Amorín y Mieres coincidieron en que la Ursec está «debilitada» por falta de «fuerza política»

NOTAS DE PRENSA SETIEMBRE 2011
septiembre 1, 2011
Crean celular para ancianos
septiembre 5, 2011

El senador colorado José Amorín (Propuesta Batllista) y el presidente del Partido Independiente, Pablo Mieres, integraron ayer, junto con el senador frenteamplista Daniel Martínez (Partido Socialista), una mesa de diálogo en el marco del primer encuentro internacional de "Convergencia y Conectividad" organizado por la Facultad de Ingeniería y Tecnologías de la Universidad Católica. El colorado y el independiente abogaron por la universalidad del acceso a internet y al mismo tiempo defendieron la desmonopolización de los servicios de Antel.

Amorín señaló que las empresas públicas tienen el respaldo del Estado para competir y que está "absolutamente comprobado" que la competencia "hace más eficientes a todos los actores", razón por la cual "no hay que tenerle miedo". "Estoy de acuerdo en que hay empresas públicas que cubren sectores que las empresas privadas no están dispuestas a cubrir y en que como queremos conectividad para todos, sea la empresa pública la que la cubra y tenga un subsidio para hacerlo", aclaró.

Martínez, ministro de Industria en la pasada administración, advirtió que "hay que tener cuidado de no cambiar monopolio por oligopolio" porque de esta manera "no se avanza un pito". Amorín retrucó que Antel "no se va a poner de acuerdo con los demás para embromarnos a los uruguayos". "Los que competimos somos nosotros y si nosotros lo controlamos no hay oligopolio. Ése no es un argumento para no abrirnos a la competencia", alegó.

Mieres, por su parte, defendió que hay que tener "una mirada que supere los intereses particulares" asegurando a los emprendedores las condiciones de competencia a nivel mundial y garantizando la inclusión social a través de las tecnologías.

En ese contexto sostuvo que Antel "está concentrando el poder en el operador estatal de las telecomunicaciones, en la empresa pública" y que ésta es una "estrategia equivocada" y "altamente riesgosa" para la protección de los intereses de los ciudadanos.

"Se concentra en un operador que será de todos nosotros pero que tiene intereses propios, y que esos intereses no necesariamente deben coincidir con el interés general", explicó. Amorín apuntó que el servicio de internet en Uruguay no tiene ni buena calidad ni precios accesibles.

"Cuando lo comparamos con el resto de la región no estamos mal, estamos horrible", graficó. En visión de Martínez, Antel asegura la universalidad. "La contrapartida de generar infraestructura y de la diversificación es la democratización de la tecnología", apuntó.

Quien mande Tanto Amorín como Mieres aseguraron que la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones (Ursec) "debería" ser un actor importante en la convergencia tecnológica.

"Políticamente la Ursec es mucho menos que Antel. La que debería ser el gran regulador no tiene la fuerza política para regular.

Porque cuando hay un lío hablan el presidente de un ente con el de otro ente más importante y el de la Ursec, afuera", resumió el colorado.

El deber del sistema político, añadió, es "dotarla de poder". "Tiene que regular y en ese mercado que se está abriendo a la competencia decir cuándo se compite bien, cuándo se compite mal, cuándo hay posición dominante, las tarifas que sirven y las que no. Cuando las empresas del Estado se abren a la competencia necesitamos un regulador y necesitamos que tenga fuerza y hoy no tiene", señaló.

Mieres habló de una "creciente debilidad" de ese organismo, dependiente del Ministerio de Industria.

"Tenemos un gran problema.

La situación es bien preocupante porque el papel regulador se ha disminuido, tiene debilitada la dirección de comunicaciones y por lo tanto la orientación política en el campo", dijo. Y agregó que éste no es un problema de "esperar tiempos tecnológicos" sino de "definiciones político-ideológicas" y de voluntad política.

El ex ministro de Industria compartió que "por la desviación monopólica" es necesario un organismo que fije los criterios, controle la calidad de los servicios y defienda al consumidor. Pero recalcó que antes de la llegada del Frente Amplio al gobierno, la Dirección Nacional de Telecomunicaciones no existía y que recién ahora "está empezando a tener potestades". "Empieza a poder funcionar", resumió