La dueña de la pelota

Telefónicas multinacionales objetarán intimación del Estado para que dejen de prestar un servicio
abril 25, 2013
Prensa mayo 2013
mayo 2, 2013
BRECHA | POLITICA | Pag. 4 | 26/04/2013

La dueña de la pelota
Con la presidenta de Antel, Carolina Cosse
Escrito por: Rodrigo Abelenda/Ricardo Scagliola               
Entusiasmada con el desarrollo de aplicaciones al calor de la fibra óptica ?que empieza a despuntar con un nuevo proyecto de telemedicina?, Carolina Cosse sostiene que Antel será el motor que contribuirá a romper el "oligopolio mundial de generación de contenidos". En entrevista con Brecha, defiende el monopolio ante el avance tecnológico y asegura que los gastos en publicidad están en sintonía con los resultados. Además, sostiene que se enfrenta a la contradicción de vender cada vez más sin perder el compromiso social de la empresa. Y evita referencias a su eventual candidatura a la Intendencia de Montevideo.
¿Cómo cree que va a quedar parado Uruguay en el mundo cuando finalice la instalación de la fibra óptica al final de este período de gobierno?
Ya estamos en el primer lugar de América Latina, pero a mí lo que más me interesa es todo el trabajo que hay que desarrollar alrededor de la fibra. La fibra genera trabajo, movimiento en la economía local, mejor experiencia de uso para los clientes, y da más posibilidades de acceso. Pero sobre todo debería generar oportunidades de trabajo para toda la industria nacional de aplicaciones. Tenemos 80 proyectos de aplicaciones de desarrolladores jóvenes sobre educación y telemedicina que se presentaron a un concurso, y vamos a financiar a los ganadores. Y además, seguramente vamos a empezar un programa de telemedicina en las próximas semanas con hospitales del Interior.
¿Por qué se decidió comenzar con la colocación de fibra óptica en los barrios de mayor poder adquisitivo? ¿Cómo se prevé universalizar el acceso?
Eso se dio porque esta empresa tiene que conjugar dos cosas: la eficiencia y el compromiso social. Empezamos por ahí porque en algunos casos eran las zonas donde era más fácil hacer la instalación, porque ya había una canalización, y en otros por un tema obvio de negocios, de empezar por los lugares con mayor concentración de hogares. Pero empezamos a trabajar en Sayago al mismo tiempo, y Antel ya está trabajando en barrios del Interior, y va a continuar.
Teniendo en cuenta que usted ya ha dicho que Antel no va a producir contenidos, ¿cuál va a ser la política de apoyo a los productores que quieran subir contenidos para la carretera de la fibra óptica? ¿Va a quedar librada a todos los operadores ya existentes, o cualquiera que pague un canon la podrá utilizar?
Esa política ya está en marcha. Nosotros tenemos Adinet tv, que es mucho más que un portal, y que permite tener canales web. La gran mayoría de los canales de televisión del Interior están ahí. Y ya tenemos productos multimedia y plataformas de software multimedia que permiten que si alguien quiere tener un canal web, por 700 dólares por mes lo puede tener. Entonces tener un canal con el poder de difusión de la web implica muy poco desde el punto de vista de la inversión. En vez de utilizar los servidores en Estados Unidos, lo pueden hacer en el data center de aquí con precios competitivos. Y eso es bueno para Antel porque hay más tráfico aquí y hay menos dependencia del tráfico internacional.
¿Qué escenario visualiza en el caso de que Claro logre prestar el servicio de televisión para abonados aquí? Si Antel queda en desventaja, ¿podría pensarse en brindar un servicio propio de tevé para abonados a través de fibra óptica?
Lo que no voy a hacer en esta entrevista es elaborar sobre casos hipotéticos. Llegados los momentos, cualesquiera sean, siempre vamos a estar pensando en equipo para ver cuáles son las medidas a proponer para proteger el camino estratégico de Antel.
¿Qué opina del oligopolio de medios en Uruguay? ¿Antel puede hacer algo para quebrarlo?
