Brasil es el segundo país más dinámico del mundo en el sector de las telecomunicaciones

Funcionarios que hacen iguales tareas ganan en una empresa estatal más del doble que en otra
octubre 12, 2012
Internet: el gran desafío regional es mejorar la equidad
octubre 19, 2012

•    CRONICAS
•     CRONICAS ECONOMICAS
•    12/10/2012
•    Página 18
 Uruguay – EL MEJOR EN TECNOLOGÍAS DE LA COMUNICACIÓN E INFORMACIÓN.
Brasil es el segundo país en el mundo "más dinámico" y que más ha progresado en el último año en el sector de las telecomunicaciones y el cuarto que más ingresos percibe en el mercado de los servicios de telecomunicación, según el informe "Midiendo la Sociedad de Información" que destaca a Uruguay en el tema de las tecnologías de la comunicación.

El estudio presentado esta semana ha sido realizado por la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT), y representa según su secretario general, Hamadoun Touré, "el buque insignia" de la organización.
El informe hace diversas clasificaciones respecto al desarrollo de las telecomunicaciones en 155 países del mundo, teniendo en cuenta no solo la presencia en la sociedad, sino el progreso anual, el peso del sector en la economía, los ingresos obtenidos y un largo etcétera.
Del trabajo se desprende que Brasil, que ocupa el puesto 60 en el ranking general, subió 7 puntos entre 2011 y 2010, lo que le convierte en el segundo país "más dinámico" del mundo por su capacidad para ampliar y actualizar su red de telecomunicaciones, por detrás de Kazajistán.
Asimismo, el gigante sudamericano ocupa el cuarto lugar en el mundo, detrás de Estados Unidos, Japón y China, respecto a los ingresos percibidos por los servicios de telecomunicación, una lista en la que México aparece en el décimo quinto lugar.
El primer país latinoamericano en la lista general de desarrollo de las TIC (tecnologías de la comunicación e información) es Uruguay, que está situado en el puesto 50 (y avanza un lugar); seguido de Chile (55 en 2011 y 58 en 2010); Brasil (60 el año pasado y 67 en 2010); Panamá (que retrocede tres puntos de 66 a 63); y Costa Rica que se mantiene en el puesto 71.
La lista continúa en orden descendiente con Colombia (76); Venezuela (77); México (79); Ecuador (82); Perú (86); República Dominicana (93); Paraguay (93); Bolivia (98); El Salvador (103); Cuba (106); y Nicaragua (113).
La lista general de países donde el mercado de las telecomunicaciones está más
desarrollado está liderada por el tercer año consecutivo por Corea, seguido de Sueáa, Dinamarca, Islandia, Finlandia; Holanda; Luxemburgo, Japón, Reino Unido (el único nuevo miembro del grupo de los 10 primeros), y Suiza.
Los primeros 30 países en la lista son países desarrollados; Estados Unidos ocupa el puesto décimo quinto, y el último lugar (155) Níger.
La principal conclusión del informe es que el sector de las TIC "continúa creciendo alentado por la continua caída de los precios de los servicios telefónicos y de banda ancha de internet.
Según el informe -que combina el precio de las líneas telefónicas fijas, de las líneas de móvil y de los servicios de internet de banda ancha- el precio global de las TIC cayó un 30 por ciento entre 2008 y 2011.
El mayor descenso lo experimentaron los servicios de banda ancha de internet, con una caída global de 75 por ciento.
"Mientras que los precios en las economías desarrolladas se han estabilizado, en los países en desarrollo continúan cayendo a índices de dos dígitos".
"Dicho esto, los servicios de banda ancha todavía son demasiado caros en los países en desarrollo: a finales del 2011, el precio mensual de un paquete de banda ancha representaba más del 40 por ciento del ingreso bruto nacional mensual per cápita", agrega el informe.
El texto también se refiere a la aportación que el sector hace a la economía mundial: en 2010 las exportaciones totales de las TIC representaron el 12 por ciento del comercio mundial de mercancías, cifra que alcanzó el 20 por ciento en los países en desarrollo.
Según los datos de la UIT, los ingresos globales de los servicios de telecomunicaciones alcanzaron los 1,5 billones de dólares en 2010, lo que representó el 2,4 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI) mundial.