Emprendimientos llamados a generar impacto social

Antel en firme apuesta a promover el deporte
julio 27, 2012
Afirmó que los canales deben tener responsabilidad sobre los contenidos
julio 27, 2012

CAFE Y NEGOCIOS (SUPLEMENTO DEL OBSERVADOR) | EMPRESAS | 22/07/2012  | Pág. 4
 Centro de innovación social. Invitan a invertir en la base de la pirámide y poner la tecnología y el emprendimiento al servicio de los sectores más vulnerables de la población mediante empresas redituables.

POR MELISSA LEWIS ESPECIAL PARA EL OBSERVADOR

La idea surgió en 2008 como una spin-off de la organización Un techo para mi país -que recauda fondos para la construcción de viviendas de emergencia en zonas de pobreza- y se implementó en Chile. Hoy se está operando desde Uruguay la ejecución del proyecto en Buenos Aires, Bogotá y Río de Janeiro, y sus representantes están en busca de fondos locales para traer a Montevideo la idea del Centro de Innovación social (CIS) que busca invertir en la base de la pirámide para generar emprendimientos que generen impacto social.

Se trata de crear empresas o asesorar a existentes en la generación de productos y servicios que, al tiempo de ser económicamente rentables, tengan un impacto social y estén al servicio de las familias más excluidas y de problemas sociales.

"Lo que estamos buscando es poner la innovación, la tecnología y el emprendimiento al servicio de los desafíos sociales", explica Ignacio González que, junto con Maximiliano Pérez, está a cargo de la dirección del CIS.

"Estamos invitando a invertir en la base de la pirámide, o sea a los dos tercios del mundo que viven con menos de US$ 1.500 al año ( US$ 4 por día) y de esa manera reducir lo que llamamos el impuesto a la pobreza", agrega González.

Para públicos y privados
Uno de los productos que ofrecen son consultorías a empresas que quieran ingresar al negocio. Un ejemplo es el convenio que realizaron en Chile con la empresa de telefonía Movistar, donde desarrollaron productos y servicios específicamente para esos sectores de la población que están por fuera del sistema y se logró conectar así a cuatro millones de chilenos.

Otro de los productos que ofrece el CIS y que busca implementar en Uruguay es un Laboratorio de Innovación Social. Se trata de una plataforma abierta -una especie de red social- donde se establece un desafío.

En el sistema las personas interactúan postulando ideas y soluciones para el desafío planteado, siempre y cuando tengan que ver con emprendimientos nuevos, rentables, y que a su vez tengan un impacto social, trabajando en la línea de la responsabilidad social empresarial.

Las mejores ideas planteadas se irán transformando en modelos de negocio y luego serán financiadas a través del sponsor con el que se estableció el convenio previamente, que pueden ser empresas o el Estado. "Las soluciones a la pobreza no se hacen desde la academia o desde la empresa sentados en un banco. No hay fórmulas mágicas, hay que trabajar con la gente y desarrollar cosas que les sean útiles", afirma Pérez.

Desde la Universidad
El CIS pretende trabajar con estudiantes de todas las universidades, hacer llamados para que emprendedores propongan ideas nuevas y proyectos propios en la plataforma que se montará.

Según González, la academia y la innovación se están enfocando a un tercio de la población que puede acceder a productos que son relativamente caros y están dejando por fuera a los restantes dos tercios de la población y es ahí donde ellos ven que está el mercado más grande del mundo y las empresas pueden aprovechar eso rompiendo con el esquema de ´o se tiene impacto social o se es rentable´ porque se puede ser las dos cosas al mismo tiempo.

"Queremos poner a conversar la tecnología y el emprendimiento con la realidad de los más excluidos. Las universidades están formando profesionales que están preocupados por inventar el iPhone 5 y no nos damos cuenta que a tres kilómetros hay problemas que vive el país. Ese debería ser el verdadero foco de las universidades", concluyó González.