AGENDA DE LAS TELECOMUNICACIONES en el Uruguay 2011

Actividades Junio 2011
febrero 8, 2011
Claro en la avant premiere de El Oso Yogi, la película
febrero 11, 2011

 

AGENDA DE LAS TELECOMUNICACIONES en el Uruguay 2011
por Omar Paganini

I- SITUACIÓN ACTUAL DE LAS TELECOMUNICACIONES

El Uruguay está en una situación relativamente buena en el sector telecomunicaciones, si lo miramos con perspectiva regional. Existe una buena cobertura en los servicios de telefonía (cerca de 1.000.000 de servicios de Telefonía fija y más de 4.000.000 de celular según la URSEC), y una cobertura aceptable en banda ancha: 350.000 servicios de banda ancha fija (aproximadamente 95% ADSL y 5% Dedicado ), y varias decenas de miles de Internet móvil (según algunos analistas, en lo que es calidad de la banda ancha no estamos tan bien: el promedio de velocidades por ejemplo es más reducido que los países vecinos aunque AN-TEL ha trabajado en 2010 para aumentarlo).
La televisión para abonados está presente en las principales ciudades del país, con diferentes tecnologías (Cable analógico y digital, TV inalámbrica analógica y digital, TV satelital). Se estiman en 470.000 los servicios instalados, un poco menos del 50% de ellos en Montevideo.
Desde el punto de vista de la dinámica económica, se trata de un mercado en competencia imperfecta, con algunos monopolios y oligopolios: el operador "incumbente" (AN-TEL) mantiene "cotos de caza" monopólicos o casi monopólicos (la telefonía fija y la banda ancha fija). Lo desafían dos grandes multinacionales (presentes solamente en celular y en Internet móvil) que captaron agresivamente una porción importante del mercado. Hoy en celular existe una especie de equilibrio de aproximadamente 40%, 40% y 20% (ANCEL, Movistar, Claro). Los operadores de TV para abonados constituyen otro oligopolio, con permisos por área geográfica, y existe además un competidor por satélite a nivel nacional (DirectTV). Permisos para otros operadores de TV satelital han sido negados por el gobierno (TELMEX en 2008). Los cableoperadores desean expandirse hacia otros servicios, como la banda ancha por cable módem, permisos que están "congelados" a nivel del gobierno.
El sector telecomunicaciones representa el 7% del PBI y creciendo . Se lo visualiza como estratégico para el desarrollo, tanto por su impacto en la economía y en la captación de inversiones, como por su importancia para la integración y la equidad en la sociedad del conocimiento. En la comparación internacional, se puede utilizar el índice IDI, donde Uruguay viene mejorando sistemáticamente, de 2,9 en 2002 a 4,85 en 2009. En 2008 Uruguay estaba en 4.41, Argentina en 4,38 y Chile en 4,20. Sin embargo, en ese mismo año Suecia estaba en 7,85, Corea en 7,68, Dinamarca en 7,53 y el Reino Unido en 7,07 para mostrar alguno de los líderes globales .

II.- AGENDA PARA LAS TELECOMUNICACIONES EN El URUGUAY
Estamos ante un sector estratégico, donde podríamos tener indicadores "de primer mundo". Es un complemento natural del Plan CEIBAL y será una palanca imprescindible para un modelo de desarrollo "intensivo en conocimiento" como el propuesto en el Plan Estratégico de Ciencia y Tecnología (PENCTI) aprobado hace un año.
Ahora bien, ¿qué agenda deberíamos plantearnos, como país, para lograr esto? ¿Qué asuntos deben ser entendidos, ordenados y aclarados desde el punto de vista de las políticas y las regulaciones para poder lograr estos objetivos? Esta agenda se puede desarrollar en tres áreas:
• Los aspectos ,de infraestructura, que abarcan la nueva generación del celular, las nuevas redes fijas (fibra óptica masiva), la eventual "desmonopolización" de la banda ancha con el ingreso del cable módem, y la ampliación del acceso internacional.
• La inclusión social y la universalización del acceso, continuación natural del Plan CEIBAL, que requiere una fórmula concreta para efectivizarse.
• Convergencia de las redes y la confluencia de la TV con Internet, que implicar una gran apertura a nuevos medios
"virtuales" o una reformulación del paisaje oligopólico histórico.
