Gobierno enfrentará escenario de paros y movilizaciones gremiales.

Pudencia en las próximas negociaciones salariales
mayo 29, 2012
NOTAS DE PRENSA JUNIO 2012
junio 6, 2012

EL OBSERVADOR | ACTUALIDAD | 29/05/2012  | Pág. 6
Gobierno enfrentará escenario de paros y movilizaciones gremiales. Reclamos. Rendición de Cuentas y negociación colectiva agitarán a los sindicatos
El gobierno se prepara para enfrentar un escenario adverso originado por reclamos de gremios tanto del sector público como del privado. Se espera que los estatales salgan a las calles a reclamar mejoras de todo tipo para presionar e introducirlas en la ley de Rendición de Cuentas, que pronto se enviará al Parlamento, mientras que los privados se movilizarán en el marco de los Consejos de Salarios que para varios grupos empiezan a mediados de junio.

Incluso, el último informe de conflictividad laboral que hizo el Instituto de Relaciones Laborales de la Universidad Católica, adelantó que espera un aumento de los paros en los meses venideros. "Se aproxima el proceso de discusión de la Rendición de Cuentas donde históricamente se movilizan los gremios públicos en busca de mejoras y se están estudiando cambios profundos en las condiciones de trabajo de los funcionarios de la Administración Central. Además, varios convenios colectivos vencerán, estando próximo el comienzo de una nueva ronda de Consejos de Salarios, todo lo que hace prever que la conflictividad sea mayor en los meses venideros, en particular en relación a abril cuando la misma fue muy baja", estableció el estudio de la universidad privada.

Otras movilizaciones estarán vinculadas a la educación. Los problemas edilicios y el plan Promejora fueron motivos de paro en el comienzo del año lectivo fundamentalmente por parte de los profesores. Ahora, abandonaron esas consignas y la principal es la presupuestal.

Con ese tire y afloje de fondo, las autoridades definen las prioridades para la asignación de recursos y, según trascendió, el dinero "extra" en las arcas del Estado irá para educación, salud y seguridad, y en menor medida para infraestructura. Eso es porque el gobierno quiere focalizar el esfuerzo en esos tres sectores y apuesta a mejorar la infraestructura del país (trenes, carreteras, centro de convenciones, cárceles) con inversiones privadas que se canalizarán a través del sistema de participación público privada.

Para los privados, donde según las ramas de actividad hay gremios dominados por sectores moderados y otros radicales, la batalla tendrá como centro los reclamos y aumentos salariales, pero los puntos a discutir serán los pagos por productividad -donde no siempre se puede establecer con claridad o al menos varía según los sectores- y la duración de los convenios.

En las cámaras de Comercio y en la de Industria, dos de los sectores que más emplean personal, el llamado a "tener prudencia" gana los discursos de los dirigentes, según consultas de El Observador, y se pide que los acuerdos salariales que se logren sean por un año "para ver qué es lo que pasa" con el panorama internacional de crisis que afecta a mercados a los que Uruguay exporta.

¿Y el gobierno?
En el Ejecutivo, el ministro Eduardo Brenta (Trabajo) ya dejó claro cuál es la aspiración oficial. El secretario de Estado dijo que las condiciones actuales y las previsiones económicas de Uruguay permitirán realizar convenios colectivos "a largo plazo" marcando así una posición diferente a la de los empresarios. El lograr acuerdos entre empresarios y trabajadores, asegura, entre otros aspectos, tener paz laboral. Si se alcanzan, el gobierno llegará al fin del mandato con relativa calma en el frente sindical. Brenta afirmó que "perfectamente pueden establecerse convenios a tres años".

Washington Burghi, presidente de los industriales, había comentado a El País que los convenios deberían ser por un año, alegando que "la incertidumbre es grande".

Brenta dijo que entiende la posición de los empresarios, y por ello se pueden establecer cláusulas de salvaguardia que permitan renegociar los convenios si suceden hechos que alteren la situación planteada al momento de su firma. El ministro insistió en que "eso no significa que no se tenga una previsión respecto a cómo va a evolucionar la economía en los próximos años en función de inversiones que ya están realizándose, que se van a realizar y están comprometidas", comentó. "Hay elementos que permiten prever que la economía uruguaya va a continuar avanzando en los próximos años a un ritmo quizá un poco más lento", agregó.

En tanto, desde el PIT-CNT tampoco son afines a negociar convenios a corto plazo. Marcelo Abdala, dirigente de la central, señaló que aún no existen motivos para hablar de convenios de un año porque la producción del país no se ha visto impactada por la crisis. Las proyecciones del equipo económico establecen un crecimiento del Producto Bruto Interno de 4% anual hasta 2014.