Entes definen ajustes de tarifas en contexto de mayor inflación

Gobierno habilita firma electrónica para comercio y trámites estatales.
diciembre 12, 2011
ANTEL lanzó en Punta del Este Internet Vera, con tecnología 4G
diciembre 13, 2011

Aumentos. ANCAP, UTE y OSE prevén elevar el precio de sus facturas, mientras que ANTEL los mantiene
Las empresas públicas analizan la magnitud de los ajustes de tarifas para el comienzo del año próximo, pero los eventuales aumentos deberán ser negociados con el equipo económico en un contexto de aceleración de precios.

Los casos más complejos son los de UTE y ANCAP, empresas que esperan incrementar sus costos durante 2012 por los pronósticos de "verano seco" y por las proyecciones de alza del barril del petróleo.

Las autoridades de UTE definirán la semana que viene el ajuste de sus tarifas, aunque la suba deberá ser avalada por el Ministerio de Economía (MEF), que estudia la información presentada por el ente eléctrico sobre los costos e inversiones planeadas para el año próximo.

El director de UTE Gerardo Rey dijo a El Observador que se planteó un gasto de US$ 840 millones para sostener el abastecimiento de energía durante 2012. Para ese rubro, este año se habían presupuestado US$ 701 millones, pero habrá que adicionarle unos US$ 100 millones por la evolución que tuvo el precio del petróleo. Los costos de generación se previeron con un barril de petróleo a US$ 87, y el promedio a noviembre era de US$ 110, explicó.

Este año la generación hidráulica se ubicó en valores promedio, pero para el próximo verano se esperan menores lluvias, lo que reducirá la generación en las represas, señalaron fuentes del mercado eléctrico. Por tanto, la producción térmica -que es más costosa- deberá intensificarse, con un combustible más caro por la suba prevista del crudo (ver recuadro).

En el informe enviado a Economía se proyectan inversiones por unos US$ 320 millones.

El único ajuste de las tarifas de UTE en 2011 se produjo en febrero, cuando aumentaron 5,6%.

Por su parte, ANCAP maneja tres escenarios posibles, sobre los cuales trabajará con el gobierno. El primero implica elevar las tarifas para adecuarse a los precios petróleo por encima de su valor de referencia; la segunda opción sería reducir el aporte a Rentas Generales que realiza a través del Impuesto Específico Interno (Imesi) por la venta de gasolinas para compensar el sobrecosto;y el restante es encontrar un punto intermedio entre las dos primeras alternativas. "El ajuste no está definido, pero puede definirse en cualquier momento", indicó a El Observador el vicepresidente de ANCAP, Germán Riet,

"Las tarifas de ANCAP están descalzadas con la realidad. Lo que se está discutiendo es como arreglarla. Aumento de tarifa o reducción del Imesi -que el consumidor no se entera-, o las dos. Mantenerlas sin compensación para ANCAP sería complicado", comentó el jerarca. En enero, el ente aumentó 6,5% el precio de los combustibles. El último ajuste se produjo en marzo, cuando se dispuso un incremento de 9,7% en promedio.

En tanto, ANTEL no prevé ajustar sus tarifas en los próximos meses, dijo a El Observador su presidenta, Carolina Cosse.

En el caso de OSE, el incremento regirá a partir del 1 de febrero y su alcance será similar a la inflación de 2011, o medio punto porcentual menos, según informó a El Observador el vicepresidente del organismo, Daoiz Uriarte.

Según estimaciones de analistas, los precios subirán este año 8%, según la mediana de respuestas de la Encuesta de Expectativas de Inflación del Banco Central de noviembre. Los aumentos que se definan para las tarifas públicas tendrán una incidencia decisiva sobre el nivel de precios.

El Índice de Precios al Consumo (IPC) aumentó 8,4% al cierre del año móvil a noviembre, lo que implicó una aceleración respecto a octubre. Ese guarismo preocupa al gobierno, pues se aleja del rango de 4%-6%, reconoció el jueves el presidente del BCU, Mario Bergara.

Agregó que "el BCU eventualmente tomará medidas para hacer creíble la actual política de estabilidad de precios para que los agentes puedan tomar sus decisiones en un contexto de estabilidad macroeconómica". Otras veces el gobierno recurrió a la baja de tarifas administradas para moderar la suba de precios.