Comisión de FA aconseja a Mujica revisar Plan Cardales de Vázquez.

FOTOS EVENTO PROTECCIÓN DE DATOS
enero 20, 2010
Una amplia ley de telecomunicaciones
enero 21, 2010

 

Comisión del FA aconseja a Mujica revisar Plan Cardales de Vázquez.
Presedida por una futura integrante de la telefónica estatal en representación del MPP.
Proponen que agentes privados no compitan con ANTEL como decretó el actual presidente. El gobierno electo quiere el monopolio estatal en el suministro de banda ancha

PERIODISTA: Gonzalo Ferreira de la Redacción de El Observador 

El Secretariado Ejecutivo del Frente Amplio recibió el lunes un informe político de la comisión creada por José Mujica para analizar la futura ley de telecomunicaciones, que recomendó al próximo gobierno “volver atrás”en el Plan Cardales. Eso significa retomar la idea original de que el Estado sea el promotor principal de ese programa, informaron a El Observador participantes de la reunión.
Eso implicará modificar un decreto del presidente Tabaré Vázquez de noviembre pasado por el que se habilita a empresas privadas a participar del plan y competir con el Estado en un mercado muy codiciado: el de la transmisión de datos a través de Internet (banda ancha).

Ese servicio hoy en día es brindado por ANTEL, aunque es revendido por algunos operadores privados. A diferencia de la telefonía básica, que tiene una ley que garantiza el monopolio estatal, en la banda ancha no hay una legislación explícita que proteja el monopolio estatal. Allí se centra el debate fundamental, porque es un nicho que ofrece muchos réditos económicos.

El Plan Cardales tiene como objetivo brindar telefonía, televisión interactiva y banda ancha en un mismo servicio (ver recuadro).

Los sectores del FA representados en esa comisión creada por Mujica pretenden que en el Cardales sea ANTEL quien tenga el papel preponderante y que los privados se asocien con la telefónica para brindar el plan. No quieren competencia. De ser así, dice la comisión, se estaría habilitando, por la ventana, a que gigantes internacionales lleguen al país asociados con cableoperadores uruguayos.

Vázquez está firmemente decidido a continuar en un rumbo de apertura del Plan Cardales hacia los privados, pese a contar con un rechazo prácticamente unánime de los sectores del Frente Amplio. Así se lo transmitió al Secretariado del FA el 22 de diciembre, cuando se reunió con ellos para hablar de este tema.

Los cambios. Sin embargo, el nuevo gobierno ya planea cambios. José Mujica dijo a El Observador antes de fin de año que no tenía claro qué hacer con el tema del Cardales.

La comisión impulsada por el presidente electo para analizar el asunto está integrada por un delegado de cada sector del FA y está presidida por la ingeniera Carolina Cosse, asesora de Mujica en el área y futura directora de ANTEL.

Un informe preliminar aconseja transitar por el camino del medio: ni monopolio estatal absoluto como pide el sindicato de ANTEL y algunos integrantes del FA, ni tampoco abrirse totalmente al juego del mercado dejando a los privados competir en igualdad de condiciones, dijeron a El Observador dirigentes de izquierda.

Diferentes posturas. Se promueve volver a la idea original del Plan Cardales: que el Estado, a través de ANTEL, tenga el rol preponderante, pero habilitando al ente a que se asocie con los cableoperadores privados para brindar servicio de televisión.

Esta es la postura del medio, pero en los extremos hay dos posiciones antagónicas.

Por un lado están quienes creen que el Estado debe tener el monopolio en el desarrollo del Plan Cardales. En esa postura está el sindicato de ANTEL (Sutel) y algunos dirigentes del Movimiento de Participación Popular (MPP) y del Partido Comunista (PCU).

Del otro lado están quienes creen que ANTEL no está en condiciones de hacer una inversión de ese tipo. Entienden que el Estado no puede realizar un amplio cableado por distintas zonas. Para quienes defienden esta postura, son los privados quienes deben hacer el esfuerzo, pero con un control fuerte del Estado.

El decreto. En ese sentido, Vázquez emitió un decreto el 30 de noviembre (un día después del balotaje) que abre la puerta a que privados tengan licencias para vender banda ancha.

El argumento del gobierno es que, de otro modo, los grandes operadores privados se mantendrían al margen. Por tanto, el plan correría el riesgo de fracasar.

Ese decreto desató la furia de Sutel, pero también de algunos dirigentes del FA.

El ex director de ANTEL, el socialista Gonzalo Perera –que fue uno de los principales promotores del Plan Cardales– escribió dos columnas en el diario La República en las que criticó duramente el decreto 537/009 de Vázquez, a quien trató con deferencia.

En uno de esos artículos, escrito en la última semana de diciembre, Perera afirmó que el decreto es inconveniente y que le está abriendo el juego a grandes grupos empresariales como el del mexicano Carlos Slim (Telmex, Claro), lo que dejaría “seriamente cuestionada” la “subsistencia de ANTEL”, porque la banda ancha “es el producto de mejor presente y mayor futuro de las telecomunicaciones”.

El gobierno dice que en su decreto quedan claro los controles y que los permisos son precarios y revocables. Para Perera eso no es suficiente. “El hecho de que los permisos sean revocables es poca garantía. Si cualquier empresa instala a partir de hoy servicios a 5.000 clientes y en abril Mujica revoca el permiso, el Estado deberá enfrentar un juicio colosal de parte de la empresa y de los particulares. Una cosa es detener papeles y otra detener servicios activos”, advirtió Perera.