El aumento del costo salarial de las empresas públicas en 2012 es muy fuerte

El gobierno se cuida para no develar tareas de inteligencia
agosto 16, 2012
Regulación de radio y TV tensó debate en Diputados
agosto 16, 2012

Finanzas. El aumento del costo salarial de las empresas públicas en 2012 es muy fuerte, con tasas superando el 20%
HORACIO BAFICO Y GUSTAVO MICHELIN

Las finanzas públicas en el primer semestre del 2012 muestran que una buena parte del deterioro observado en el último año y medio se corresponde a acontecimientos que tienen que ver con las Empresas Públicas. El resultado primario del conjunto del sector público no financiero pasó del 2,1% del PIB en el año 2010 al 1,0% en los doce meses culminados en junio pasado. Esta reducción de la capacidad de hacer frente al pago de intereses de deuda coincide con una caída similar en el resultado primario corriente de las empresas públicas en las mismas fechas.

El peso en la economía de las cuatro empresas más grandes: Ancap, UTE, OSE y Antel, es relevante y las decisiones de política que toman no pasan desapercibidas debido al tamaño que tienen y la repercusión que generan en otros ámbitos de la economía.

Cuando se analizan las finanzas públicas, se presentan dos razones principales por las cuales interesa integrar la información de las empresas de propiedad estatal y ver su evolución en el tiempo.

En primer lugar, hay un interés directo por el lado de los ingresos corrientes para el Tesoro Nacional que se generan por los denominados aportes de las empresas. En segundo término, se debe tomar en cuenta la garantía que, explícita o implícitamente, otorga el Estado a la gestión de las mismas. Esta cobertura determina una utilización de los recursos fiscales ante la potencial necesidad de capitalizar a una de estas empresas si es que llega a tener pérdidas que impacten significativamente en el capital.

En el primer caso, el aporte directo que estas empresas hacen a los ingresos de tesorería es un concepto similar al del pago de dividendos o distribución de utilidades en una sociedad anónima de propiedad privada.

En esta instancia el propietario es el Estado, debido a que la sociedad en su conjunto invirtió en el capital para constituir estas empresas. Por lo tanto, el Estado tiene que recibir ingresos por esa inversión. Obviamente que es un caso especial debido a que el "accionista" es la gente y al mismo tiempo es el consumidor de los bienes o servicios de estas empresas y puede estar recibiendo beneficios a través de las tarifas o la calidad del servicio. En los últimos doce meses, el aporte de las Empresas Públicas a la Tesorería en efectivo se ubicó en 0,6% del PIB y dos años atrás había sido de 0,8%.

El segundo punto de evaluación financiera consolidada con el sector público surge de la necesidad de considerar el potencial impacto de una mala gestión de las empresas.

Para esta cuantificación, la convención que se utiliza es incorporar al análisis financiero del sector público una medida del resultado operativo que se denomina resultado primario corriente. Este valor consiste en la diferencia entre los ingresos de las empresas y los egresos corrientes sin computar los intereses pagados por el endeudamiento. El resultado primario corriente fue en los doce meses a junio de 2012 un 0,7% del PIB y al cierre de 2010 un 2,3%.

A veces es difícil comprender por qué se suman los resultados financieros del gobierno con el de las empresas estatales. Una de las razones que existe a nivel internacional como práctica del análisis financiero del gobierno es evitar el "maquillaje" de la realidad financiera. Es por eso que este tipo de exposición es una exigencia del FMI y de las calificadoras de riesgo.

En el Gráfico Nº 1 se ilustra la evolución reciente de estos dos conceptos. La tendencia decreciente desde el año 2010 es visible, aunque tal como se analiza más adelante en lo que va de 2012 se siente el impacto de la sequía que afectó al país en verano y, por lo tanto, hay una caída que es solamente coyuntural.

En los hechos, la Rendición de Cuentas prevé que en los próximos años se va a revertir esta situación.

ELECTRICIDAD. En los primeros seis meses del presente año, UTE debió soportar el impacto de una fuerte sequía que determinó una muy baja generación sobre la base de la potencia hidráulica. La diferencia financiera es sustancial pues mientras que generar electricidad en las represas tiene un costo operativo casi nulo, cuando se hace por las centrales térmicas hay que consumir combustible y el costo resulta muy superior.

