A ocho meses de iniciada la instalación de fibra óptica

Colorados darán una «gran batalla cultural» para impulsar cambios en el Estado
junio 15, 2012
«Círculo irracional y vicioso»
junio 22, 2012

BUSQUEDA | DESARROLLO | Pág. 22 | 21/06/2012

A ocho meses de iniciada la instalación de fibra óptica, sólo se conectó al 16% de los hogares previstos para este año.
El director de Antel Carlos Guariglia informó que el Tribunal de Cuentas observó todas las contrataciones

Miles de hogares montevideanos han recibido en estos meses la visita de personal de Antel para instalar fibra óptica. Ocho meses después del lanzamiento, en octubre de 2011, del proyecto "Fibra óptica al hogar", hay unas 40.000 casas que disponen de la tecnología, aunque sólo 9.000 contrataron el servicio, y otras 70.000 están en proceso de conexión.
En los planes de Antel está llegar a los 240.000 hogares conectados para fines de 2012, pero hasta ahora la fibra sólo alcanza al 16% de esas viviendas.
El director de la oposición en la telefónica estatal, Carlos Guariglia quien informó a Búsqueda sobre los avances del proyecto cuestionó si "tiene sentido" que Antel afronte por sí sola una inversión de esa dimensión. También objetó que se lleve adelante un proyecto millonario sin contar con un "informe de mercado" que indique si hay un "interés" de los uruguayos en contratar esa tecnología.
Se manifestó además "muy preocupado" por los informes del Tribunal de Cuentas de la República (TCR), que observó todas las contrataciones que realizó Antel en materia de fibra óptica. "Tengo una gran inseguridad", afirmó.

* Inversión. La tecnología de fibra óptica al hogar (FTTH, por su sigla en inglés) permite mayor
velocidad y capacidad de conexión a Internet. Los usuarios pueden acceder a velocidades de 20, 30 y 50 megabytes (MB), según los planes que ofrece Antel. Los precios van desde $ 790 a $ 2.690. El cambio tecnológico Implica pasar de conectarse a Internet a través de ia red telefónica (ADSL, cable de cobre) a conectarse con una red de fibra óptica. Quienes no estén interesados en esa conexión tendrán de todos modos la fibra instalada en su hogar, pero podrán continuar usando el servicio de ADSL.
Para llegar a todos los hogares del país se requieren unos 275.000 kilómetros de despliegue de fibra óptica, informó Guariglia, de los que Antel lleva instalados 15.000. En la actualidad hay 40.670 casas conectadas con fibra y habilitadas para que se instale el servicio. De ese total, unas 9.000 contrataron la conexión. Además hay 71,100 hogares en proceso de instalación.
El costo de conectar cada hogar con fibra óptica es de U$S 550, entre la obra civil, el tendido de la fibra y la instalación, informó el director
colorado. La telefónica estatal proyecta conectar a todo el país con esa tecnología, lo que le costará aproximadamente unos U$S 550 millones, añadió.

"¿Tiene sentido que Antel haga una inversión de ese tamaño?", cuestionó Guariglia. "Podría perfectamente pensarse en hacer una complementariedad con otros operadores", sugirió.
Por otra parte, el director consideró "fundamental" que previo a realizar una inversión de tal dimensión se realice un estudio de mercado. "Tengo entendido que no existe un estudio de mercado respecto a si a la gente le interesa tener" fibra óptica. El 17 de febrero el director solicitó que se le informara si existía dicho estudio, pero no obtuvo respuesta. "Es muy riesgoso hacer una inversión de esa naturaleza sin tener un estudio de mercado", opinó.
"Me pueden decir: estamos apostando al futuro. Pero eso supone que haya una política de telecomunicaciones que haya establecido que el tendido de FTTH es una de las prioridades del país", afirmó.
Sostuvo que no se sabe "cuáles serán las ideas" del gobierno una vez que cambie la administración. "Tiene que formar parte de una política de Estado", insistió el jerarca.

Educación. ¿Los uruguayos tienen los conocimientos necesarios para aprovechar la nueva herramienta? En ese sentido el director de Antel afirmó que comparte la evaluación del Foro Económico Mundial, que en su estudio "The global information report 2012" sostiene que el sistema educativo uruguayo "dificulta" la posibilidad de aprovechar los beneficios de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) (Búsqueda Ns 1.659).
"Entiendo que toda inversión en materia de telecomunicaciones requiere dos niveles de alfabetización: uno, la educación general, y otro, el conocimiento de las TIC. Si bien comparto el espíritu del Plan Ceibal, el hecho no es que un niño tenga una computadora, sino qué uso le da. La fibra óptica, más allá de sus cualidades tecnológicas, no es un fin en sí misma, es una herramienta en beneficio de la persona", reflexionó.
El jerarca sostuvo que el tema de la educación "es clave" para poder aprovechar la tecnología. "No por tener una buena conectividad me aseguro un buen uso de la tecnología si no cuento con un grado adecuado de educación", dijo. Por eso, Guariglia opinó que "antes de hacer inversiones en tecnología es mucho más importante hacer inversiones en educación".

* "Reino del revés".

Guariglia se manifestó "preocupado" por la incertidumbre jurídica que existe en el sector de las telecomunicaciones. Para el director, "Antel está ejecutando esa inversión (en fibra óptica) en un país donde se puso la carreta adelante de los bueyes".
"Se está apostando fuertemente a insertar al país en la sociedad de las información y el conocimiento, pero sin tener el respaldo de un marco jurídico que avente cualquier tipo de dudas sobre esas inversiones", afirmó.
El jerarca opinó que "es de locos" que, mientras la empresa estatal instala una tecnología de un costo millonario, se esté discutiendo sobre qué competencias tiene: "¿Las telecomunicaciones son un sector estratégico para el desarrollo del país y no tenes un marco normativo claro? Es el reino del revés".
Para Guariglia, una prueba de la incertidumbre jurídica está en el hecho de que "todas las decisiones que tomó el directorio de Antél en materia de fibra" han sido observadas por el TCR.
"Inversiones millonarias en fibra fueron todas observadas. Porque aplicaron mal los criterios, porque no se dio vista a los oferentes, o porque cambiaron las condiciones de los pliegos un vez que se había adjudicado", afirmó.
"Yo como director de Antel estoy muy preocupado por la responsabilidad que tengo por las compras que hago ?reconoció?. Si mando una compra y estoy discutiendo si está en régimen de libre competencia o no, y el TCR me la observa, siento una gran inseguridad".
"No puede ser que yo como director de Antel no tenga claro qué competencia tiene el órgano del que formo parte ?se quejó?. No sé donde estoy parado".