II.1.- LA INFRAESTRUCTURA
Llevar Internet de alta velocidad a las redes móviles es sin duda el próximo paso en el desarrollo del celular. Ese es el objetivo de los nuevos servicios LTE ("long term evolution") y su paso siguiente, la 4G. Se requieren decisiones acerca de dónde ubicar en el espectro radioeléctrico estos servicios, para lo cual se necesita una "reorganización del espectro" y el otorgamiento de permisos para el uso de las frecuencias a los operadores. Esto hay que resolverlo para permitir el despliegue de las nuevas redes en plazos razonables (5 años máximo), pero implicará "mudanzas" de algunos servicios que hoy ocupan frecuencias claves y por lo tanto eventuales conflictos con empresas establecidas.
Si el celular camina hacia LTE, ¿hacia dónde va el acceso fijo? La sigla de moda es FTTH (fibra óptica directo al hogar, en inglés). Permitiría anchos de banda muy grandes y en consecuencia una nueva generación de contenidos de alcance masivo como la realidad virtual, la telepresencia, el video 3D de alta resolución y mucha innovaciones que aún no conocemos. Sin embargo, las inversiones requeridas son importantes. ¿Cómo y con qué fondos hacer esto? ¿Cuál es el repago que se puede esperar de estas inversiones? Hay países que lo han encarado con filosofía de obra pública, sin esperar un repago rápido. Otros han optado por dejarlo en manos privadas, con regulación pública. El Uruguay tiene que definir su estrategia al respecto. El uso de fondos públicos es siempre un tema complejo en un país con muchas necesidades de inversión en todos los sectores. Es posible basarse fundamentalmente en la reinversión de utilidades de ANTEL, que en cierta medida son fondos de la empresa y no del fisco, pero esto es relativo en un país donde la caja de las empresas públicas se usa con fines de política económica, lo cual la hace depender de la coyuntura general. En esta lógica, ANTEL ya ha oficializado que va a instalar fibra al hogar, y se propone tener 30.000 conexiones antes que termine el 2011, progresando hacia 240.000 hasta el 2015. Pueden aparecer impedimentos de tipo fiscal y económico, pero el buen momento del país es alentador al respecto.
Al mismo tiempo, ¿qué pasa con el negocio de la banda ancha cableada actual? Hoy es "monopolio de hecho" de ANTEL, dado que no se han concedido otras licencias de datos por cable, aunque está legal-mente previsto otorgarlas. Los operadores de TV Cable quieren instalar el servicio por cable módem, pero no los han autorizado, aunque sus principales redes ya están prontas para hacerlo.
Cabe preguntarse cuál es la mejor forma de dinamizar las cosas. ¿Es conveniente habilitar más competencia, con varios operadores de datos a nivel nacional, o avanzar en la lógica de un "ministerio del transporte de bits" con ANTEL como transportista único en las redes fijas? La competencia aseguraría más inversión, posiblemente costos menores y cobertura mayor (piénsese que la mayoría de los servicios de cable podrían con muy poca inversión dar Internet y complementarían al ADSL con bastante rapidez). Sin embargo, si ANTEL se lanzara a implementar agresivamente redes de alta velocidad, ¿los cableoperadores podrán competir con eso? ¿Estarán incentivados a invertir con ese riesgo en el horizonte? Es esto tal vez lo que explica el poco "ruido" que han hecho hasta ahora para brindar internet por cable, y también de las estrategias de alianza que algunos de ellos han impulsado con ANTEL. En otras palabras, hay quien piensa que la batalla la va ganar ANTEL y entonces prefiere aliarse, mientras otros están pensando en cómo hacerle la competencia. Como ingrediente adicional, ANTEL tiene pronta su propia plataforma de TV para abonados, IPTV, que competiría directamente con los cableoperadores, en su propio negocio. También está la problemática del acceso internacional. No es viable aumentar fuertemente el ancho de banda de los hogares y de las redes móviles sin aumentar el acceso internacional de nuestras redes, hoy escaso . ANTEL tiene en marcha obras de interconexión con Argentina (fibra submarina hacia las Toninas) y se ha anunciado recientemente desde la presidencia del ente que el proyecto avanza y será concretado. Asimismo si se instalan servidores "repetidores" de contenidos multimedia dentro de fronteras, el acceso internacional se alivia (en vez de,, traer el flujo de datos para cada usuario desde el exterior, se trae una sola vez y se replica localmente). Podría ser usado para algunos servicios de video y TV por las redes de datos. Este negocio – el de los repetidores o CDN (Content Delivery Networks – redes de entrega de contenidos, en inglés) y otros – está en desarrollo y es uno de los temas de agenda "más técnica".
