samsung Nexus S y el Nokia N8 figuran entre los smartphones destacados y apuestas estratégicas de los distintos fabricantes.

Cloud computing. La tendencia hacia el cloud computing fue anunciada para 2010 y vuelve a serlo para 2011. Hospedar las aplicaciones y la información en la red, y aligerar el dispositivo local parece el siguiente paso en una evolución lógica de los computadores personales, pero su concreción está llevando tiempo. La Unión Europea anunció durante 2010 una importante inyección de dinero en esta dirección y cada vez es mayor el surtido de aplicaciones on line. No sólo en entornos específicos, como el retoque de imágenes, sino también en entornos plurifuncionales. El ejemplo de Google es paradigmático. Con su registro se accede no solo a un correo electrónico (Gmail) sino también a un calendario, un almacén de documentos, imágenes, lector de feeds, etc. Un ejemplo de cloud computing del todo vigente.

El ipad. Existe una relación entre el cloud computing y el iPad. Éste es un dispositivo portátil, aunque más grande y pesado que un celular. Probablemente, sin el precedente de los e-books no habría existido. Como dispositivo portátil, depende en gran medida de su conexión a la red para navegar o para descargar aplicaciones a medida. El iPad llama a la nube para alimentarse.

Como dispositivo, ha supuesto un éxito rotundo en 2010, aunque las cifras de ventas (más de 5 millones de unidades vendidas, superando al propio iPhone) no han sido suficientes para convencer a los más críticos, que desde el primer instante cuestionaron la necesidad de esta tableta, a medio camino entre el smartphone y el netbook. Recientemente, Don Tapscott, autor del libro Wikinomics, se mostró contrario al empleo del concepto "cuarta pantalla" para referirse a las tabletas. En su opinión, "la verdadera revolución son los móviles, no el iPad. Pronto llevaremos herramientas todavía más potentes en el bolsillo a un precio más asequible. No creo en una cuarta pantalla, sino en variantes de la tercera. Televisor, computadora y móviles". El iPad puede pasar a la historia como una cuarta pantalla o como un híbrido de las tres tradicionales, pero en 2010 las cifras le avalaron, y se convirtió en un ícono tecnológico que suscitó elogios encarecidos y críticas, algunas con sentido del humor. El sitio Fiasco Awards lo nominó candidato a Fiasco Tecnológico del Año, y criticó especialmente que sea incompatible con contenidos Flash y que no disponga de cámara. Debates aparte, Apple estableció en 2010 un patrón con el iPad y las demás firmas (Samsung, HP, Dell, RIM) están tratando de mejorar sus tabletas añadiendo las funcionalidades ausentes en el iPad.

Kinect. La competencia también reportó beneficios a los usuarios y consumidores de las consolas. El tridente que forman Nintendo (Wii), Sony (PlayStation) y Microsoft (Xbox 360) consumó una lucha para mejorar la experiencia de juego de los usuarios. Con la Wii, Nintendo había tomado ventaja gracias a un sistema de control intuitivo y apto para todos los públicos y perfiles. Sony sacó luego de la manga Move para dotar a su PlayStation de opciones de control similares a las de Wii. Y escondido en la retaguardia, Microsoft apareció a finales de 2010 con la actual joya de la corona, el sistema de control Kinect, cuyos sensores permiten la práctica desaparición del controlador al detectar con inédita precisión los movimientos del cuerpo del usuario. Un avance tecnológico que promete deparar numerosas aplicaciones en ámbitos que sobrepasan el ocio.

Competencia. En el ámbito de la electrónica de consumo, internet y computadoras, el dinamismo tecnológico fue estimulado por la competencia entre Apple, Facebook y Google, tres gigantes que lanzaron nuevos productos con presentaciones que se han convertido en sí mismas en actos muy esperados. El caso de Google resultó especialmente interesante, porque así como Apple y Facebook tienen acotada su parcela (dispositivos, internet), Google presentó novedades o reveló que investiga en terrenos como, por ejemplo, el de autos que circulan con un piloto no humano. En su hiperactividad, Google fue capaz de lo mejor (Google Android recibió más de 300.000 solicitudes de activaciones diarias, y le supuso a la compañía una facturación de US$ 1000 millones en publicidad móvil) y de lo peor (Google Buzz, una aplicación fallida, con severos problemas de seguridad).

Televisión 3d. En cualquier otro contexto, la presentación de televisores, cámaras de fotos y cámaras de video en 3D habría sido la noticia del año. En el contexto actual, pasó casi inadvertida, en gran medida porque los precios en este sector específico todavía son poco competitivos y es una innovación todavía sin impacto masivo.

Este es un aspecto esencial para comprender las nuevas tecnologías y su especial relevancia en 2010: llegaron a una gran mayoría de ciudadanos de todas las clases sociales.