«A concentrar cambios». El PIT-CNT ante el primero de mayo

Premio y campaña. ANTEL
abril 27, 2012
Dos uruguayos en la organización de la Cumbre de las Américas
abril 30, 2012

CARAS Y CARETAS | NACIONALES | 27/04/2012  | Pág. 22
"A concentrar cambios". El PIT-CNT ante el primero de mayo

Texto: Lucas Veloz

La central de trabajadores prepara el acto del próximo martes con varios temas que considera fundamentales e ineludibles. Entre ellos, la vivienda, la educación, la seguridad pública, el Mercosur, la formación de los sindicalistas. La clave, enfatizan los trabajadores, está en la concreción de las transformaciones estructurales que reclama la sociedad uruguaya.

La plaza Primero de Mayo, frente al Palacio Legislativo, recibirá una vez más a los trabajadores uruguayos para conmemorar su día con la consigna "Ahora es tiempo de los trabajadores, a concretar los cambios". Si bien esta consigna ha recibido críticas de algunos sectores por su aparentemente desmedida exigencia hacia el gobierno, refleja a una central sindical (el Pit-Cnt) que con sus más de 320 mil afiliados reivindica la profundización de las "reformas estructurales que atraviesa el país" y propone un diálogo multisectorial amplio que renueve el contrato social y genere políticas de Estado para los principales asuntos del país.
La oratoria de los integrantes del secretariado ejecutivo del Pit-Cnt, Gabriel Molina, del Sindicato Único de Telecomunicaciones (Sute!), y Fernando Gambera, de la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (Aebu), será la parte medular del acto del martes. En sus discursos, de no más de una hora en total, lanzarán la plataforma reivindicativa para el año haciendo foco en los temas más importantes para el movimiento obrero. En medio de pancartas con consignas recién pintadas, afiches enrollados para salir a empapelar la ciudad y corridas para que todo esté listo, Coras y Caretas conversó con Fernando Gambera, quien adelantó los principales ejes de este Primero de Mayo. El Manso, como es conocido el bancario en la sede de la calle Jackson, se acomodó en la improvisada sala de reuniones y disparó: "En lo programático, lo primero estará signado por una mirada de futuro, a treinta años. Hoy nadie esta pensando en qué país necesitamos
proyectar a largo plazo y los trabajadores queremos proponerlo".LOS EJES DEL DISCURSO

