BUSQUEDA | DESARROLLO | Pag. 19 | 24/01/2013

BRECHA | POLITICA | Pag. 7 | 25/01/2013
enero 25, 2013
Multinacionales celebran competir en TV paga y empresas actuales temen por su supervivencia
marzo 4, 2013

Operadores de telecomunicaciones se alejan de la tarifa plana para ofrecer precios de Internet basados en el consumo de los usuarios

escribe Victoria Fernández

 

Cuando Internet todavía era algo novedoso, las empresas que vendían el acceso a la red ansiaban sumar nuevos clientes. Con la aparición de la banda ancha comenzaron a ofrecer planes con tarifas planas, que permitían a los usuarios contratar el servicio y despreocuparse por la cantidad de tráfico que consumían porque a fin de mes la cuenta no variaba.

 

Pero ese modelo de "pricing" (fijación de precios) comenzó a tambalear cuando los usuarios empezaron a consumir enormes cantidades de tráfico, y las empresas se encontraron con que debían invertir en sus redes para responder a toda esa demanda sin poder cobrar más por eso.

 

Así, la tarifa plana (un precio fijo mensual sin límite de consumo) dejó de ser una alternativa redituable en el escenario actual, en el que los usuarios ven videos on line, descargan películas y usan aplicaciones que consumen mucho ancho de banda.

 

En consecuencia, en todo el mundo las empresas que proveen acceso a Internet están haciendo una transición a esquemas de precios más segmentados, que se enfocan en el consumo y permiten diferenciar ?y cobrar más? a los usuarios que usan mucho ancho de banda.

 

También en Uruguay las compañías de telecomunicaciones piensan en introducir cambios en sus servicios para empezar a cobrar por el consumo.

 

"Problema fundamental". Omar Paganini, vicerrector administrativo y ex decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Católica, explicó a Búsqueda que la tarifa plana surgió como una estrategia de venta en los comienzos de Internet, cuando el consumo era significativamente menor. Pero ahora el escenario cambió: "Ya no hablás por teléfono ni mandás SMS; lo que hacés es hablar por Skype, y usás y usás la banda ancha, y me pagás lo mismo cuando antes la usabas diez veces menos. Además yo tuve que invertir en mi red para agrandar el ancho de banda y no me estás pagando por eso", explicó.

 

Entonces, "para poder empezar a amortizar las inversiones, empiezo a cobrarte distinto: es mejor cobrar por uso a cobrar por tenerlo, porque si no, al que no lo usa le tengo que cobrar lo mismo que al que lo usa mucho. Eso lleva a la lógica de empezar a cobrar por tráfico. El mundo se está yendo de la tarifa plana por eso. Si no, te bajan la velocidad cuando te pasás de un tope", explicó.

 

Según un estudio elaborado por la empresa Cisco (líder mundial en soluciones de redes), "la industria de las telecomunicaciones está enfrentando un problema fundamental". Por un lado crecen las demandas por inversiones para soportar el continuo crecimiento del tráfico, y por otro disminuyen los precios de acceso a Internet, lo que impide que puedan incrementar las ganancias.

 

La "culpable" de esto es la tarifa plana. Cisco sostiene que ese modelo de "todo lo que puedas consumir" por un precio fijo "carece de estabilidad y coloca las tarifas del proveedor de servicios en una espiral descendente porque ignora el crecimiento potencial del tráfico y centra la competencia en los precios y no en la calidad".

 

Varias empresas en el mundo han comenzado a migrar de sus planes de tarifas planas a ofertas más segmentadas. Según informa el portal asiático especializado en telecomunicaciones "Telecomasia.net", los operadores de la región están aprovechando la incorporación de la nueva tecnología LTE (Long Term Evolution) para dejar atrás la "pesada carga" de las tarifas ilimitadas y ofrecer precios más ajustados a los costos de proveer el servicio.

 

En 2011, las compañías norteamericanas AT&T y Comcast introdujeron un límite mensual de 250 gigabytes (GB) para los servicios fijos de acceso a Internet. Con esta medida las compañías pretendían abordar el problema de los heavy users (un porcentaje pequeño de usuarios que consumen una cantidad "excesiva" de tráfico) sin impactar al cliente promedio. Un año antes, Telefónica, la mayor operadora española, advirtió que si no se comenzaba a diferenciar las tarifas por tipos de servicios o de usuarios, el modelo actual podría "llegar a un punto de quiebra donde los costes superen los ingresos".

 

Según el análisis de Cisco, "la introducción de topes de tráfico, especialmente en servicios de banda ancha fija, no es bienvenida por la mayoría de los consumidores, que han aprendido a amar las tarifas planas. Muchos consumidores consideran que los planes basados en el consumo son "injustos"".

 

El informe recomienda a los operadores manejar con cuidado la introducción de estos planes basados en el consumo, utilizando límites que sean razonables y a precios adecuados, para minimizar el riesgo de reacciones negativas. Además les sugiere que comiencen a hacer entender a los usuarios que "el tráfico no es gratis".

 

Cobrar por tráfico. En línea con la tendencia internacional, Antel anunció en el marco de su 38º aniversario una redefinición de sus precios de Internet. "El esquema de precios cambia su lógica: los servicios de tráfico tendrán su precio determinado por el tráfico, y no por la velocidad", informó en julio la presidenta de la empresa estatal, Carolina Cosse.

 

Para el director de Marketing de Movistar, Fernando Leis, "el camino es segmentar, buscar planes que se adecuen a los diferentes perfiles de los consumidores".

 

"No es lo mismo un cliente que solamente usa su línea para chatear usando Internet móvil con un consumo bajo, que un cliente que usa su línea para ver videos o aplicaciones con mayor demanda de tráfico", dijo a Búsqueda.

 

En Claro consideran que "las tarifas planas no permiten medir una utilización "justa" de Internet, y aquellos clientes de uso intensivo (por ejemplo que bajan muchas películas) perjudican a otros usuarios", explicó el gerente general Horacio Alvarellos.

 

En Uruguay hay planes que ofrecen un uso "ilimitado" de Internet por un precio fijo, aunque no hay consenso en si son "tarifas planas". Es que estos planes ofrecen una velocidad de conexión determinada hasta que se llega a un tope de consumo, y luego se reduce la velocidad significativamente.

 

Antel ofrece planes de "Internet tarifa plana" con un tope de 100 GB; a partir de ese tope, la velocidad se reduce a la mitad. Planes más caros ofrecen más velocidad pero, en todos los casos, pasado el tope esta baja a la mitad.

 

Claro también vende un plan "ilimitado" de banda ancha móvil, con una tarifa fija por mes. Pero la máxima velocidad de navegación se mantiene hasta los 10 GB de consumo, y luego se reduce a 128 kilobits por segundo (kbps). Alvarellos dijo que la empresa no utiliza planes de tarifas planas, ya que "aun manteniendo una oferta comercial muy competitiva, tiene un reductor de velocidad a los 10 GB, de forma tal que el cliente pueda continuar utilizando Internet, pero no temas pesados como el mencionado de bajar películas".

 

Movistar no ofrece planes ilimitados. Leis dijo a Búsqueda que "desde hace varios años Movistar decidió impulsar únicamente planes de Internet móvil por capacidad y no en modalidad tarifa plana ilimitada".

 

"La problemática es muy simple: las redes móviles no fueron diseñadas para uso ilimitado o plano ?añadió?. Esos modelos terminan generando insatisfacción en los clientes porque afectan la performance y la calidad del servicio".