La Comunicación de Presidencia se reforma

Regulación de radio y TV tensó debate en Diputados
agosto 16, 2012
Nuevo director ejecutivo de Claro para la región
agosto 17, 2012

La Comunicación de Presidencia se reforma y apunta a dar información del Poder Ejecutivo pero no del presidente, considerado "ingobernable"
Escribe Iván Kirichenko

El proceso de reestructura y profesionalización que tuvo la Secretaría de Comunicación de la Presidencia en los últimos tiempos parece contradictorio con varios cuestionamientos que recibió el presidente José Mujica por -precisamente- cómo maneja su comunicación. Sin embargo la impronta del jefe de Estado, un hombre de carácter "ingobernable", determinó que esa dependencia se enfoque en divulgar las actividades y opiniones del Poder Ejecutivo en general y no en la figura presidencial en particular.

Esa es una de las líneas de acción de esa Secretaría, donde trabajan unas 70 personas. La otra es ser veloz, trabajar más rápido que los medios de comunicación privados, ya sea radio, televisión o portales de Internet, para llegar antes que ellos con la visión que quiere transmitir el gobierno sobre un hecho determinado. A tal punto es esencial ganar la carrera, que en la actualidad existe un llamado a licitación para comprar un móvil satelital que permita transmitir acontecimientos en vivo por intermedio del portal de la Presidencia en Internet.
La realidad llegó a la Secretaría de Comunicación de la Presidencia pocos días después de que Mujica asumió su cargo en marzo del 2010. La hiperactividad pública del jefe de Estado había generado una "fiebre" entre los periodistas, que llamaban a toda hora a la oficina de la Torre Ejecutiva, según recuerdan algunos funcionarios. Preguntaban dónde estaba, a dónde iría, qué pensaba decir, y la respuesta comenzó a
ser la misma: "No lo sé, no lo sabemos". En pocas horas, Mujica ya había tenido una entrevista en una radio, había pronunciado un discurso y luego había hablado en rueda de prensa; sorprendía con permanentes salidas de protocolo y comentarios provocativos que ponían a los periodistas ante el dilema de resolver cuál de todas las informaciones que tenían del presidente eran las más importantes. Así empezaban a ser los días normales.
Si bien opinó que la palabra "ingobernable" -que para varios funcionarios es la más precisa- no es la adecuada, el director de la Secretaría de Comunicación, Gonzalo Carámbula, respondió ante una consulta de Búsqueda que "es claro que el presidente tiene una estrategia de comunicación propia".
La dependencia, que funciona en el segundo piso de la Torre Ejecutiva, se concentra en difundir información del Poder Ejecutivo, algo diferente a su funcionamiento antes del actual gobierno, cuando se priorizaban las apariciones del presidente de turno.
A su vez, se determinó el carácter "institucional" y "no partidista" de la información, algo que Carámbula, quien desde el 3 de marzo del 2010 dirige la Secretaría junto con Néstor Delgado, transmitió de manera personal a todos quienes trabajan allí. De manera sintética, lo que les explicó es que si bien no oculta su condición de integrante del Frente Amplio, el trabajo de la Secretaría no se haría con un fin político partidario.
Algo similar indicó ante la Comisión de Propaganda del Frente Amplio. Es precisamente en el Frente Amplio donde algunos dirigentes discrepan con esa forma de trabajo y entienden que la Secretaría de Comunicación debería ser una herramienta útil para divulgar propaganda política. Eso, según fuentes políticas que consultó Búsqueda, implica para la Secretaría de Comunicación el desafío de lidiar con algunos intentos de incorporar criterios políticos e incluso reproches porque ministros de un determinado sector aparecen más que otros.
Frente a eso, el propio presidente respalda el carácter institucional de la información que maneja la Secretaría de Comunicación, despojado de elementos partidarios. A partir de ello, la dependencia inició hace dos años un proceso de "rearquitectura".

"Instantaneidad". Mobiliario y paredes relucientes, computadoras y otros equipos y teléfonos nuevos, gente que sale de sus sillas y que habla sobre su trabajo; pizarras de acrílico donde figuran palabras como "público", "metas", "facebook", "productos de comunicación". No parece la descripción de una dependencia pública, pero es lo que se percibe en el segundo piso de la Torre Ejecutiva.
La Secretaría de Comunicación busca ampliar sus vías de difusión. Aún tiene en el debe la divulgación de audios armados de forma específica para radio, pero ya alcanzó algunas de sus metas en materia de videos, fotografías y textos. También ingresó en la red social Twitter, mientras prepara su perfil en Facebook.
La conducción de esta dependencia tiene por objetivo aumentar la productividad por dos motivos centrales. Uno es enfrentar una mecánica de trabajo común en varias oficinas públicas, que consiste básicamente en hacer "lo mínimo indispensable". Pero la otra razón está incluida en los "principios" de la Secretaría que están publicados en Internet: "Instantaneidad o inmediatez".
"Nosotros competimos, hay una impronta de competitividad. ¿Por qué lo hacemos? En esto no hay ingenuidad: somos competitivos porque a mí me interesa que la versión del ministro salga lo más parecido o lo más fiel a lo que el ministro quiere decir", comentó Carámbula, y precisó que la idea es que esa visión sea divulgada antes de que otros medios transmitan el hecho con un enfoque crítico de la posición del Poder Ejecutivo.

Reforma. El primer párrafo de este artículo tiene 503 caracteres, y por lo tanto no habría podido ser publicado en el sitio de la Presidencia en Internet, en virtud de las estrictas pautas que fueron dispuestas para la redacción. El software (programa informático) prohibe de hecho que las notas superen los 3.000 caracteres, que los títulos se pasen de 90, y que los "copetes" (término de jerga periodística con que se nombra al primer párrafo de un artículo) no pueden ocupar más de 430.
También el tiempo de duración de los videos fue acotado a un límite máximo de dos minutos, salvo algunas intervenciones del presidente que pueden llegar a cuatro minutos.
La Secretaría reformó el portal de la Presidencia en Internet (www.presidencia.gub.uy) y aumentó la cantidad de artículos, de fotografías, de audios y de videos publicados. Según sus propias estadísticas, desde esa reforma, en junio del 2011, la productividad saltó a más del doble. Fueron publicados en ese segundo semestre 2.383 notas, 980 coberturas fotográficas, 560 videos, y 1.713 audios.
La Secretaría se estructuró en secciones, de la misma manera que un medio de comunicación privado. Se hicieron cursos de redacción durante varios meses e incluso se creó un "Manual de Estilo" como disponen medios de comunicación en todo el mundo.
Si bien durante mucho tiempo era frecuente la aparición de faltas ortográficas o incluso errores de sintaxis en artículos publicados en el portal, en los últimos tiempos comenzó a hacerse evidente un mayor cuidado en la redacción. De hecho fueron contratadas en régimen de pasantía dos correctoras.
Carámbula asegura que los funcionarios con los que
cuenta la Secretaría son prácticamente la misma cantidad que disponía al inicio de su gestión. La explicación del aumento de producción de contenidos es -afirmó- que se reestructuraron los recursos. Por ejemplo, había diez funcionarios dedicados a servicios de cuestionable utilidad o que podían ser tercerizados con un costo mucho menor. Uno de ellos es la recolección de notas de medios de comunicación, que antes estaba a cargo de un grupo de funcionarios. La Presidencia contrató al proveedor de ese servicio mipais.com.uy y asignó a los funcionarios a otras tareas. "Para nosotros -comentó Carámbula- es un pequeño orgullo de reforma del Estado".