II.2.- El SERVICIO UNIVERSAL El acceso a las redes es una condición de ciudadanía: información, entretenimiento, trámites, comunicación personal y social, son necesarios para integrarse a la sociedad moderna. Es importante entonces asegurar la "inclusión digital". Esto incluye la "alfabetización digital" (las TICs en la enseñanza) pero también el acceso a las redes para los ciudadanos. Incluso, el Plan CEIBAL estará muy limitado si los beneficiarios no tienen conectividad en su casa.
El acceso a conectividad Internet para todos es entonces un objetivo estratégico. Ahora bien ¿el mentado puede lograrlo? En el celular la universalización la hizo el mercado, y fue muy exitosa. ¿La existencia de competencia en datos, no impulsaría la universalización? Parece menos probable un desarrollo tan explosivo como el del celular, pero es posible. Por otra parte, ANTEL ya se plantea llevar ADSL a todas las casas que tienen acceso por cable o por teléfono fijo, lo que sería un buen primer paso, de inversión relativamente baja. El ancho de banda ofrecido es tal vez escaso (256 kbps), pero el costo es muy bajo (solamente se paga el servicio telefónico fijo). La única duda es cómo lo recibe la población, que más bien está dejando de lado al fijo para pasarse al móvil. Los que están afuera de ambos mundos (TV Cable y ANTEL), tal vez puedan ser atendidos con otra lógica, con políticas públicas específicas como un Fondo de Servicio Universal que subsidie este acceso. Lo que no hay dudas es que los "hogares CEIBAL" deberían ser conectados en pocos años. La propia viabilidad del CEIBAL se juega en esto. En suma, una conjunción de competencia de operadores con un fondo de servicio universal que subsidie a los que están excluidos parece la mejor combinación.
II.3.- EL FUTURO DE LOS CONTENIDOS
Si bien la Internet hoy ya es muy importante, en el futuro lo será cada vez más desde el punto de vista cultural, social, político y de entretenimiento.
El asunto de los contenidos sobre las redes ya no es una cosa para "nerds", sino el principal canal de información, entretenimiento, socialización y participación de los ciudadanos en el siglo XXI. En este punto se cruzan entonces los temas técnicos con los asuntos de derechos civiles, libertad de prensa y de expresión con los aspectos económicos del negocio de medios.
Está en juego el futuro de los medios electrónicos, afectado por la convergencia de los diferentes tipos de contenidos (texto, audio, imágenes, video, telefonía, aplicaciones informáticas) sobre las mismas redes. Esto ya ha afectado muchos negocios, empezando por la prensa escrita, y los medios audiovisuales -en particular la TV – serán afectados en pocos años.
Por otra parte, hasta ahora Internet ha sido una red "abierta": todos los contenidos se transportan sin discriminación y por esa razón diversos productores de contenido pueden, a muy bajo costo, difundir sus mensajes por las mismas redes. Esto es muy diferente al tradicional medio de comunicación electrónico integrado, donde tanto el transporte como el contenido están gobernados por la misma empresa (el "Canal").
Internet permite entonces cambiar el negocio separando los contenidos del transportista: éste último seguirá siendo oligopólico (no puede haber muchas diferentes redes). Quien controla el contenido en el nuevo esquema es el usuario
final, eligiendo entre millones de contenidos disponibles de carácter global. Aparece además un fenómeno nuevo: los "agregadores", que presentan fuertísima concentración por economías de escala (por ejemplo Google y Facebook, que no controlan los contenidos, pero concentran el tráfico y la publicidad y operan como grandes centrales de marketing global). Como respuesta están comenzando a surgir a nivel de las empresas telefónicas (las "téleos") propuestas de "nuevas redes convergentes" que prometen mejor calidad (especialmente para video) pero al costo de controlar el contenido, priorizando algunas señales frente a otras (como hacen las compañías de TV cable). Es que las "telco" tal vez quieran volver "parcialmente cerradas" las actuales redes abiertas (ofreciendo en un futuro próximo unas redes "premium" donde ellos controlan todo y otros servicios "abiertos" – Internet – pero de calidad sin garantías). Tienen la expectativa de posicionarse en el centro del negocio, no como simples transportistas.
