Call center pierden competitividad y piden normas laborales flexibles.

Uruguay cayó en el ranking mundial de facilidad para hacer negocios
noviembre 4, 2010
Transferencias internacionales de datos personales.
noviembre 8, 2010

 

EMPRESARIOS Y TRABAJADORES QUIEREN MODIFICAR LA ACTUAL NORMATIVA, PERO LOS RECLAMOS ESTÁN ENFRENTADOS
Sindicatos reclaman una pausa de 15 segundos entre llamadas y aducen razones de salubridad. Empresarios señalaron que el alza de costos perjudica la posibilidad de nuevas inversiones

En momentos en que la oposición de intereses entre empresarios y trabajadores cobra intensidad y exposición mediática por las instancias de negociación salarial, en el sector de call center asoma un conflicto que trasciende el aspecto remunerativo e instala las diferencias en torno a la "flexibilidad laboral" que pretende cada parte.
Mientras los sindicatos reclaman mejorar las condiciones de salubridad para el trabajo de los telefonistas, en especial una pausa de 15 segundos entre llamadas, los empresarios señalan que la medida perjudicará la competitividad y ponen en duda la llegada de nuevas inversiones.

El gobierno, por su parte, estudia de cerca la situación.

El pasado 22 de octubre se realizó por primera vez un paro de 24 horas que afectó a todos los call center del país, tanto los privados como los que funcionan en la órbita de ANTEL. Esa medida, sumada a conflictos puntuales originados por situaciones de despidos en las empresas RCI y Telesur, generó un clima de adversidad que trascendió fronteras y pone en duda la permanencia de contratos de firmas extranjeras con call center locales e incluso la llegada de nuevas inversiones en el sector, según sostuvo Álvaro Musso, gerente general de Avanza.

Para el ejecutivo, la aceptación de la propuesta que presentaron los trabajadores, en la que se pretende introducir una pausa de 15 segundos entre llamadas, "es técnicamente inviable".

"Los call center uruguayos que trabajan para el mercado exterior no gestionan las centrales telefónicas; por tanto no se puede manipular el algoritmo de las llamadas ni tampoco podemos pedirles a las empresas internacionales que lo modifiquen", indicó.

Un empresario del sector, que prefirió no ser identificado, se quejó de "las rigideces laborales que actualmente enfrenta el sector" y mostró preocupación ante la posibilidad de que se reforme el marco legal para contemplar los reclamos de los sindicatos.

competitividad. Además, hizo referencia a los "problemas de competitividad" que enfrenta el sector dado que trabaja con el exterior, y agregó que acceder a los pedidos de los telefonistas implicará aumentar los costos .

Por su lado, Paulo Núñez, coordinador de sindicatos de call center, explicó que la propuesta elevada a las autoridades para introducir una pausa de 15 segundos entre llamadas "duerme" desde 2008 en los cajones oficiales.

El gremialista rechazó el argumento "técnico" esgrimido por las empresas para desechar la iniciativa y se apoyó en un informe de la Facultad de Ingeniería que "afirma que es posible modificar el algoritmo de las llamadas".

"Igualmente nosotros estamos dispuestos a ceder en ese reclamo si se introducen otras posibilidades para el trabajador como los tres descansos de 10 minutos u otras propuestas que buscan aplacar, al menos, el estado de estrés que genera un empleo de estas características y así brindar condiciones mínimas de salubridad para el trabajador" señaló.

En tanto, el director nacional de Industria, Sebastián Torres, manifestó a El Observador que la realidad de los call center "requiere de una flexibilidad laboral específica".

"Es uno de los sectores que nos resultan más interesantes por su aporte a la capacitación y el perfil de trabajadores que ocupa", comentó. Agregó además que se analizará el tamaño, el grado de competitividad y la potencialidad del sector y se reunirán con el Ministerio de Trabajo, los empresarios y los trabajadores para definir los siguientes pasos a dar.