Crear consultoras privadas es un «negocio redondo» para el Estado

Antel pierde juicios contra gerentes
septiembre 15, 2011
Acertada defensa de la libre competencia
septiembre 19, 2011

Crear consultoras privadas es un "negocio redondo" para el Estado
 
Montar una consultora y vender servicios de gestión es una actividad que crece en intensidad. Las empresas que asesoran en comunicación institucional a organismos públicos y empresas privadas, por ejemplo, son cada vez más. Pero el auge de las consultoras no se limita al ámbito de los particulares; en el Estado también se ve a ese tipo de emprendimientos como un negocio "muy rentable" y por eso distintos organismos forman compañías que trabajan bajo el derecho privado y venden sus servicios a otras empresas privadas y a sociedades internacionales en países de la región.
Aprovechando que varios tienen el monopolio de varios servicios, como el agua, la luz y los combustibles, los principales entes del país conformaron o están a punto de lanzar consultoras que brindan "conocimiento" y gestión de proyectos: el denominado knowhow.
Según las fuentes estatales consultadas, es un "negocio redondo" para las empresas públicas, que llegan a facturar varios millones de dólares en estas sociedades.
Aunque en sus comienzos se organizan con poco personal de la propia empresa estatal, luego las consultoras van creciendo
hasta conformar su propia estructura, como en el caso de la estatal energética UTE y de la empresa de telecomunicaciones Antel.
Con tres sociedades anónimas que brindan servicios de gestión y servicios, Antel lleva la delantera entre las empresas públicas. Estas compañías son: Accesa, ITC y HG.
"Accesa brinda servicios de cali center, ocupa unos 800 empleados y del total de sus ventas, un 90% son para Antel. Tiene una facturación de U$S 9.800.000 al año con un margen bruto de ganancias del 28%", dijo a Búsqueda la presidenta de Antel, Carolina Cosse.
Mientras, ITC ofrece servicios de consultoría en te ecomunicaciones, con 34 empleados, y un 43% de los servicios que vende son para la estatal. Factura "unos U$S 2,5 millones al año", sostuvo.
Por último HG "se especializa en servicios de desarrollo de software". Tiene 46 empleados y obtiene 94% de los ingresos por ventas / factura aproximadamente unos U$S 2,5 millones anuales.
En las tres empresas "hay un directorio con tres integrantes: dos son funcionarios de Antel y uno de la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND)".

La primera. La pionera en implementar estos sistemas fue UTE. En 1993 creó la Unidad de Consultoría Externa (Conex), que es "el instrumento a través del cual UTE brinda sus servicios de consultoría", según su página web.
Los servicios de consultoría abarcan todo un abanico de opciones: ingeniería (eléctrica, electrónica, mecánica, comercial, civil y química), marketing, economía, psicología, sociología, asistencia social, archivología, comunicaciones, relaciones públicas, medicina, odontología y agronomía son sólo algunos de los rubros ofrecidos.
Conex-UTE tiene fuertes vínculos con el exterior y ha trabajado en más de 15 países, entre los que figuran Moldavia, Portugal, República Checa, Filipinas y Venezuela. Además, en Inglaterra realizó dos proyectos y en Panamá doce.
En Uruguay trabajó con unas 30 empresas, la mayoría organismos públicos como la Intendencia de Montevideo, Antel, Instituto Nacional de Colonización, OSE o el Ministerio de Vivienda.
También llevó adelante proyectos con empresas privadas como Conaprole, Inca y Dedicado.
También Antel, a través de ITC, realiza consultorías en el exterior. Una de ellas se hizo en Ecuador, donde la empresa uruguaya asesoró al gobierno para mejorar el rendimiento de sus servicios públicos.

En desarrollo. Mientras UTE y Antel constituyen los ejemplos consolidados de este tipo de consultoras, tanto OSE como la petrolera Ancap ya se embarcaron en la creación de sus propias consultoras.
"Se llama Manantial Dorado SA y es la encargada de la gestión del negocio de las Unidades Potabilizadoras de Agua (UPA)", dijo a Búsqueda el vicepresidente de OSE, Daoiz Uriarte.
Creada en octubre del 2009, la compañía pertenece en un 95% a OSE y un 5% a la CND.
"La CND actúa como licenciataria de OSE para la comercialización de sus ingenios propios y actividades de consultoría en materia de agua y saneamiento, dentro y fuera del país", dice la CND en su página web.
"Tenemos una rama de Manantial que estará orientada a la consultoría en el exterior", dijo Uriarte. Agregó que la empresa "por ahora sólo tiene el gerente general" y que la idea "es que en poco tiempo se monte una estructura propia, mientras se financia con OSE y la CND".
Además de vender las UPA, la idea es que esta empresa haga consultorías de gestión en redes de agua y saneamiento. Su primera facturación se hizo en el segundo semestre de este año por un monto aproximado de U$S 85.000 y correspondió a la venta de una UPA.
En la gestión, la empresa les ofrece a sus potenciales clientes un servicio para "diseñar e implementar" redes de agua y saneamiento en establecimientos agropecuarios y empresas.
Varias fuentes de empresas públicas coincidieron en que como muchos de los entes son monopólicos o poseen una amplia parte del mercado local, eso les da una ventaja comparativa "casi insuperable" a la hora de ofrecer servicios de consultoría en su área de trabajo.
Uriarte tiene una visión
concordante con esta idea: "vender el knowhowóe algo de lo que se tiene el monopolio, o un mercado de millones además de una historia centenaria en su manejo, es una buena carta de presentación", sostuvo.

Ancap. Analizando la necesidad de contar con una empresa de este estilo, la petrolera estatal Ancap ya creó y está por inaugurar una consultora denominada Asistencia Técnica y Soluciones (ATS), enfocada en proveer servicios de gestión y de ingeniería de proyectos.
"La idea fundamental es que trabaje con las empresas del grupo así como con empresas privadas del país que precisen estos servicios", dijo a Búsqueda el presidente de Ancap, Raúl Sendic.
Según el jerarca, la empresa destina millones de dólares a varios proyectos y es "necesario" contar con un grupo de consultores dedicados a estos temas.
La idea es que la consultora tenga su propia estructura y que funcione como una empresa más del grupo Ancap, que cuenta con más de 30 compañías, varias de ellas funcionando bajo el derecho privado.