A mí me parece que la preocupación no tendría que ser el oligopolio de los medios sino el oligopolio mundial de los contenidos. Con los canales web tenemos una gran oportunidad de romper el oligopolio de contenidos. Somos un motor del desarrollo de la industria de contenidos. Ponemos los elementos sobre la mesa para que se desarrollen aplicaciones de telemedicina, teleeducación, o audiovisuales. Cuando en un lugar hay una buena experiencia de generación de contenidos autóctonos hay que darle mucho calor. Hay que ir logrando un ecosistema para generar contenidos autóctonos.
¿Qué opinión tiene de una ley de medios y una regulación de contenidos?
No tengo opinión. No creo que esté por ahí la preocupación. No sé. Tendría que pensarlo más. El problema está en el oligopolio de los contenidos.
MONOPOLIO Y DESPUÉS
La Ursec intimó a Claro y Movistar a desmantelar la red de telulares (una suerte de celular con una base fija que es monopolio de Antel). ¿Qué opina de la decisión?
Es totalmente acorde con la normativa vigente.
A veces da la impresión de que la Ursec corre detrás de los avances tecnológicos.
(Asiente con la cabeza.) No lo sé, porque las telecomunicaciones son un mundo intenso y complicado, entonces las instituciones tenemos que coordinar, y a veces se logra y otras veces hay que actuar con cuidado.
El caso de los telulares ejemplifica cómo se puede perforar el monopolio de Antel, pero también hay otras modalidades, como las de las llamadas internacionales por Skype. ¿El monopolio puede resistir mucho tiempo más, teniendo en cuenta los avances tecnológicos?
Cuando se dan discusiones en cualquier ámbito siempre digo que no hay que ser dogmático, pero se debe discutir con profundidad. El neoliberalismo tuvo una embestida muy fuerte que nos condujo a Uruguay y a América Latina a la peor crisis. Sin embargo, muchos mensajes del neoliberalismo perviven entre nosotros. La concepción de fácil, rápido, hacé la tuya, no te metas, está entre nosotros. Está en los contenidos que nos invaden. Entonces hacer primar el avance tecnológico por sobre una decisión política es una falsa dicotomía. Porque yo también podría decirte: ¿frente al avance tecnológico vamos a dejar de penalizar el robo? Porque con la tecnología actual se puede "hackear" una cuenta bancaria. ¿Vamos a dejar de tener normas porque la tecnología lo puede todo? Hay que estar al día con la tecnología pero sabiendo para qué la queremos. Y en Antel queremos la tecnología para que todos los uruguayos tengan acceso. No creo que la discusión sea liberalizar. El objetivo es masificar la calidad para lograr un desarrollo industrial, y eso, en un marco de políticas sociales se retroalimenta, generando mejor distribución y sustentabilidad.
¿Deberían ajustarse las normativas para defender el monopolio de Antel?
Puede ser. Nosotros lo que hacemos es no negar los avances, pero sí tratar de encontrar la sintonía con esos avances para que la empresa siga avanzando.
ARENA MOVEDIZA
¿Calculaba que iba a haber tanto debate con la oposición por el Antel Arena?
Yo no me hago cargo de eso. Son libres y es parte del juego de la democracia. Quizás sea por una deformación profesional que miro siempre el lado positivo, pero a mí lo que me parece es que mucha, mucha gente lo entiende, lo apoya, lo espera, y nos va a exigir. A mí me parece que este proyecto debe tener un monitoreo constante de Antel, y una información constante a la opinión pública sobre en qué está, y cómo se está gestando.
Con este proyecto aparece una faceta de las empresas públicas como factor de desarrollo que todavía no parece estar muy generalizada.
Y me parece muy bueno el factor desarrollista. Estamos en una nueva posición en Uruguay. No sé mucho de economía, pero me gustaría que otras empresas públicas siguieran en ese camino.
Pero cuando se justifica el Antel Arena con el argumento del marketing, ¿no contribuye a que se generen ciertas tensiones que no habría si el foco lo pusiera en su calidad de empresa pública y en la contribución al desarrollo?
Pero es que es lo mismo, ¿verdad? Antel en todo lo que haga va a tener ese rol. Este es un tema del Área de Marketing, porque es un tema de nombre, de marca…
¿Hay otros casos de empresas públicas que hayan invertido en proyectos similares?
