Cuentas y equivalencias

Demasiado lenta
septiembre 20, 2010
«Hay carencias de alta velocidad».
septiembre 20, 2010

Cuentas y equivalencias
Tiempo de espera. Un video de 40 minutos de mala calidad pesa aproximadamente 100 megas. Su descargara tardará, en el mejor de los casos:

– 26 minutos por una conexión de 512Kbps

– 13 por una conexión de 1Mbps

– 6 por una conexión de 2 Mbps

– 3 por una conexión de 4 Mbps

– 1 por una conexión de 10 Mbps

Sepa que:

– 1 kilobite equivale a 1.024 Bites

– 1 Megabite equivale a 1.024 Kilobites (casi la capacidad de un viejo disquete)

– 1 Gigabite equivale a 1.024 Megabites (16 horas de música en formato Mp3)

– 1 Terabite equivale a 1.024 Gigabites (212 dvds de películas)

Cifras
31,3%
De hogares uruguayos

cuenta con servicio de banda ancha fija; la meta para el primer semestre de 2012 es llegar a 60%

365.000

Contratos de banda ancha fija

había en el país a junio de 2010

2.948

Servicios ADSL de 4Mbps

están contratados en el país

Lo dijo
Gustavo Gómez
Director Telecomunicaciones

«Es un derecho de las personas tener mínimo 1Mbps de bajada»

Néstor Juchnewicz

Experto IT

«La banda ancha ya no es una cosa de "nerds´; es un asunto de vital importancia para el futuro de los uruguayos, y por tal merece un capítulo aparte en la estrategia del país»

Más bits bajo el agua
Operadores esperan con ansias que Uruguay tenga su propio cable submarino

Si navegamos por internet es, precisamente, porque ella corre por el lecho marino.
Actualmente, hay alrededor de 100 cables submarinos principales, los cuales se despliegan por más de un millón de kilómetros o, lo que es lo mismo, 25 veces el diámetro de la Tierra, para la transmisión de todo tipo de datos.

Uno de los principales, el Sea-Me-We4, de 20 mil kilómetros de largo, conecta 15 países del sureste asiático, Medio Oriente y Europa Occidental.

Estas extensiones de fibra óptica hacen posible parte de la magia de internet: comunicación al instante a pesar de las barreras geográficas.

Se calcula que aproximadamente el 90% del tráfico de internet se transmite a través de los cables submarinos, y el resto por satélites.

Ningún cable de los más potentes, los llamados "redes de capa 1", llega directamente a Uruguay, lo que estrecha la banda ancha disponible. Uno que bordea la parte oriental del continente, el de Global Crossing , una compañía gigante de telecomunicaciones que conecta 28 países y presta servicios a más de 60, pasa a pocos kilómetros de Punta del Este, pero el país rechazó acceder a él hace unos años por cuestiones económicas.

Las cables "capa 1" permiten que las "redes de capa 2", o de segundo nivel por su capacidad, se conecten a internet; estas también pueden establecer acuerdos de conexión mutua con otras redes como ellas.

Uruguay tiene actualmente acceso a una red todavía menor, denominada de "capa 3", a través de cuatro conexiones a líneas regionales: en Fray Bentos y Paysandú para conectarse vía terrestre con Argentina, y en Artigas y Rivera para conectarse vía terrestre con Brasil; estos caminos conducen, primero, a una red de "capa 3", la LAN Nautilus de Telecom, y, después, a una red de capa 2, también de Telecom. El destino es Estados Unidos, en particular Miami, donde está el centro de acceso y distribución de internet.

Además, ANTEL accede a un cable submarino denominado Unisur, con un trayecto de 1.720 kilómetros, que une Las Toninas (Argentina), Punta del Este y Florianópolis (Brasil), pero por su capacidad limitada no se utiliza para internet.

Por esto, la "canilla" de Uruguay para la banda ancha no tiene la presión que el usuario desearía.

Todas estas conexiones (además de las satelitales) permiten que los servicios de ANTEL representen un consumo aproximado de 13 gigabits por segundo (Gbps). El consumo a través de los operadores privados (Telmex y Dedicado) es menor, dado que representan un poco más de 1.200 contratos de un total de 350 mil, según datos del Barómetro Cisco.

Para el director nacional de Telecomunicaciones, Gustavo Gómez, "se está al límite de la saturación", debido a que ANTEL triplicó sus contratos de banda ancha internacional para hacer posible que los servicios de ADSL Libre de 512 kbps, 640 kbps, 1 Mbps y 2 Mbps –el 90% de sus contratos– pasen a contar con 1Mbps, 1,5 Mbps, 2 Mbps y 3 Mbps de velocidad de bajada, respectivamente, y 256 Kbps de subida.

La limitación de la banda ancha internacional se solucionará con un cable submarino propio de una capacidad potencial de 320 Gbps (el doble de lo que se estima para el cable submarino entre Cuba y Venezuela que se inaugurará en 2011) de los que, al principio, ANTEL prevé utilizar 50 Gbps.

Este cable –construido en asociación con la argentina Telecom, con una inversión de US$ 15 millones– se extenderá desde Maldonado hasta Las Toninas y entrará en funcionamiento a fin de año.

"Esta es una condición básica para que haya más velocidades y que sea más barato. Es una condición estructural que impactará en la calidad del servicio", explica Gómez. Empresarios del sector de la tecnología de la información consultados por El Observador esperan con ansias la concreción de esta iniciativa.

El proyecto significará un acceso directo al cable de Global Crossing y, por lo tanto, una reducción de lo que las empresas uruguayas que ofrecen banda ancha le pagan a los grandes proveedores de internet. Según datos de Cepal, entre el 30% y el 40% del costo que paga el usuario corresponde al costo de la conectividad internacional que incluye el permiso para transmitir datos y el puerto de enlace (que está en Estados Unidos).

En este sentido, Uruguay y varios países de la región firmaron un compromiso para establecer una estrategia en conjunto a fin de abaratar estos costos.