‘Debemos tener claro el carácter estratégico de las telecomunicaciones’.

NOTAS DE PRENSA NOVIEMBRE 2010
noviembre 1, 2010
Uruguay cayó en el ranking mundial de facilidad para hacer negocios
noviembre 4, 2010

Carolina Cosse, Presidenta de Antel
Escriben: Jorge Estellano y Oscar Cestau

Carolina Cosse establece que el país tuvo la sabiduría de no privatizar sus telecomunicaciones, y la sigue teniendo al entender el carácter estratégico de las mismas. Apuesta por mejorar la educación entre los funcionarios e impulsar entre los mismos el manejo del inglés. Pretende -bajo su administración- que el 100% de los hogares uruguayos tenga conexión a Internet y da detalles de las políticas promovidas por Antel en materia de banda ancha. Adelanta que en pocos días el ente abrirá la licitación para la implementación de fibra óptica al hogar.

¿Qué objetivos esenciales se marcó para Antel bajo su administración?
Afianzar el liderazgo en todas las áreas de telecomunicaciones y, en particular, alinear los objetivos de la empresa con las políticas públicas que lleva adelante el gobierno. Otro objetivo principal es lograr que el 100% de los hogares estén conectados a Internet. Básicamente es eso… De ahí se desprenden muchas líneas de acción que van desde temas de gestión, tecnológicos, y otros fundamentalmente educativos. La educación creo que es la columna vertebral de una gestión exitosa de esta empresa.
¿Qué aspectos pretende que abarque esa educación?
Hay varias facetas que vinculan tecnología, educación, desarrollo, justicia social, que transitan desde la educación de nuestros recursos humanos en temas concretos del quehacer de la empresa. Pero también la actividad de Antel como proveedora de servicios de comunicación, de servicios de telecomunicaciones, impacta en las políticas educativas en todo el país. No se podría haber desarrollado un Plan Ceibal si no hubiera existido Antel… Quizá se hubiese podido, pero con un alto grado de dificultad. Cualquier política pública que uno se imagine en el momento actual del mundo tiene un componente de las telecomunicaciones, y Antel es la empresa pública que actúa como herramienta para hacerla viable.
El tema de educación tiene que ver con una formación permanente y a todo nivel de nuestros recursos humanos. Además, tienen que haber acciones tecnológicas de Antel, resolviendo sus propios problemas. Si Antel se va a instalar o va a ubicar nuevos servicios en una zona del país, seguramente vamos a necesitar recursos humanos capacitados. Entonces la empresa se vuelve demandante de recursos educativos para lo que la rodea. Por eso veo a la educación como una herramienta de gestión que puede actuar muy bien como columna vertebral de la gestión. De hecho, hemos disparado una serie de medidas dirigidas a la interna, pero que tienen impacto en el servicio de nuestros clientes. Por ejemplo, lanzamos un plan de culminación de enseñanza secundaria para los funcionarios de Antel. Ese plan es un convenio que ya se firmó con Enseñanza Secundaria que va a empezar a funcionar el año que viene, mediante el cual los profesores darán clases en las oficinas de Antel de todo el país. El hecho que nuestros funcionarios terminen esa etapa de enseñanza secundaria tiene consecuencias inmediatas en el quehacer de la empresa, pero también las tiene en las familias de esos funcionarios. Cualquier cosa que salga de la educación siempre tiene frutos positivos.
¿Cuál es el porcentaje del personal del ente que no terminó secundaria?
Para poder encarar el tema hicimos un relevamiento a través de nuestra intranet con un formulario de inscripción y se inscribieron 460 personas, en un total de seis mil trabajadores. Vamos a tener que armar un plan sostenido para que la gente vaya dando los exámenes libres, y acompañarlos para que culminen.
¿Entre que márgenes de edades se ubican esos funcionarios?
Entre los 20 y los 58 años.
¿Cómo surgió la idea?
Desde hace tres años se hace de manera sistemática en la Intendencia de Montevideo. Comenzó durante la administración del arquitecto Arana para la parte de Educación Primaria, después hubo un impase de un par de años, y luego se retomó. Viví esa experiencia en la Intendencia, y realmente es muy positiva. Copié de ahí la idea y me siento orgullosa de haberlo hecho. Otro tema que también nos preocupa es el manejo de inglés por parte de los funcionarios. Y en ese aspecto estamos trabajando con nuestra área de educación para llevar adelante un plan, esta vez con la UTU, probablemente para tratar de empezar una campaña de masificación del manejo del inglés entre los trabajadores de Antel. Pero también nos interesa nuestra relación con todo lo que sean iniciativas educativas del país. Trabajamos en forma muy estrecha con el Ministerio de Educación y Cultura en el tema de los centros MEC, y estamos siempre al firme con el Plan Ceibal.