Los movimientos de libertades civiles ven en esto una amenaza a la libertad de expresión en Internet (y de allí surge el movimiento por la "net neutrality", de bastante impacto en el mundo desarrollado). También los "agregadores de contenido" (Google, Facebook) ven una amenaza a su negocio si las "Telco" pueden discriminar tráfico y han apoyado el movimiento de defensa de la neutralidad, desde sus intereses. El
futuro de la TV por Internet es lo que está en juego: ¿la controlarán las Téleos, en un modelo similar a la TV Cable, o firmas como Google u otras, con un modelo similar a YouTube, ahora con soluciones como Google TV, más abiertas para el usuario final y de alcance global, o nacerán nuevas empresas de contenidos? ¿Cuánto control tendrá el usuario final?
III.- CONCLUSIONES Y ESCENARIOS
En infraestructura, las conclusiones son claras: se debe incentivar el desarrollo de las redes para todos, de alta calidad y bajo costo, asegurando la mejor atención al cliente. Esto plantea el interés en permitir todas las opciones: la fibra al hogar, la Internet por cable módem, una opción que seguramente no será mayoritaria, pero puede dinamizar el mercado, y el acceso por celular, que debería migrar a 4G en pocos años, con políticas claras de uso del espectro y debe mantenerse como un mercado en competencia. Se requieren inversiones cuantiosas, pero si ANTEL las quiere y las puede hacer, es bueno para el país. Lo que no es imprescindible les que solamente las haga ANTEL, cuando tal vez haya fondos privados disponibles y el consumidor final se puede beneficiar de la apertura. En todos los casos, se debe buscar que sean económicamente sostenibles: los impulsos "políticos" iniciales suelen complicarse más adelante. Por otra parte, una apertura a varios jugadores, en los diferentes negocios (ANTEL se mete en IPTV, los "cableros" en banda ancha, Telmex en TV Satelital, etc.) puede ser beneficiosa. El Uruguay ya vivió algo así con la apertura del celular entre 2002 y 2005, y en pocos años se dio un salto adelante. ¿No será el momento de dinamizar nuevamente el mercado, ahora de los demás negocios (TV, datos)?
Pero alternativamente, en un escenario de fuertes inversiones públicas, ejecutadas por ANTEL, ¿qué harían las empresas de TV? Algunas tal vez busquen utilizar las redes de ANTEL más que mantener sus propias redes, pasando a ser solamente proveedores de contenidos, dejando el problema de la infraestructura para ANTEL. Si esto se generalizara, el espacio de los operadores privados serían las redes móviles y la TV inalámbrica, y pronto estarían sobre la mesa las eventuales alianzas de ANTEL con empresas de TV o de contenidos.
¿Es deseable una alianza de quienes tienen los derechos sobre los contenidos con los operadores de telecomunicaciones, un nuevo conglomerado multimedia tal vez "público-privado"? ¿No es mejor un mercado "a demanda" donde el ciudadano tiene libertad para elegir, sin restricciones? Resulta más conveniente impulsar un mercado de contenidos amplio, sin discriminación por el origen de la "señal": será más dinamizador, interesante y saludable que la constitución de nuevos oligopolios. Esto debería ir de la mano con dejar un espacio a los operadores privados de las redes fijas, que no todo lo haga ÁNTEL. Como puede verse, hay que tomar decisiones y el país enfrenta alternativas. En suma, el Uruguay ya tiene planteados los problemas de las telecomunicaciones propios de las sociedades modernas, casi al mismo tiempo que las economías más avanzadas. Si los resolvemos de manera inteligente, podremos dar otro salto adelante y colocarnos a su nivel en la calidad, la cobertura y la diversidad y pluralidad de contenidos. Ganará el ciudadano y por lo tanto la sociedad,
Datos de URSEC (www.ursec.gub.uy) Es una realidad muy dinámica, y recientemente ha habido iniciativas al respecto de parte de ANTEL, pero el Barómetro CISCO publicó que en 2009 en Uruguay el 16,9% de las conexiones de banda ancha eran superiores a 1 Mbps, mientras que en Argentina y Chile esta cifra es mayor al 50%.Datos de URSEC (www.ursec.gub.uy) Datos de URSEC (www.ursec.gub.uy) Uruguay es uno de los países de América Latina con el menor acceso internacional per cápita (medido como Mbps de conexión al mundo, por habitante). Eso para un país pequeño es mucho más grave que para países grandes, con mucha información "dentro de fronteras".