Antel comenzó a conectar hogares con fibra óptica mientras operadores privados se quejan

Proponen conservar número de celular si se cambia de empresa.
octubre 18, 2011
Se preparan para dar TV por Internet
octubre 20, 2011

Antel comenzó a conectar hogares con fibra óptica mientras operadores privados se quejan de que no pueden usar redes con esa tecnología
 
Una pequeña y discreta casa en Malvín era el centro de atención de periodistas y cámaras de. televisión en la mañana de ayer miércoles. Aquella vivienda había sido elegida para realizar la primera conexión de fibra óptica al hogar, la concreción del proyecto millonario que emprendió la empresa estatal de telecomunicaciones Antel, que promete ubicar al país en "los primeros lugares a nivel mundial" de conexión a Internet.
Las presidenta de Antel, Carolina Cosse, calificó el acontecimiento de "hecho histórico" y aseguró que es un "gran impulso para el desarrollo nacional". La empresa invertirá, para conectar un total de 240.000 hogares en 2012, unos U$S 200 millones.
Mientras el Estado gasta para llegar a los hogares con una nueva tecnología de conexión a Internet y así responder a la demanda por más velocidad, las empresas privadas de telecomunicaciones se quejan de no poder utilizar sus redes de conexión para mejorar los servicios.
En el país hay redes de fibra óptica para "uso interno" de empresas, pero no para llegar hasta los clientes; también existen conexiones aptas para ofrecer Internet que no se pueden usar más que para dar televisión por cable. Operadores privados y técnicos coinciden en que no aprovechar esas infraestructuras es un "crimen" para los usuarios, que se beneficiarían de poder acceder a otras ofertas y alternativas tecnológicas.

Fibra óptica al hogar. La red de fibra óptica que llegará a los hogares montevideanos en los próximos meses permitirá a los usuarios acceder a velocidades de 20, 30 y 50 MB (megabytes), dependiendo del plan que contraten. Según anunció ayer la presidenta del ente, los precios irán desde los $790 a los $2.690.
El cambio tecnológico implica pasar de conectarse a Internet a través de la red telefónica de cables de cobre (ADSL) a conectarse con una red de fibra óptica. Quienes no estén interesados en esa conexión tendrán de todos modos la fibra instalada en su hogar, pero podrán continuar usando el servicio de ADSL.
Si bien las redes internas de Internet (lo que se conoce como backbone) son ya de este material, lo novedoso es que ahora la fibra se tiende hasta la casa del usuario, lo que se conoce como "última milla".
Esta red de fibra puede ser "activa" o "pasiva". En el primer caso, la red tiene un ancho de banda mucho mayor, pero es considerablemente más cara. En el caso de la red pasiva, que es la que instaló Antel, la intensidad de la conexión se divide entre las veces que se parte la red, y entonces el ancho de banda se comparte entre varios usuarios.

Simetría. Otra característica de la red de fibra es que es "bidireccional", o sea que tiene la misma velocidad de subida que de bajada ?a diferencia del ADSL, que es una tecnología asimétrica por definición?. Sin embargo, Antel puede optar por vender velocidades de subida (la capacidad de conexión para que los usuarios suban contenidos a la web) menores a las de bajada como estrategia comercial.
De hecho, en el test de velocidad realizado ayer en Malvín, la velocidad de bajada midió unos 27 MB, contra unos 2 MB de subida.
"La fibra es un medio simétrico pero eventualmente el proveedor podría configurarlo para que no fuera simétrico", explicó a Búsqueda el ingeniero de Investigación y Desarrollo del Registro de Direcciones de Internet Para América Latina y Caribe (Lacnic, por su sigla en inglés), Carlos Martínez.
Esto se hace "para segmentar el mercado en dos grandes sectores, empresarial y residencial", y para que quienes estén interesados en tener buena velocidad de subida paguen más, señaló.