Sí, hay. Pero además yo dije que no es relevante para la discusión ver si de las más de cien empresas de telecomunicaciones que tienen arenas en el mundo alguna es pública, porque eso depende de la legislación de cada lugar; pero sí, sucede que hay importantes empresas de telecomunicaciones que o no son cien por ciento estatales o tienen una participación del Estado? Telenor, Deutsche Telekom, ntt, todas esas tienen una participación ?en algunas de propiedad, en otras con voto de oro? del Estado.
¿Cuál es el límite del argumento del marketing para que Antel no se exceda en sus funciones, como plantea la oposición?
De vuelta, eso dependerá del análisis de cada situación. En la medida que esté alineado con las telecomunicaciones, que son el objetivo principal de Antel? Porque el marco normativo nos pone ese objetivo fundamental. Por lo que entiendo, cuando se asigna un cometido, se sobreentiende que tenés que tener los medios para llegar a ese cometido.
Hay gente que podría preguntarse: si hay dinero para costear el Arena, ¿por qué no lo hay para bajar los costos de los servicios?
Yo ya hice por ahí unas cuentitas un poco burdas, pero aritméticamente no tiene ningún impacto en las tarifas. Yo sé que los contadores o los economistas harían las cuentas mucho mejor que yo, pero una empresa de alta tecnología nunca puede no invertir. Es el suicidio de cualquier empresa basada en el conocimiento dejar de invertir. Así que es importante que antel continúe con su ritmo de inversión porque sus propios recursos los vuelve a la infraestructura que nosotros mismos comercializamos. A veces está el costo de no hacer las cosas. No hacerlo es dejar pasar una necesidad muy importante para antel, porque cubre una necesidad y además genera con un ejemplo, una forma de utilizar nuestra propia infraestructura.
PUBLICIDAD POLÉMICA
El gasto de antel en publicidad ha sido un tema recurrente. Hay una resolución del tca sobre el tema, que le pide a la empresa que revele los gastos de publicidad.
No conozco, no sé de qué me estás hablando.
Una resolución a raíz de una información solicitada por un periodista del semanario Búsqueda. La resolución básicamente dice que la empresa tiene que divulgar los números de la publicidad de sus servicios monopólicos, y después elaborar versiones públicas?
Ahh, puede ser, sí, sí.
¿Antel va a revelar lo que gasta en publicidad?
Nosotros siempre vamos a respetar el marco normativo. Defendiendo los intereses de la empresa. Yo te contestaría eso? revelar nuestras estrategias de publicidad le da información a nuestra competencia.
Parece un callejón sin salida. Por un lado se dice que Antel es una empresa pública que tiene que rendir cuentas, y por el otro, Antel dice que no puede revelar los números porque le hace los mandados a la competencia?
Bueno, en realidad nosotros revelamos muchísimos números que nuestra competencia no muestra. Nosotros publicamos en varios medios de circulación masiva nuestro balance con mucha apertura todos los años. Eso también da mucha información.
Pero una empresa pública tiene que rendir cuentas.
Es verdad, tiene que rendir, y a mí me parece bien.
Pero Antel no revela los números de su publicidad. Volvemos a lo mismo.
A mí me parece bien, pero el presupuesto es público, se discute, se aprueba, luego los balances son auditados por externos? y están los resultados, que se ven.
¿Por qué cree que la publicidad genera tanto ruido en su gestión?
Lo que puedo decir es que en mi gestión lo que se ha hecho es con informes muy serios de los servicios, y el directorio y yo hemos demandado los estudios de retorno, muy masticados por los servicios, sobre si un camino en lo que hace a la publicidad es conveniente o no. Y lo que se ha hecho se hizo con total transparencia, eso lo puedo decir. Hay que ver los resultados. Y los resultados son que empezamos con 43 puntos en el share de mercado y ahora estamos en 47, y nuestros competidores descendieron dos lugares. Un resultado muy importante, porque el de las telecomunicaciones es un negocio masivo donde la publicidad no es el único elemento, pero sí es importante. De ahora en adelante hemos tomado medidas de racionalización importantes que hacen que lo que hacemos se vea mucho más sin gastar mucho más. Hemos cuantificado cuánto nos rinde a nosotros un peso y cuánto le rinde a la competencia. Y en algunos casos nos rinde a nosotros 50 veces más que a nuestra competencia.
