Antel Arena: inclusión social y democratización

El libro de Arena
abril 9, 2013
Gandini presenta pedidos de informes por Antel Arena
abril 9, 2013
LA REPUBLICA | OPINION | 09/04/2013 | Pág . 14
Dra. Mónica Xavier, senadora y presidenta del Frente Amplio
Para algunos no hay nada más molesto que la arena en los ojos, eso se cura con una buena limpieza. Pero la molestia que ha causado Antel Arena estoy convencida que no tiene cura y continuará provocando malestares, reacciones destempladas, críticas, llamados a sala, interpelaciones y tal vez pedidos de renuncia.
Parecería que para algunos lo bueno es el fracaso, por eso reafirmo la frase de Tabaré, "quién no es útil en la oposición, no es útil en el gobierno". Y quien se quiera enojar que se enoje. Este es un gobierno para todos y creo que la gente lo siente así. Hemos demostrado, con hechos y realizaciones, y bien lo saben, mal que les pese, que estamos construyendo un país con oportunidades para nuestros ciudadanos, en especial para los que menos posibilidades tienen.
El Frente Amplio es un partido que como decía Artigas "no tenemos más enemigos que aquellos que se oponen a la pública felicidad"; y somos inclaudicables, en la búsqueda de mayor integración social y felicidad de los ciudadanos.
Por eso me reafirmo que las críticas a Antel Arena son injustificadas. Necesitamos ese espacio, Montevideo lo necesita, el país lo necesita. Y como lo decía la presidenta de Antel, ingeniera Carolina Cosse, "Hay una confluencia de necesidades y de oportunidades. Hay un tema que quedó sin solución. Hay una necesidad de la ciudad. Hay una necesidad del deporte, del turismo, de la cultura. Muchos espectáculos no vienen porque no tienen un ámbito para venir. Esta ese conjunto de necesidades y también una necesidad de Antel de potenciar su proyecto de fibra al hogar, de desarrollar las telecomunicaciones que es su actividad principal".
No me voy a extender en los contenidos del proyecto porque mucho se ha hablado, sí en lo que el mismo significa. Significa que las empresas públicas, que algunos quisieron vender, al decir de Artigas "al bajo precio de la necesidad", cumplan los roles para los que están llamados, sin dogmas, sin mirada de corto plazo, pensando en sus dueños, los ciudadanos todos.
En este sentido para mí Antel Arena, es una muy buena noticia, es bueno saber que la empresa pública Antel cuyo rubro es la tecnología y su función el garantizar el acceso universal a ciertos bienes y servicios básicos, esté llevando adelante una política que implica que la empresa pública promueva que más y más uruguayos utilicen sus servicios, su tecnología. Hoy las redes sociales son indiscutibles y es con la tecnología que se permite su desarrollo. Es notorio que los espectáculos y actividades culturales mueven más tecnología que otro tipo de actividades.
Es una buena noticia que la concreción de este complejo polifuncional para la apropiación y desarrollo de la sociedad toda, se dé en un contexto de crecimiento e inversión, donde una empresa de punta aporta al crecimiento del país con un espacio para el disfrute de la gente en una zona muy deprimida. Y es importante y necesario que lo haga cuando el país está en condiciones de hacerlo, que no es lo mismo que hacer una torre de funcionamiento burocrático en tiempos en que el país se derrumbaba económicamente.
Es una buena noticia que con proyectos como este se continúe en la senda de generación de puestos de trabajo.
Es una buena noticia que la cooperación público-público sea otro camino para la recuperación de espacios y potenciar obras.
Es una buena noticia que el proyecto además esté pensado para intervenir de forma positiva en la ciudad, llevando las mejores acciones con el mejor nivel a los barrios más carenciados y más periféricos. Está pensado con espíritu integrador, con espacios educativos y generador de actividades varias.
Es un orgullo que Antel no tome como una contradicción la política empresarial y la política social, que lleven adelante una política comercial que favorezca a todos los sectores de la sociedad, a todos los ciudadanos del país. Al mismo tiempo que promueve su propia política comercial.
 
Acceder a la nota en La República (clic aquí