El monopolio y la estrategia

BÚSQUEDA 19/4/12 P.18
abril 20, 2012
PN propone multipartidaria
abril 20, 2012

BUSQUEDA 19/04/12 P.18

El monopolio y la estrategia

El Poder Ejecutivo concedió a la telefónica Claro una prórroga para dejar de brindar el servicio de fibra óptica para el que no está autorizada.

El caso puso sobre la mesa la discusión sobre los alcances del monopolio de Antel en telecomunicaciones y llevó a un debate en el Parlamento. Allí los jerarcas del Ministerio de Industria indicaron que la política oficial consiste en no autorizar negocios que no coincidan con la "estrategia" de desarrollo que el gobierno decidió para las telecomunicaciones.

Una norma que se aprobará en los próximos días apunta a reforzar ese concepto. El director nacional de Telecomunicaciones, Sergio De Cola, informó a Búsqueda que "hay un borrador de un decreto, que en este momento está en análisis de Jurídica de la Presidencia, donde se aclaran aspectos de las licencias de telecomunicaciones y las sanciones en casos de incumplimiento".  

"Se clarifican más esos puntos: que para prestar un servicio tenés que estar autorizado y que en caso de que se preste el servicio sin autorización, se es plausible de sanciones", afirmó.

La "estrategia". El 16 de abril el ministro de Industria, Roberto Kreimerman, compareció ante la Comisión de Industria del Senado por segunda vez en menos de una semana junto a integrantes de su equipo.

Allí el senador colorado José Amorín cuestionó que se impida a operadores privados dar servicios de Internet tales como el cable modem o la fibra óptica, y preguntó "si el Ministerio conoce alguna norma que establezca que Antel debe tener el monopolio en la transmisión de datos y de Internet por vía terrestre".

El legislador aclaró que para imponer un monopolio se necesita "una ley que debe ser votada por mayorías especiales", según establece la Constitución.

Kreimerman respondió que en la prestación de Internet "no existe monopolio por parte de Antel", ya que el servicio "se presta a través de cinco proveedores".

No obstante, los privados no son autorizados a ofrecer todas las tecnologías disponibles. El ministro justificó esa realidad: "Cuando se trabaja un mercado a partir de una tecnología, el cambio por otra es totalmente difícil o imposible". Sostuvo, por ejemplo, que el cable modem es una tecnología "obsoleta" y que por eso no se autoriza a los cableros a transmitir Internet.

"Cuando alguien queda rehén de tecnologías viejas, lo que parece ser libre competencia no lo es porque hay que elegir a qué escala de mercado se atiende", afirmó.

La libre competencia en el área tecnológica, agregó, "no termina beneficiando al usuario sino siendo contraproducente para él".

Según el ministro, "la tendencia" es que los privados atiendan a "determinadas corporaciones" y dejen "que sea el Estado o algún organismo el que atienda a la mayoría de los usuarios a un costo mayor".

El subsecretario Edgardo Ortuño indicó que la Ley de Presupuesto Quinquenal otorgó al Poder Ejecutivo "la responsabilidad y la competencia legal para fijar las políticas de telecomunicaciones".

Ortuño dijo que el gobierno está apostando "a la máxima penetración y calidad a través de las tecnologías de Cuarta Generación y fibra óptica".

"A los operadores que plantean solicitudes de licencia para desarrollar negocios empresariales con tecnologías que nosotros consideramos obsoletas o con menores capacidades, el Ministerio les manifiesta muy francamente que entiende que no es lo mejor para el país", puntualizó.

Amorín preguntó entonces por qué no se autoriza a las empresas que quieren prestar sus servicios de fibra óptica, como ocurrió con Claro.

Kreimerman respondió que lo que hacen los privados es "descremar un mercado a través de la utilización de tecnologías para servir a unos pocos negocios rentables y no para atender al conjunto de la población".