Más ofertas. "Mientras a unos se les da la posibilidad de crecimiento, a otros se les niega", se lamentó el presidente de la Cámara Uruguaya de Televisión para Abonados (Cuta), Horacio Rodríguez. Es que los operadores de cable han solicitado por años ofrecer Internet a los clientes, pero, si bien no existe ninguna normativa que lo impida, nunca se les otorgó el permiso.
La tecnología que poseen los "cableros" es el cable coaxial, por el que transmiten la señal de televisión, que permite dar un servicio de datos (Internet) de mejor calidad que el que ofrece el ADSL. Pero, a diferencia del resto de los países del mundo, en Uruguay eso no está permitido.
Consultada sobre este punto, Cosse respondió en varias oportunidades que ese reclamo es obsoleto, ya que la fibra óptica que se está instalando es muy superior al cable de televisión.
Sin embargo, especialistas aseguran que las velocidades de conexión que pueden ofrecer los cableros son del "mismo orden" que el servicio de fibra óptica.
Martínez afirmó que la conexión del cable coaxial es "relativamente comparable con las redes de fibra óptica pasivas", ya que permiten llegar a unos 30 MB.
Si bien son velocidades un poco menores, "posiblemente los costos que puedan ofrecer también sean menores" y "puedan tener un servicio competitivo con la fibra".
El especialista explicó que mientras que la experiencia de uso de 512 kbps (kilobytes por segundo) comparada con 10 MB tiene una "diferencia abismal", la distancia que existe entre 20 MB y 60 MB no es muy perceptible para el usuario común.
Por lo tanto ?opinó?, un servicio de 30 MB, que puede ofrecer el cablero a un precio menor, probablemente sea más tentador para el usuario común que una velocidad de 60 MB a un precio más alto. En consecuencia, es "una pena" que los cableros no puedan dar Internet ?prosiguió Martínez?, ya que "tener una oferta adicional sería bueno".
Por otra parte, el especialista señaló que "en cualquier red de datos el costo más grande siempre es el tendido del cable, porque hay un montón de costos de obra civil, de romper calles, de hacer tendidos de kilómetros y kilómetros"; costos "mucho mayores que lo que cuesta adaptar" los dispositivos en las puntas de los cables para mejorar el servicio.
Entonces, razonó, "si vas a aumentar la velocidad de algo, o crear un servicio huevo, y lo podes hacer re-ciclando una planta física que ya existe, siempre es la forma más económica de hacerlo".

"Crimen". Por su parte, el presidente de la Cámara Uruguaya de Telecomunicaciones, José Pedro Derrégibus, afirmó a Búsqueda que los operadores privados de telefonía e Internet tienen "desplegadas y están desplegando redes de fibra óptica en todo el país". Añadió que no existe ninguna normativa que impida a los operadores privados ofrecer fibra óptica a los clientes.
"Por el contrario, existe normativa que lo habilita", afirmó. "Nuestra regulación previo sabiamente que no podía encasillarse a los operadores a una determinada tecnología al momento de autorizarlos a brindar un servicio", agregó.
Sin embargo, los operadores solo han podido hasta ahora utilizar sus redes para servicios internos, sin llegar hasta los clientes. "Lamentablemente, en forma permanente y desde diferentes ángulos suelen presentarse trabas que tornan una carrera de obstáculos brindar los servicios que las empresas requieren. Esto en definitiva se termina traduciendo para los usuarios en una limitación a la libertad", afirmó Derrégibus.
Pablo Brenner, director de la empresa desarrollados de software Globant, celebró la decisión de Antel, que desde el punto de vista tecnológico pondrá al país en "lo mejor que hay en el mundo".
Sin embargo, señaló que es fundamental que los precios sean accesibles, para que "no la terminen usando unos cuatro gatos locos". Señaló que el hecho de que la fibra sea simétrica es muy importante, se sorprendió ante la idea de que se ofrezca un servicio asimétrico y deseó que no sea imple-mentado de ese modo.
Además juzgó que, desde el punto de vista del usuario, "es un crimen" que los operadores privados no puedan llegar con fibra óptica a los clientes, porque "está y no puede usarse".