El consumo en la primera mitad de 2012 aumentó un 2,9% de acuerdo a los Mwh vendidos por la empresa. Es una tasa moderada para el ritmo de crecimiento de la economía pero que, por las razones climáticas señaladas, exigió particularmente los gastos en combustible e importación de energía desde los países vecinos.

Como la tarifa para el consumo residencial, que es el mayoritario, registró una variación en pesos del 7,7% al comparar el promedio del primer semestre en los dos últimos años, el total de ingresos corrientes subió en el orden del 10,9%.

Para satisfacer esta demanda, la empresa incrementó sus egresos corrientes 43,3% en el mismo período de tiempo. Las remuneraciones aumentaron 21% y los bienes y servicios (incluyendo los combustibles) lo hicieron en un extraordinario 62,0%.

El mayor uso de combustibles se debió a que los Mwh generados con hidráulica bajaron en esta primera mitad del año 40% y para satisfacer el consumo debió aumentar la generación térmica 37%, la eólica 14% y la importación 146%. Si se suman las fuentes que tienen costos altos de generación, se observa en lo que va de 2012 un aumento del 47% que se contrapone a la caída del 40% en la hidráulica que no tiene costos significativos.

Esta situación se amortiguó desde el punto de vista financiero con el Fondo de Estabilidad Energética que transfirió a UTE aproximadamente $ 3.000 millones entre mayo y junio evitando el ajuste de las tarifas. Aún así, el déficit en estos seis meses ascendió a $ 3.192 millones.

COMBUSTIBLES. Parte de los problemas de UTE se transfirieron a Ancap, pues es el proveedor de combustibles y no genera un margen suficiente, lo que resiente sus finanzas. También desde el Ministerio de Economía se presionó a esta empresa para que postergue los incrementos de tarifas, cuando los precios internacionales o el dólar se lo exigen. Es así que no ha tenido un buen primer semestre en 2012 con un déficit de $ 4.000 millones.

En la primera mitad del año, los ingresos subieron un 23% pero los egresos corrientes crecieron con mayor fuerza (34%). Entre los gastos sobresalen las partidas salariales que aumentan 23,8% y el consumo de bienes que subió 41,2%.

En el Gráfico Nº 2 se ilustra la evolución del resultado corriente de Ancap y UTE, y el comportamiento descendente es muy parecido en los dos. En ambos casos, lo que se ilustra es la diferencia entre el ingreso por ventas corrientes menos los egresos corrientes. Queda por fuera del análisis financiero la inversión que en el caso de Ancap puede llegar a ser muy importante porque involucra el manejo del stock de petróleo crudo.

La tendencia del resultado corriente de Ancap es preocupante. Arranca en niveles deficitarios y muestra un empeoramiento mes a mes que da cuenta de un problema estructural.

AGUA. De acuerdo al IPC, la tarifa de OSE en el primer semestre de 2012 aumentó 5,8% en comparación con el mismo período del año pasado. Por lo tanto, la facturación debe haber aumentado en cantidades de metros cúbicos porque el ingreso corriente de la empresa registra una variación del 7,6%.

También en este caso los ingresos no llegan a aumentar lo suficiente como para contrarrestar el incremento en los egresos corrientes que se ubicó en 13,7%. Se observan aumentos muy fuertes en salarios (15,4%) y en bienes y servicios consumidos (19,4%).

Es por eso que, tal como se ilustra en el Gráfico Nº 3, hay un menor resultado corriente en esta empresa a lo largo del primer semestre donde se observa como una caída en escalón en comparación con el período anterior.

De acuerdo a la evolución que se presenta en el Gráfico Nº 4, también hay una tendencia decreciente en Antel, pero en este caso la gestión financiera es superavitaria.

Los ingresos en el primer semestre aumentaron 7,6% mientras que los egresos corrientes lo hicieron 11,7%. En este caso, la variación del costo salarial fue más modesta que en las otras empresas y solo registra un aumento del 9,5% nominal.

En esta empresa se observa un fuerte incremento en la inversión. Cuando se compara este rubro con el año pasado, se observa una tasa de variación del 87%.