Cibercafés se autorregulan mientras no haya una ley

El teléfono celular usado como monedero.
agosto 5, 2010
Hay lugar para el triple play
agosto 11, 2010

EN UN MES UNA COMISIÓN MULTISECTORIAL RESOLVERÁ QUÉ CRITERIOS UTILIZARÁ PARA REGULAR LOS CONTENIDOS
La idea es que le pongan un filtro a las páginas pornográficas y "violentas"

Un hombre llega con discreción hasta un cibercafé ubicado en el Centro de Montevideo, se acerca al empleado y pide la máquina más alejada del mostrador y de la calle. El empleado sospecha algo. No es la primera vez que le piden las máquinas del fondo. Desde su máquina madre puede monitorear las páginas que están navegando los usuarios.
El hombre está navegando en páginas de pornografía. El empleado le informa al usuario que no puede ver páginas con esos contenidos, pero el cliente no sale de ellas. Entonces, desde la máquina madre le resetea la computadora al usuario. Este se queja y le reclama al empleado que se le apagó la máquina. El empleado le explica que posee un filtro que se acciona cuando alguien abre páginas de pornografía. Eso sucedió en el CiberChino, ubicado en la calle Tacuarembó. El empleado le mintió al cliente. En realidad, el ciber no tiene un filtro específico para contenidos pornográficos. "Funciona a ojo", dijo a El Observador el encargado del local.

De todos modos, la anécdota describe la situación en que se encuentran hoy los cibercafés, ante la ausencia de una normativa concreta que regule los contenidos para usuarios menores y mayores de edad, que viene demorándose en vericuetos parlamentarios desde 2003, cuando los cibers estaban en pleno auge. Mientras no haya ley, el criterio de contenidos queda a cargo de los dueños de los cibercafés.

El actual presidente del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU), Javier Salsamendi, era diputado en la legislatura pasada, cuando la cámara baja votó un proyecto de regulación de cibercafés, pero el trayecto de ese proyecto, liderado por el diputado socialista Roque Arregui, fue tortuoso. De Diputados, el proyecto original pasó al Senado, que lo devolvió a Diputados con algunas modificaciones.

Pero la legislatura terminó y el tema quedó pendiente. Ahora, a instancias del propio Arregui, la comisión de Educación vuelve a poner el proyecto sobre la mesa, con especial atención a los contenidos de pornografía y juegos en red "violentos". En un mes, estará formada una comisión integrada por miembros del INAU, la Ursec, Agesic y eventualmente empresarios para confeccionar la manera de controlar los contenidos.

Esta comisión discutirá las características y los criterios del "filtro" que aplicará el Estado para regular esta actividad. Mientras tanto, los dueños de los cibercafés todavía tienen al última palabra sobre juegos violentos y pornografía.