Una banda más ancha
Uno de los pedidos que se le ha hecho con más ahínco a esta administración es la ampliación de ancho de banda. ¿En qué está ese tema? Antes que nada, me parece muy valioso que la mayor cantidad de gente posible maneje el concepto del ancho de banda. Da la sensación que hay una madurez importante en el país que permite que la gente esté hablando de ancho de banda; y eso es bueno para todos. En mayo dije que estábamos culminando un proyecto de ampliación del ancho de banda internacional… y se culminó. Eso redundó en que luego de un mes de puesta a punto, pudiéramos lanzar la duplicación de los servicios de ancho de banda para los servicios ADSL. Para llevar adelante una estrategia comercial convergente, estamos lanzando productos combinados de ancho de banda más cómputos de telefonía. Vamos a seguir con la combinación de productos, agregaremos otros y con valor agregado. También nos interesa mucho favorecer los nuevos modelos de negocios que nos presenten nuestros canales. Queremos afianzar y estrechar la relación con nuestros canales, que tienen la gran posibilidad de brindar servicios de valor agregado de manera muy rápida para los clientes. Instalamos además una plataforma de red de próxima generación, lo que nos va a permitir dar más servicios, que van desde una segunda línea, portabilidad del número, entre otros que vamos a ir agregando en los paquetes futuros.
¿Uruguay, de alguna manera, ha quedado relegado en la región respecto al tema de velocidad y ancho de banda?
No creo que Uruguay haya quedado relegado.

Hubo quejas en su momento…
Sí, puede ser. Lo que sucede con Uruguay es una cosa bastante distintiva… Por tener a Antel, cuando Uruguay lleva adelante un tema de telecomunicaciones, lo hace con una masividad que a los demás países les cuesta alcanzar. Entonces, no es que hay una isla de privilegiados que tienen servicios excelentes, sino una gran cantidad de ciudadanos, atravesando las capas sociales, que puede acceder a los servicios. Eso es una distinción muy importante, es un diferencial.
¿Y cómo estamos en términos de precios con la región?
Al rankear los servicios de 512 kilobyte por segundo, un megabyte, dos megabyte, cuando no estamos en la primera, estamos en la segunda posición en materia de precios. Diría que es apresurado compararnos con mercados de millones de subscriptores, por la cantidad y el poder adquisitivo. Acá hay un elemento que se llama ARPU (Average Revenue Per User, ingresos medios por usuario), que es un factor usual de comparación entre empresas de telecomunicaciones, y en los países de alto desarrollo está en el entorno de 100 -120 dólares; en Uruguay está en 30 dólares. O sea que no sería justo ni bueno para Uruguay pedirle a Antel que llegara a determinados niveles. Ahora, igual lo vamos a hacer. Vamos a sacar productos a nivel masivo de mucho más ancho de banda, y además estamos llevando adelante el proyecto Maldonado – Las Toninas que nos va a permitir tener una carretera de conexión internacional de cientos de gigabytes por segundo. Se trata de un cable submarino de 250 kilómetros, donde nosotros ya finalizamos las instalaciones terminales en Maldonado, se está llevando adelante la obra en Las Toninas, y el cable ya está encargado, ya se está fabricando. Hay una ventana en la que el cable se puede instalar, por temas de corrientes marítimas y ese tipo de cosas, pero esperamos que el proyecto esté operativo ya para el año que viene. Quiere decir que también estamos llevando adelante estos grandes temas de infraestructura. Les digo más: en pocos días van a salir los pliegos de licitaciones para implementar fibra óptica en el hogar. La fibra óptica, como medio de transmisión, tiene un ancho de banda ilimitado; la limitación está en las tecnologías de decodificación. Eso nos va a permitir dar mucho más servicios a los hogares. Antel está encarando ese proyecto de manera muy concreta y la licitación sale en 10 o 20 días. Es una primicia.
Tenemos una excelente infraestructura alámbrica, basada en fibra y en cobre y lo que estamos haciendo es reforzar el área de fibra cada vez más. Al mismo tiempo, Antel está encarando toda una inversión en tecnología 3G para el año que viene. Con la cobertura nacional que tiene Antel, sólo nos queda por incluir alguna zona del interior más profundo, entonces tenemos un plan de instalaciones que ya empezó y que se extenderá durante todo el 2011. Quiere decir que estamos atendiendo lo alámbrico y lo inalámbrico a la vez con tecnología de altísimo nivel.
En materia de tecnología ¿qué monto de inversión tiene planificado el ente para el quinquenio?
Un total de 800 millones de dólares.
Ante el cambio de numeración, el sindicato alertó porque tenía ciertos temores que eso trajera un nuevo operador en telefonía fija. Más allá de que esa sea una decisión del Poder Ejecutivo poner o no otro operador en el mercado, ¿cuál es su opinión al respecto?
Creo que como país debemos tener claro el carácter estratégico de las telecomunicaciones. Y es estratégico por muchas cosas… Es estratégico porque es comunicación, y porque la comunicación implica un sentido, una dirección, implica un énfasis, es una herramienta. Es estratégico porque se trata de un área de alta tecnología que, desarrollándola, permite actuar como pretexto de desarrollo de capacidades nacionales para que los jóvenes no se vayan, para que tengan algo que estudiar y hacer alrededor de todo lo que genera las telecomunicaciones. Para que eso sea así, no puede quedar librado al mercado, porque eso ya demostró ser un desastre. Uruguay tuvo la sabiduría de no privatizar sus telecomunicaciones, y creo que sigue teniendo la sabiduría de entender el carácter estratégico de las mismas.