Pero, ¿no hay zonas grises en la publicidad de Antel que son opinables en cuanto a su pertinencia o cuánto rédito le brindan a la empresa? Por ejemplo, el pago de 58 mil dólares a la revista Time.
Sí, esa es una práctica que tiene décadas y es usual, a veces se arman estas revistas de corte internacional, generan acuerdos entre los países y arman un fascículo dedicado a Uruguay, otro a Perú, y lo que hacen es plantearle a Antel si quiere participar. Esa era una revista dedicada a Uruguay. Yo creo que es pertinente que Antel intervenga en alguna de esas revistas, porque tiene muchos negocios en el exterior.
Ha dicho que Antel no debería alimentar un consumismo excesivo. ¿No es contradictorio con estas políticas agresivas de publicidad?
Pienso que la realidad es siempre contradictoria. Siempre cuando tomás un camino vas a tener cuestiones contradictorias que tendrás que resolver para seguir adelante. Entonces, Antel tiene que ser una empresa eficiente y rentable, o sea que tiene que vender cada vez más y mejor, y como es de todos los uruguayos tiene que estar atada a su compromiso social y de desarrollo. Esa contradicción hay que resolverla constantemente. La forma que yo creo que Antel tiene para resolver esa contradicción es con el fomento a la cultura y nuestra relación con la educación. Como no podemos dejar de tener prácticas que nos impulsen a vender, tenemos que contrarrestar eso con otros mensajes. Tenemos el mensaje de "Avanzamos juntos", o "Contamos con vos", que vamos introduciendo.
==================================================================================
BRECHA | POLITICA | Pag. 4 | 26/04/2013
La dama de las telecomunicaciones
Siempre que su imagen aparece en la pantalla del televisor o fotografiada en la prensa, da la sensación de que acaba de concretar alguna gestión y se dispone a emprender otra. Su atuendo, correcto, disimula elegancia en su despacho del piso 25 de la Torre de las Telecomunicaciones. Carolina Cosse estudió en el iava y en el Dámaso, y se recibió de ingeniera en la Universidad de la República. "Quizá lo duro de facultad, me di cuenta hace poco, es que nos tratan como a un varón más", dice, entre risas. Sobre su escritorio conserva orgullosa un pegotín del Centro de Estudiantes de Ingeniería. "Siempre sentí que me importaba lo que sucedía", desliza, al recordar sus tiempos de militancia en el gremio de la facultad. Durante su pasaje por la actividad privada tuvo a su cargo la gestión informática del sistema de voto electrónico que incorporó el gobierno de Hugo Chávez en Venezuela, cuando su victoria en las elecciones era permanentemente cuestionada.
Su primer empleo público fue en la División Tecnologías de la Información de la Intendencia de Montevideo. Y ahí, entre silencios, se detiene: "Ahí aprendí a pensar sin dogmas, porque yo venía con algunos prejuicios de la actividad privada y vi que hay mucha gente que hace las cosas bien. Eso me enseñó mucho". Se vinculó al Movimiento de Participación Popular (mpp) a través del Centro Artiguista por los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Cadesyc), fundado en 2002 como un espacio de reflexión al servicio de la izquierda. Algunos de sus referentes en el mpp, como Julio Battistoni, destacan "su perfil ejecutivo" y "habilidades de conducción", quizá las características que llevan a algunos a pensar en su nombre como candidata a la Intendencia de Montevideo, algo de lo que Cosse no quiere ni hablar:
Es muy importante lo que estamos haciendo con Antel. Es muy importante. No tengo en mi horizonte otra cosa que lo que estoy haciendo ahora.
Pero se la menciona como una posible candidata a la Intendencia.
(Se ríe.) Hay que ser muy cuidadoso con esas cosas. Con nombrar, con creérsela. Yo soy una trabajadora, y no otra cosa. Estoy muy comprometida con lo que estoy haciendo ahora.