A pesar de la consigna que ya despertó recelos en sectores cercanos al gobierno, los sindicalistas marcarán en la tardecita del martes que "lo primero es reconocer el avance en derechos que los trabajadores visualizan desde 2005: en la instalación de la negociación colectiva, en la promulgación de leyes laborales que han protegido y promocionado el desarrollo sindical, en la concreción de las reformas estructurales, salud, tributaria".
A partir de ese planteo Caras y Caretas le comenta al sindicalista que este discurso es pasible de ser rotulado como funcional al gobierno. Gambera hace una pausa y, tras aclarar que no le va prenda en esto, señala que para el movimiento sindical se está en un punto de inflexión. "Este crecimiento sostenido de Uruguay aun en una época de crisis internacional, cuando un poco más retraído pero ha manteniendo niveles importantes para la región, tiene que tener un proyecto y un modelo de desarrollo que lo haga sustenta-ble. Si no puede ser nada más que una ola que pase y Uruguay quede otra vez en crisis. La preocupación del movimiento sindical es sostener los avances en materia de desocupación, mejoras en las condiciones de trabajo y disminución de la pobreza", explica Gambera.
En la plataforma, los ejes estarán en el necesario debate social para establecer de qué manera Uruguay encauza las inversiones hacia un mayor valor agregado de su producción, enmarcado en la convicción que tiene el movimiento sindical de que no hay desarrollo posible en ninguno de los países de la región si no es en el contexto de una efectiva integración de bloque. "Por tanto el martes vamos a criticar duramente a quienes hoy dicen que debemos salimos de la integración regional, porque no sólo es una opinión irresponsable, sino que ellos fueron los que hace décadas pusieron las bases de este Mercosur; entonces lo único que buscan hoy es sacar rédito político, criticando al gobierno justo cuando se dan algunas complicaciones que muchas veces les cuestan el trabajo a nuestros compañeros. Pero también estamos convencidos de que sólo podemos salir en bloque". Para estas inversiones debe quedar claro, además, "que se precisan empresarios que sean emprendedores y no lloricones que vayan por la vida haciendo denuncias ante la Organización Internacional de Trabajadores porque no quieren avenirse al nuevo esquema social que hay hoy en Uruguay, de relaciones laborales convenidas que ya está demostrado que son mejores que desregulaciones y flexibilizaciones que se implementaron en el pasado. No se puede decir por un lado que se necesitan inversores y empresas fuertes, y por otro constituirse en el brazo político de la oposición en el país. Tienen que estar dispuestos a invertir, a formar a su gente y dar condiciones de trabajo que le permitan retener a la mano de obra calificada".
Otro de los ejes fundamental del discurso será la redistribución de la riqueza, porque según (os datos oficiales la brecha social no se achicó El dato objetivo es que veinte por ciento de la población se queda con el cincuenta por ciento de la riqueza, y veinte por ciento de la más pobre sólo se queda con el cinco.
Los trabajadores consideran que para esta redistribución es necesario profundizar las reformas estructurales -como la de la salud- y avanzar en la inversión en vivienda. "Para este año se anunció una fuerte inversión pero debe hacerse de forma más organizada y poniendo énfasis en la vivienda de carácter social; en especial tenemos el Plan Sindical de Vivienda que creemos que es una solución factible a la que se debe favorecer a través del otorgamiento de terrenos". ¿Cuáles son entonces las medidas que la central esta trabajando para combatir la concentración? Dice Gambera: "Los niveles de inversión deberían ser orientados a generar cadenas productivas, no hay posibilidad de integración regional mientras captemos inversiones que aunque agreguen mano de obra y valor agregado compitan con la producción del Mercosur; en definitiva vamos a tener los problemas que se han registrado en los últimos tiempos. Entonces el camino está en los proyectos en acuerdo con la región, como el clúster naval o el reciente acuerdo con Brasil por la generación de energía eólica".
Y agrega: "Junto con esto debemos encontrar un modelo de educación que nos convenza a todos; quedó demostrado que aunque el acuerdo interpartidario se haya hecho con la mejor voluntad, no basta. El modelo educativo debe ser discutido con toda la sociedad, con los docentes, con los padres y alumnos para encontrar el modelo educativo en la comunidad y -como en otro tiempo de Uruguay- educar en valores. La educación debe ser un motor de redistribución de la riqueza, porque en ese modelo de desarrollo con más inversión, más valor agregado, se requerirá mano de obra más calificada, y por tanto mejor paga y con mejores condiciones de trabajo, esto une
directamente a la formación con la redistribución de la riqueza". En cuanto a si la central ha definido una posición en esta compleja situación que vive la educación, Gambera comenta: "Los compañeros de los sindicatos docentes lo han trabajado, incluso han llevado al secretariado la discusión. La idea global, aunque no acabada, es la necesidad de buscar una educación más integral donde tenga un rol fundamental la educación tecnológica, conservando una horizontalidad que le permita a los muchachos moverse hacia otras orientaciones. También en esto hay que poner mucha oreja y hacer los mayores acuerdos posibles. En el mundo del trabajo, cada día es necesaria más formación, por tanto debemos prepararlos para que sean reciclables".
El sindicalista asegura que la seguridad pública está ligada a lo anterior: "El movimiento sindical tiene el convencimiento de que no se puede atacar el tema de la seguridad pública sin antes atender las cuestiones de fondo que mencionamos, lo cual vamos a resaltar el martes. Querer encarar el tema de la seguridad pública simplemente con una iniciativa de bajar la edad de imputabilídad es inconducente, irresponsable y además es promovido por quienes quieren hacernos creer que no tuvieron nada que ver con este país. La destrucción del modelo educativo, del modelo productivo, todo lo que tenemos que recomponer, se lo debemos a los gobiernos de quienes hoy quieren estigmatizar a los jóvenes. Éste no es el camino, pero reconocemos que el problema está y sobre todo lo vivimos en algunas ramas del trabajo, como el transporte, el sector financiero y los guardias de segundad. Para nosotros pasa por la prevención, por tomar medidas de control de la situación, pero no sólo con la mera represión. En la medida en que la sociedad transite hacia un modelo más inclusivo, vamos a ir mitigando este problema".

CONCERTACIÓN NACIONAL
La central tiene un novedoso costado de su plataforma: el martes lanzará la convocatoria a un diálogo nacional en el que todos los actores sociales y políticos reunidos generen un "nuevo contrato social". Gambera lo visualiza de modo similar al que se produjo a la salida de la crisis del 2002, la Concertación para el Crecimiento; al sindicalista no le preocupa el nombre sino el acuerdo.
"Esta concertación será con todos los actores políticos y sociales que puedan confluir trabajando para generar un nuevo contrato social. Estos temas necesitan una reflexión profunda y vamos a ver quiénes están dispuestos a trabajar seriamente. Porque el comienzo de la discusión implica un reconocimiento de dónde estamos y hacia dónde queremos ir en los próximos treinta años. Esto significa un cambio cultural para el país todo, empezar a discutir las cosas con otro sentido. No hay nadie en Uruguay que esté discutiendo estos grandes problemas con perspectiva de largo plazo. La central tiene su visión sobre esto pero, como siempre, estamos dispuestos a acordar", explica.