Claro admite y reivindica que usa fibra óptica para vender internet

Movistar también desafía al gobierno
diciembre 15, 2011
Entrevista Carolina Cosse
diciembre 15, 2011

Monopolio en debate. Solo ANTEL ofrecía el servicio y la Ursec intima a las privadas
La exclusividad de ANTEL para la prestación de servicios de internet vía terrestre está en cuestión. En la práctica los avances tecnológicos parecen haber roto ese monopolio, o al menos así lo creen las empresas privadas. Una de ellas empezó a usar fibra óptica y desafía al gobierno. La otra dice que tiene derecho a utilizar esa tecnología (ver apunte).
La Unidad Reguladora de Servicios de Comunicación (Ursec) cree que al hacerlo están en falta y violan las normas vigentes, ya que solo tienen permiso para transmitir por vía inalámbrica. Por ello hoy analizará qué medidas tomar.

La telefónica Claro admite que ya está usando la fibra óptica para ofrecer servicios de datos a empresas privadas y anunció que si hay interesados la pondrá a disposición de los hogares que quieran contratar esa modalidad de internet. Esta forma de proveer datos implica una mayor velocidad para los usuarios y hasta el momento solo ANTEL empezó a ofrecerla en los barrios costeros de Montevideo.

La compañía Claro, propiedad del mexicano Carlos Slim, reivindica el uso de esa tecnología pese a que la Ursec entiende que no tiene permiso. "Los servicios que nosotros prestamos los hacemos al amparo de una licencia que nos habilita", dijo a El Observador Santiago Pardo, director de los departamentos de Legales y Relaciones Institucionales de Claro a nivel global.

Neutralidad tecnológica
Uno de los argumentos fundamentales de Claro para usar la fibra óptica es el concepto de "neutralidad tecnológica", según dijo Pardo.

De acuerdo con el ejecutivo de Claro, están autorizados a vender ese servicio "No solo porque nuestras licencias dicen que podemos usar medios de transmisión terrestre, sino porque en el reglamento de servicios está expresamente previsto el principio de neutralidad tecnológica. Eso quiere decir que un licenciatario puede utilizar la tecnología que mejor favorezca la prestación de los servicios", agregó Pardo.

Según afirma la Ursec en un documento al que accedió El Observador, "en el reglamento de licencias se hace mención a la neutralidad tecnológica entendida como las diferentes opciones tecnológicas que son posibles de emplear sin violentar la autorización expedida. Por ejemplo teniendo autorización para transmisión inalámbrica, el prestador de telefonía está libre de seleccionar entre los diversos estándares tecnológicos". El organismo pone como ejemplo de la "neutralidad tecnológica" que podrán usar los sistemas GSM, 3G o 4G. Todos ellos mediante la vía inalámbrica, aclara.

Por eso, para el organismo regulador, el hecho de que se llegue a los clientes a través de fibra óptica (lo que en la jerga técnica llaman "acometida") es "contrario a la autorización que dictó el Poder Ejecutivo" para Movistar y Claro.

El informe aclara que "consecuentemente la Ursec deberá ajustarse a esa autorización" y por tanto disponer acciones.

La empresa Claro dice que no está en conocimiento de ninguna investigación de la Ursec y que negarle el uso de fibra óptica sería hacer una "interpretación muy forzada de que el único que lo puede hacer es el operador estatal", dijo Pardo.

El monopolio
ANTEL tiene determinado por ley el uso exclusivo del servicio de telefonía básica, pero no así la transmisión de datos.

Sin embargo, en los hechos, por medio de las autorizaciones y licencias expedidas por el Poder Ejecutivo las compañías privadas solo pueden vender -según la Ursec- servicios de internet por medios inalámbricos. Según el informe de la unidad reguladora en poder de El Observador "las autorizaciones otorgadas por el Poder Ejecutivo" a Claro y Movistar "son para la prestación de servicios por medios inalámbricos".

Para la Ursec "de acuerdo a la normativa vigente, las empresas pueden usar la fibra óptica solo para interconectar sus estaciones de transmisión", pero no para llevarle el servicio a los clientes.

Según Pardo, mientras esté operando en el marco de sus licencias, cualquier privado puede hacer uso de la tecnología.

"Sería muy reestrictivo que un solo operador pueda prestar ese servicio por fibra óptica y otros no, como si fueran propietarios de esa tecnología", agregó el jerarca.

Pardo señala que una decisión que impida el uso de esa tecnología "desconoce el alcance de las licencias y del reglamento de servicio, pero sobre todo perjudica a los usuarios".