El Poder Ejecutivo pretende que Antel tenga el monopolio de la infraestructura de fibra óptica

TV digital hasta en el ómnibus
mayo 18, 2012
El día de internet: una celebración que se afianza
mayo 18, 2012

BUSQUEDA | DESARROLLO | Pág. 16 | 17/05/2012

El Poder Ejecutivo pretende que Antel tenga el monopolio de la infraestructura de fibra óptica y arriende parte de la red a privados.

La comparación se escuchó en estos días en la Torre Ejecutiva: así como las carreteras son infraestructura del Estado pero los vehículos son particulares, la red de fibra óptica puede ser monopolio de Antel pero los contenidos y servicios que circulen por ella pueden ser también de empresas privadas.

Ese es el esquema que el presidente José Mujica y sus allegados en el Poder Ejecutivo tienen en mente desde que anunciaron en público que encargaron al Ministerio de Industria la elaboración de un proyecto de ley que otorgue el monopolio del despliegue de esa tecnología a la empresa estatal Antel.

"Hubo un anuncio del señor presidente de la República en cuanto a que en los próximos días se ha coordinado con el
Ministerio de Industria, Energía y Minería el envío al Parlamento de un proyecto de ley que establezca el monopolio del uso público de la fibra óptica por parte de Antel en el bien entendido de que Antel no deberá incursionar en el tema contenidos", leyó el subsecretario de la Presidencia, Alberto Breccia, de un papel durante la conferencia de prensa posterior a la última reunión del Consejo de Ministros, el lunes 14.

Altos jerarcas del Poder Ejecutivo dijeron a Búsqueda que la idea del presidente es que Antel tenga el monopolio de la infraestructura y que a la vez se le autorice a arrendar a privados el uso de parte de esa red.
"El presidente no quiere que por las leyes del mercado y la supremacía tecnológica y económica de las grandes transnacionales se apropien de eso. A su vez hay que aventar la idea de que el Estado se va a quedar con todo", dijo un asesor del mandatario.

Sin embargo las fuentes aclararon que todavía no hay una postura definitiva, ya que otras autoridades del gobierno son favorables a una medida que monopolice no solo la infraestructura sino también los servicios.

La lógica que subyace detrás de la decisión de dar el monopolio de la fibra óptica a Antel es la del servicio universal: si hubiera competencia, los privados no estarían interesados en tender cables donde haya poca densidad de población y el negocio no sea rentable. Antel, en cambio, tiene la obligación de hacerlo y tendría una desventaja comercial.

Según las fuentes, el ejemplo que usa el presidente es el de UTE: "Cualquiera puede producir energía eléctrica pero la garantía de que la energía llegue a todo el país al mismo precio es UTE".

La fibra óptica se situó en el centro de la discusión sobre telecomunicaciones desde que el gobierno intimó a la empresa Claro a dejar de dar servicios de fibra óptica, al considerar que la autorización que tiene para operar en Uruguay
no incluye ese servicio.

Según la Constitución, para instituir monopolios "en favor del Estado o de los gobiernos departamentales, se requerirá la mayoría absoluta de votos del total de componentes de cada Cámara", es decir, la mitad más uno.

El envío de un proyecto de ley tiene también un contexto político. Fuentes del gobierno dijeron que el ministro de Industria, Roberto Kreimerman, el subsecretario, Edgardo Ortuño, y la presidenta de Antel, Carolina Cosse, plantearon su interés de que la medida se tomara por decreto, buscando alguna formulación alternativa a la del monopolio que tuviera sus mismos efectos.

Sin embargo, Mujica decidió encargar un proyecto de ley para enviar al Parlamento, de modo que un tema que genera tanta controversia pueda ser debatido a nivel político por todos los partidos, agregaron los informantes.

Usar el telégrafo. Consultado sobre el anuncio del Poder Ejecutivo, José Pedro Derrégibus, presidente de la Cámara de Telecomunicaciones, opinó que "en el mundo no se regula por tecnología, se aplica el principio de neutralidad tecnológica que otorga libertad a quien presta servicios para elegir la mejor tecnología disponible para sus clientes; esto es atar, es limitar, es casi como pensar que se regule obligando a que los clientes sigan utilizando el telégrafo en lugar de los mensajes de texto".
"Aún no tenemos detalle de lo que se pretende, pero si fuese que solo un operador pueda brindar una tecnología, sería un retroceso, e impacta en el clima de inversión al cambiar reglas de juego y no respetar tratados internacionales de protección de inversión, ni las leyes de defensa de la competencia vigentes en el país", afirmó.

En el ámbito político, el senador colorado José Amorín (Propuesta Batllista), considera que "esto no es conveniente".
"En el mundo entero este tema está en competencia. Solo Uruguay y Cuba pretenden tener el monopolio. Y esto no es contra Antel, es a favor, para que Antel compita con éxito como lo hace en el mercado de telefonía celular. La competencia trae mejores precios y mejores servicios. Queremos que al ciudadano le
vaya bien y tenga Internet a bajos precios y de buena calidad. Nosotros vamos a trabajar en contra del monopolio", adelantó.

Jorge Larrañaga, senador del Partido Nacional, dijo que no tiene una posición definida. "Es importante analizar cómo se distingue este tema de la transmisión de voz y datos, qué impacto tendrá la fibra óptica en la telefonía celular -dijo-. Vamos a analizar estos temas en función del interés nacional, a la luz de la defensa del interés de todos los uruguayos. Porque la competencia es muy buena pero cuando hay igualdad. Si el posicionamiento deja en situación de fragilidad a la empresa (pública), hay que analizar bien".