Antel hizo una reestructuración interna. ¿Qué evaluación hace de la misma?
Antel había firmado un convenio con el sindicato, y ya se venía realizando una reestructuración escalafonaria. Enseguida que tomé la presidencia del directorio me aboqué a continuar con eso, y luego, cuando se completó el directorio definitivo, articulamos la puesta en funcionamiento de la reestructura escalafonaria que se había acordado previamente. Hemos mantenido jornadas de trabajo prácticamente semanales con el sindicato, bajando a tierra lo que se había acordado.
¿Ha sido complicado ese proceso?
Ha sido un proceso trabajado.
¿Es difícil conformar a todo el mundo?
No tenemos que conformar a todo el mundo… Tenemos que cumplir con una gran responsabilidad.
Usted ha hecho mucho hincapié en la necesidad de la eficiencia de Antel. ¿En qué nivel de eficiencia se encuentra la empresa y qué hay que apuntar a mejorar?
Las cosas a favor que tenemos en la eficiencia son varias. La primera es que estamos preocupados por el tema; y esa preocupación va desde quien les está hablando hasta a un gran porcentaje del resto de la empresa. Esto es así… Hay una preocupación generalizada dentro de la empresa por temas de eficiencia y eso me parece una gran oportunidad. El otro tema es la importante capacidad de los recursos humanos de Antel, que también juega a favor.
¿Qué creo que tenemos qué hacer? Tenemos que focalizarnos alrededor de los tres o cuatro temas con mayor impacto y que cumplen la regla del 80/ 20 (también conocida como Principio de Pareto). Uno de ellos tiene que ver con atención al cliente, otro tiene que ver con algunos soportes de operación para el manejo de nuestro negocio. En síntesis, hay algunos temas que tenemos identificados y en los que tenemos que trabajar mucho, pero estoy segura que los vamos a resolver.

