Ajuste de perillas

Salven a ANTEL
febrero 1, 2010
NOTAS DE PRENSA ENERO 2010
febrero 1, 2010

Expertos en comunicaciones e integrantes de empresas del área advierten que, aunque el Cardales supere las trabas que tiene y logre avanzar, eso no necesariamente contribuirá con el desarrollo del sector de las comunicaciones porque, si no se hace bien, puede afectar negativamente a algunas empresas

El Plan Cardales, a través de lo que dijo el presidente de la República, es una opción válida”, definió Horacio Rodríguez, presidente de la Cámara Uruguaya de Televisión para Abonados (CUTA), pero, al igual que técnicos y otros empresarios, planteó la necesidad de que, primero, el próximo gobierno no retroceda en la apertura a privados, y, además, que se afinen detalles de la propuesta de Tabaré Vázquez que garanticen que serán respetados.
Para el ingeniero Omar Paganini, decano de la Facultad de Ingeniería y Tecnologías de la Universidad Católica, el mecanismo de implementación del Plan Cardales, aun con la participación de empresas privadas en asociación con ANTEL, provocará una “distorsión no positiva” en el sector de las telecomunicaciones. La peor consecuencia es que, a pesar de los esfuerzos, Uruguay no logre correr más rápido en la autopista de la información.

La inquietud de Paganini se debe a que desde el Estado se prefiera a un grupo de empresas sobre otras, por lo que algunas verán reducido su mercado y, por ende, se deteriorará la competencia y se fortalecerán los lobbies. Con ello, los otros interesados pensarán dos veces antes de realizar inversiones en el sector.

Consultado por la estrategia que debería aplicar el Plan Cardales, Paganini defendió un “fondo de acceso universal” que tenga el objetivo de lograr precios asequibles para un acceso básico a la televisión por cable y a Internet. Este sistema, al que definió como más “transparente” que el actual, empezaría con la habilitación de todos los operadores en condiciones de brindar el servicio e incluiría el subsidio a hogares de menores ingresos y la posibilidad de que el usuario pudiese elegir el proveedor y cuántos servicios quiere recibir a través de una plataforma particular: cable-módem (tecnología de los cableoperadores), línea telefónica (predominio de ANTEL), o red inalámbrica (tecnología de telefónicas móviles). “Así no se distorsionaría el mercado y se lograría un acceso rápido”, apuntó el ingeniero. Una aproximación similar sería el subsidio de los servicios de la salud a través del Fondo Nacional de Salud (Fonasa) pero en forma abierta y competitiva.

Paganini señaló que no se debe “armar un mundo con el triple-play” porque la tendencia es que el consumidor prefiera servicios separados cuando el paquete es de peor calidad aunque no tenga la comodidad de recibir una sola factura en el buzón. Tal fue la experiencia del mal llamado triple-play (no era por la misma red) de Ancel, Anteldata y TCC, cuyo punto flaco fue la baja velocidad de Internet. Justamente, el ingeniero manifestó que antes de avanzar con el Plan Cardales, se debería aumentar el ancho de banda para soportar una mayor transmisión de datos.

Para el experto en redes de cable e inalámbricas y director de Net-K, Eduardo Bomio, un sistema abierto a todas las redes existentes solucionaría los problemas de conectividad, primero del Plan Ceibal, y luego, del país. “El Ceibal es un árbol muy frondoso pero de tronco tiene un tallo. El tallo es el Cardales”, ilustró Bomio. Y añadió: “Su sustento debería ser la multiprestación de las redes que están ociosas y que serían contribuyentes”.

Por otra parte, Paganini apuntó que el fondo de acceso universal debería ser administrado por la Unidad Reguladora de los Servicios en Comunicaciones (Ursec), sin atender a la competencia que el decreto 537/009 del presidente Tabaré Vázquez le da al Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU).

Rodríguez, presidente de CUTA, también partidario de la libre competencia en el triple-play, dijo a El Observador que el Poder Ejecutivo debería aclarar, entre otras reglas de juego, las que tienen que ver con los incentivos tributarios. “Si la inversión se puede deducir de determinada forma, tiene que existir el impuesto y debe existir renta para deducir”, señaló Rodríguez. Por estas dudas, este indicó que la presentación de proyectos de cableoperadores no será numerosa a corto plazo a pesar del gran interés en participar del mercado de datos.

Mucho ruido y pocos abonados. “Al Plan Cardales le faltan dos o tres vueltas para que sea atractivo”, comentó Paganini. La experiencia piloto en Trinidad parece confirmarlo. El gerente de Trinidad Video Cable, Oscar Bruni, dijo a El Observador que si bien hubo muchas consultas, los “abonados son pocos”, aunque no dio una cifra precisa. Bruni excusó la corta difusión con dos razones: porque el verano es “temporada baja” para la contratación de la televisión por cable (sin embargo el servicio se ofrece desde agosto), y porque la oferta de canales está limitada a ocho señales y a cuatro aplicaciones interactivas.

Para Bomio, el principal error fue estratégico. “Aunque esa persona es pobre, le llega el cable”, afirmó. La penetración de la tecnología en Trinidad está por encima de la media nacional. Además, la misma empresa ofrece un paquete de 50 señales por $ 440.

“Desde el punto de vista del entretenimiento es más conveniente que el Plan Cardales”, reconoció Bomio, ya que cuesta $ 298, pero hay que sumarle lo que se gaste en teléfono, puesto que la línea que ofrece el Cardales por este costo solo está habilitada para recibir llamadas.
________________________________________

Conectados
“El Plan Cardales trae la televisión interactiva”, destacó el director de Net-K, Eduardo Bomio, cuya empresa está desarrollando software para las cajas digitales más allá del Plan Cardales. Los prototipos dan la opción de chat, televoto, consulta del estado del tiempo, reserva de números, entre otros servicios, puesto que no hay límite. “Es un mercado que va a venir fuerte para la publicidad”, agregó. El plan piloto del Cardales tiene cuatro aplicaciones interactivas desarrolladas por una empresa española: estado del tiempo, recetas de cocina, farmacias de turno y cursos de educación relacionados con el Plan Ceibal.