Innovar desde adentro
A mediados de mes, Antel lanzó el Proyecto IDEA, con el cometido de promover la investigación e innovación en el ámbito de la empresa. De esa forma se abre un canal formal a través del cual el personal del ente pueda formular iniciativas innovadoras. Para profundizar la difusión de la iniciativa, se realizarán talleres en Montevideo y el interior del país con el fin de promover la investigación e innovación en el marco de los objetivos de la empresa. En forma paralela se constituye una comisión de evaluación, que calificará la admisibilidad de las iniciativas y formulará propuestas de apoyo, sometiendo posteriormente las mismas a la consideración del Directorio de Antel.
Da la sensación que en los planes que tiene este Directorio, para Antel es fundamental involucrar en ese proceso al personal. ¿El lanzamiento del Proyecto IDEA forma parte de esa política?
Sí. Después de meses de trabajo con un equipo de Antel sacamos una resolución unánime de Directorio para lanzar este proyecto de impulso a la innovación dentro de la empresa. Las bases están publicadas en la intranet y cualquier funcionario, cualquier contratado que trabaje en Antel puede presentar, llenando ese formulario, una iniciativa de innovación en casi cualquier área. La propuesta no tiene que estar circunscripta a su área de trabajo ni tampoco estar limitada a temas tecnológicos, puede ser sobre temas de gestión, comerciales, configuración de nuevos productos, proyectos de grado o de postgrado y, por supuesto, hay una amplia gama de temas tecnológicos sobre los que esperamos recibir muchas propuestas. Pretendemos que este sea el puntapié inicial de una política de innovación hacia la interna de la empresa, que se va a ir viendo, sin duda, en el servicio hacia nuestros clientes.
¿Qué beneficios recibe la persona que presenta un proyecto y es seleccionado?
Dependiendo de cada proyecto, hemos evaluado distintas posibilidades. Por ejemplo, en algunos casos puede pasar que para llevar a cabo una iniciativa se necesite una capacitación, entonces
Antel proveería la capacitación. O puede ser que se necesiten horas fuera del horario de trabajo, o puede ser que se necesite definirlo como el proyecto de la empresa y haya que poner todos los recursos, armar un equipo multidisciplinario. O puede ser que en algunos sea necesario usar los equipos de Antel, entonces, con los recaudos y protocolos necesarios, establecer que pueda hacerse. Estamos poniendo sobre la mesa todas las posibilidades que la empresa tiene.
Antel tiene otras líneas de trabajo a través de Acceso, HC, ITC ¿Cómo evalúa el trabajo de estas empresas?
Lo que queremos es integrarlas a las estrategias de Antel. Creo que hay importantes oportunidades de trabajo con las tres subsidiarias, y lo que estamos tratando de hacer es conformar un equipo de trabajo para sincronizar caminos y maximizar resultados. Todas estas empresas son un 99% de Antel y un 1% de la Corporación Nacional para el Desarrollo. HG es un servicio de software, ITC es una consultoría y Accesa un call center. Justamente las tres están muy integradas con lo que es la estrategia de Antel, y ahora estamos trabajando en acordar los caminos a transitar. Queremos impulsar la venta de consultoría en temas de telecomunicaciones hacia el exterior.
¿Cómo ha sido la convivencia con los compañeros de directorio pertenecientes a la oposición?
Excelente. Es una relación de trabajo.
¿Cómo se imagina a Antel dentro de cuatro años, cuando termine su mandato?
La imagino floreciente y muy comprometida con el destino del país.
________________________________________
Volver
29/10/2010 | EMPRESAS & NEGOCIOS (SUPL. CRONICAS) | INFORME | Página 13
Antel compite muy bien
En telefonía fija no hay competencia, pero sí en telefonía móvil.
¿Cuál es el papel del ente en ese escenario de competencia?
Yo considero que la empresa está en competencia. Justamente por la realidad integral del mundo actual, incluso por la tan mentada convergencia tecnológica, el tener algunos aspectos en competencia hace que toda la empresa lo esté porque nuestras líneas de productos se cruzan entre sí. En mi opinión, Antel compite muy bien, establecemos una estrategia comercial convergente y estamos preocupados por comunicarnos mejor y saber lo que necesitan nuestros clientes, nuestros dueños, que son todos los uruguayos. Este papel de liderazgo que tenemos lo vamos a conservar e incrementar.
¿Se ha fallado en esa comunicación? ¿Hay dificultades para llegarle a la gente?
Lo que creo es que en temas de comunicación, como en muchos otros, siempre se está aprendiendo y es necesario tener la apertura suficiente para poder entender las necesidades, y después plasmarlas eficientemente para nuestros clientes.